La guerra de Ucrania y las mentiras y negocios sucios de EE UU

Por Julio García Camarero | 30/03/2022 | Opinión

Clama Biden “¡Qué malo es Putin! ¡Qué malo es Putin! ¡Qué malo es Putin!…

…¡Unión Europea!, cómprame el gas licuado al doble de precio y pagando contra rembolso el envío y el enorme costo del deslicuado. Déjame que me forre robándoos a manos llenas, porque ¡Putin es muy malo!…y no tiene licencia para matar, como james Bond”, porque su país es el malo de la película desde hace más de medio siglo, desde que empezó a rivalizar con USA.

Resulta curioso que USA, esa gran consumista demandadora compulsiva de petróleo y gas del exterior, de repente, por un sorprendente milagro, se haya convertido, en la suministradora de gas de la UE casi en exclusiva.

Y Josep Borrell, ese vendido a USA, haciéndole eco también clamaba:

-“Hay que romper el cordón umbilical del gaseoducto ruso porque ¡Qué malo es Putin! ¡Qué malo es Putin! ¡Qué malo es Putin!

Pero el alemán Olaf Scholz ya ha dicho que en absoluto romperá el cordón umbilical que tanto preocupa a Borrell, porque las cuentas no le encajan y que Biden se vaya con ese hueso a otro perro.

También nos recomendaba Borrell comer y calentarnos menos, pero no (como sería lo lógico) para mediante un decrecimiento urgente salvar al planeta del cambio climático, sino porque ¡Qué malo es Putin!”

¿Le seguirá valiendo a USA tenernos zombificados con el monopolio global USA de los medios de información (esa mentira que llaman “prensa libre”) y aterrorizados con cerca de 1.000 bases con licencia exclusiva de albergar armas de destrucción masiva (como las nucleares ya USAdas) y distribuidas por toda la faz de la tierra?

Pero no, más bien empieza a vislumbrarse la decadencia profunda del dólar.

El gran malvado de Putin ya ha anunciado que sólo venderá sus energías fósiles pagadas en rublos.

El final de USA será una olvidada isla situada entre los dos océanos mayores y más olvidada que hoy lo está el imperio sumerio. Y el idioma del imperio, ¿durará mucho tiempo vigente?

En cualquier caso, ¿es de temer un apocalíptico final nuclear promovido por la fiera herida, que no se resigna a perder su manía de la hegemonía?

Y lo cierto es que Putin sí es malo y un dictador capitalista; y que Rusia, desde los comienzos de la URSS, fue una dictadura capitalista (en mayor proporción que dictadura comunista) y que hoy forma parte del neoliberalismo global capitalista. Sí, Rusia dictadura mala, pero menos que USA, al fin y al cabo sólo ejerce represión en el interior de sus fronteras. No como USA, que su represión es global y hegemónica.

Además Rusia no tiene cerca de 1.000 bases por todo el planeta y una vez que intentó poner una en Cuba a punto estuvo USA de provocar una guerra nuclear y tuvo que retirarse Rusia al ver la alta probabilidad de que, con su psicópata manía de la hegemonía, USA se decidiera a iniciar una apocalíptica guerra nuclear.

Además Rusia no se dedica a sembrar bases militares de destrucción masiva por todo el planeta.

Además Rusia no es campeona en población reclusa como lo es USA.

Además Rusia no va de gendarme del mundo, ni de apostolado de una falsa democracia impuesta a base de bombazos y de ataques con drones.

Además, cuando llevamos 1.000 muertos (según datos de la “prensa libre”), en esta guerra del malvado Putin ponemos el grito en el cielo, pero nos olvidamos de que en la “buena” guerra de los santos EEUU en Irak se generaron (según un estudio de la ONU) 151.000 muertes violentas en el período de marzo de 2003 a junio de 2006. Y según la revista The Lancet hubo 654.965 muertes iraquíes [1]. O sea, que Putin, en la guerra de Ucrania, se está comportando, pese a la propaganda de la santa “prensa libre”, con especial cuidado de no dañar a la población civil. Por eso la guerra de Ucrania no ha sido una guerra relámpago como lo fue la de Irak.

En resumen es verdad que Putin es un dictador muy malo, pero menos que Biden.


Nota:

[1] Un estudio de La Organización Mundial de la Salud publicado en 2008 evita dar cifras concretas, pero sugiere cerca de 400.000 muertos. Y una medición de 2008 realizada por la encuestadora Opinion Research Business, con sede en Londres, arroja más de un millón de muertos.

Julio García Camarero es doctor en Geografía por la Universidad de Valencia, ingeniero técnico forestal por la Universidad Politécnica de Madrid, exfuncionario del Departamento de Ecología del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias y miembro fundador de la primera asociación ecologista de Valencia, AVIAT