CORTE CONSTITUCIONAL LE DA VIDA AL PARTIDO: COLOMBIA HUMANA

La Corte Constitucional le dio vida al partido Colombia Humana. Esta decisión, crucial de cara a las elecciones presidenciales y legislativas de 2022, significa que el movimiento político del hoy senador Gustavo Petro podrá tener personería jurídica. Esto, en palabras más sencillas, significa que ahora tiene el derecho constitucional para “fundar, organizar y desarrollar partidos y movimientos”. La decisión se tomó en Sala Plena con una votación de 8 a favor y el salvamento de voto del magistrado Antonio José Lizarazo.

Seguir leyendo “CORTE CONSTITUCIONAL LE DA VIDA AL PARTIDO: COLOMBIA HUMANA”

El Pacto Histórico define su programa

Por Semanario Voz –

Asistentes al primer encuentro programático de la Coordinación Nacional del Pacto Histórico

El seminario del Pacto Histórico realizado el 30 de agosto ha propiciado un primer debate sobre el contenido de propósitos y objetivos de la convergencia en un rico intercambio de ideas con clara perspectiva de nuevo poder. Clara López hizo la presentación de Lista Programática y Agenda del Cambio como un abrebocas a la discusión y como resultado de los foros que la Comisión de programa ha realizado a partir de cuatro ejes y veinte temas.

Los ejes previstos proponen cuatro pactos: pacto para recuperar el trabajo y la productividad; pacto por la vida digna, garantías y oportunidades sociales; pacto por la naturaleza y para afrontar la crisis climática; pacto por la vida, la paz y la democracia.

Este debate estimuló la expresión de opiniones, de aportes y muchos puntos de vista diversos. La construcción del programa debe reflejar el carácter pluralista del Pacto Histórico a partir de tres realidades materiales determinantes en la contemporaneidad social y política de Colombia: el acuerdo final de paz de las FARC y el Estado colombiano, el gran paro nacional de abril, expresivo de una rebelión popular en desarrollo y los procesos de convergencia alternativa que cuestionan el sistema político y social dominante. Los firmantes del Acuerdo de Paz en representación de la ex guerrilla, que han manifestado su apoyo al Pacto Histórico deben integrarse a la construcción y cualificación del programa.

El debate sobre qué es y por qué lucha el Pacto Histórico está abierto. Tiene por delante la tarea imperiosa de materializar el Acuerdo Político Base para las listas de coalición que deben tener una alta representatividad de la convergencia en términos de paridad de género, visiones políticas, sectores de la lucha obrera, popular, barrial y rural, culturas étnicas y diversidades.

Pero la específica conformación de un movimiento que busca integrar en el compromiso a los más amplios componentes de la inconformidad social, política, cultural y moral del país ha de poner el acento en la comprensión del sentido del momento histórico y en las motivaciones que subyacen en los comportamientos sociales disruptivos, que han mostrado nuevas dinámicas del movimiento popular las que deben ser observadas tanto a partir de las movilizaciones masivas de los últimos años como en los cambios, en los comportamientos electorales de nuevas capas sociales, particularmente de la juventud, las mujeres y los pueblos originarios.

Metodológicamente se trata de identificar las motivaciones profundas del levantamiento popular. El rechazo a la política del Estado y del militarismo es una razón fundamental de la rebelión de las y los jóvenes, en tanto son sobrevivientes de la guerra, exclusión y el menosprecio, de la infame “limpieza social”, de los “falsos positivos” y del genocidio político contra la izquierda.

Las lecciones y experiencias de los paros cívicos, huelgas, marchas, mingas y movilizaciones en lo que va corrido del siglo muestran coincidencias programáticas de facto en las reivindicaciones, las denuncias ante los crímenes, el repudio al tratamiento militarizado a la protesta ciudadana, el desenmascaramiento del paramilitarismo asistido por el Estado e impuesto por el imperialismo estadounidense.

Se exige también el desmantelamiento del Esmad como instrumento represivo y violento. En esa línea, los esbozos de una rebelión popular comienzan a manifestarse desde 2013, en el paro nacional agrario, que intentó ser invisibilizado y negado por el jefe del Estado de entonces, en tanto la urbanización creciente de la ola abarca las grandes acciones populares de 2019 a 2021 en la generalización nacional de la protesta como explosión social de abril.

En auxilio de una explicación de las causas reales de esta situación (“peor de lo que nos imaginábamos”, Editorial, El Espectador, 5.2021.9), que no son todas atribuibles a la pandemia, la propuesta alternativa de un proyecto democrático está en el corazón de los grandes problemas nacionales.

La mayor parte de la sociedad colombiana anhela superar el estado de cosas existente. Nadie tiene la capacidad en la coyuntura de imponer un borrón y cuenta nueva. Pero se requiere una ruptura democrática con la política neoliberal, la concepción militarista del poder que utiliza la táctica fascista de la estigmatización, del gheto mediático, los perfilamientos, la represión policial brutal, la judicialización de la protesta legítima y la prolongación de la guerra anti campesina con procedimientos de máxima letalidad.

Las y los principales beneficiarios y responsables de esta debacle social son los burgueses y sus voceros del orden dominante que sostienen la derecha, se benefician de la corrupción y de una versión mafiosa del Estado policial.

Consecuencias: por su compromiso de construir un programa con el pueblo el Pacto Histórico es de suyo un proceso anti fascista. Un eventual gobierno alternativo tendría que ser de coalición y deberá responder por soluciones y respuestas básicas: reforma rural y soberanía alimentaria, diálogo y solución política, vivienda digna, saneamiento básico y servicios públicos, sistema preventivo en salud, Estatuto del Trabajo, política exterior soberana, independiente, de paz, de no intervención, de amistad, de solidaridad y cooperación con Latinoamérica y el Caribe.

La pedagogía necesaria desde el pueblo exige una dialéctica de acuerdos político-programáticos, veedurías populares generalizadas y movimientos de presión y defensa cívico-popular de masas y una plena participación de la mujer como garante y aportante de la conquista de sus derechos y coedificadora de la nueva sociedad democrática.

Colombia, Viola DDHH de Migrantes Venezolanos

Lic. José A. Amesty R. | 1-septiembre-2021

La violación de los Derechos Humanos en Colombia, es pan de todos los días. Por ejemplo, en mayo de 2021, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), durante el desarrollo de las protestas en el país neogranadino, solicitó una visita para indagar sobre las denuncias recibidas sobre presuntas violaciones a los Derechos Humanos, relacionados con el uso excesivo de la fuerza, desaparecidos, personas fallecidas, violencia sexual, tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes en contra de los manifestantes, lo mismo que abusos contra personas defensoras y ataques a personas indígenas.

Seguir leyendo “Colombia, Viola DDHH de Migrantes Venezolanos”

Para para gobernar: bases de agenda para un nuevo Gobierno

Por: Piedad Córdoba Ruiz, abogada y política colombiana.

Sin duda las jornadas del Paro Nacional iniciado en noviembre de 2019, aunadas a las importantes movilizaciones urbanas de septiembre de 2020 y al Paro Nacional de 2021, expresan un nuevo momento histórico en Colombia. Si bien nuestro país ha sido tierra fértil para la movilización social, o como bien lo denominara el maestro Fals Borda para la subversión –entendida esta no en su mera expresión armada, sino de raigambre social- hemos presenciado un auténtico levantamiento popular inédito en la historia nacional. 

Seguir leyendo “Para para gobernar: bases de agenda para un nuevo Gobierno”

Afganistán: Un giro de 360°

Por Semanario Voz -19 agosto, 2021

Tras 20 años de ocupación, se retiró el grueso de las tropas estadounidenses de Afganistán y pocos días después el régimen títere se ha desmoronado ante el avance del movimiento Talibán. Al escribir estas líneas, el presidente Ashraf Ghani ha huido, el ejército rebelde ha tomado la capital Kabul y circulan por redes y medios las imágenes de cientos de personas que en el aeropuerto de la ciudad buscan atropelladamente salir del país. Imágenes que son inquietantes porque recuerdan lo sucedido en 1975 en Saigón, capital de Vietnam del Sur, tras la derrota del imperio.

Seguir leyendo “Afganistán: Un giro de 360°”

La política de odio ratifica que el fin justifica los medios

Por Manuel Humberto Restrepo Domínguez | 18/08/2021 | Colombia

La seguridad democrática, según se desprende de sus anuncios y resultados de su ejecución y de su legado al que se retornó con el programa de paz con legalidad, estableció una política basada en el odio de clase, como cimiento que privilegia las salidas de fuerza sobre la razón y el dialogo. El plan de la seguridad para el mediano plazo era consolidar la formación del Reich, siguiendo la lógica de que la seguridad era de todos y necesitaba de todos, cada uno/a un/a soldado de la patria en construcción.

Seguir leyendo “La política de odio ratifica que el fin justifica los medios”

EN IBAGUÉ, ESCOLTAS SE ENCADENAN, AL OÍDO DE LA UNP

En Ibagué, escoltas se encadenan. Foto: JCP

Por Nelson Lombana Silva

Trabajadores de seguridad pertenecientes al sindicato nacional de trabajadores de la seguridad en Colombia, subdirectiva Tolima (Sintrasecol), realizan este miércoles 18 de agosto un mitin en la ciudad de Ibagué, en la sede de la unión temporal Prosos, por incumplimiento y presunta violación de los derechos laborales consagrados en el código sustantivo del trabajo y en la constitución nacional.

Seguir leyendo “EN IBAGUÉ, ESCOLTAS SE ENCADENAN, AL OÍDO DE LA UNP”

7 lecciones que le dejó el paro nacional al sindicalismo colombiano

Por Fernando Alexis Jiménez

El más reciente Paro Nacional en Colombia que marcó un hito en la historia, dejó clara una realidad: Los sindicalistas ya no somos los “chachos de la película”. En pocas palabras, progresivamente hemos ido perdiendo el protagonismo.

Seguir leyendo “7 lecciones que le dejó el paro nacional al sindicalismo colombiano”

“Era muy difícil creer que había falsos positivos”: Uribe niega haber ordenado ejecuciones extrajudiciales y dice que fue “engañado” por soldados

El exmandatario participó en una comparecencia informal ante la Comisión de la Verdad de Colombia.

En una comparecencia informal ante la Comisión de la Verdad de Colombia, el expresidente Álvaro Uribe negó que durante su mandato (2002-2010) se hayan promovido las ejecuciones extrajudiciales a través de incentivos a los militares.

Seguir leyendo ““Era muy difícil creer que había falsos positivos”: Uribe niega haber ordenado ejecuciones extrajudiciales y dice que fue “engañado” por soldados”