CARTA DE FERNANDO RENDÓN A LA CIUDADANÍA

“La luz de todos, libre y derramada”

Me llamo Fernando Rendón. Nací 1951, en Medellín, Colombia. Me he hecho leyendo, viajando, creando organizaciones y fraguando luchas para una vida nueva. He dedicado la mayor parte de mi vida a la poesía. He sido director del Festival Internacional de Poesía de Medellín, apreciado como el mayor festival poético en el mundo, desde 1991.

Contribuí con el Festival a consagrar a Medellín como una ciudad para la poesía y para la cultura, tras el mayor tiempo de horror que vivió esta ciudad, señalada como capital mundial del narcotráfico, donde fueron asesinadas 45.000 personas durante los años 90s del siglo XX. Bombas y carro bombas eran manifestación cotidiana de la muerte. Entonces recibí el Premio Nobel Alternativo, en el Parlamento de Suecia en 2006, en nombre del Festival Internacional de Poesía de Medellín, “por afirmar y expresar los valores humanos de la belleza, la creatividad, la libertad de expresión y por su trabajo con la comunidad, en oposición al miedo y a la violencia que prevalecen en Colombia y en el mundo todavía hoy”.

Nuestro país se ha debatido en una guerra durante casi 70 años, que ha dejado cientos de miles de vidas silenciadas, lo que me indujo a encabezar también varias campañas por la paz de Colombia, con artistas, poetas e intelectuales del orbe, entre ellas acciones poéticas desplegadas con el Movimiento Poético Mundial, con presencia organizativa en 106 países, de cuya coordinación central hago parte.

Nunca fui indiferente al dolor de mi país. Desde mi juventud tomé partido por mi pueblo. Me sumé con alegría al pensamiento y al sentimiento de la necesidad de un cambio democrático de este sistema autoritario y excluyente, y ahora más que nunca me sumo al llamado de la juventud que se movilizó fervientemente en el pasado paro nacional, de los millones de víctimas, y de las mujeres que llaman a frenar la guerra y a garantizar las mejores condiciones de vida para todos y todas en nuestro país. Dirijo desde 1982 la revista de poesía Prometeo. He publicado 24 libros de poesía entre obras y antologías de poemas. Mis poemas han sido traducidos a 24 idiomas e incluidos en más de 40 antologías en el mundo. He participado en 25 festivales internacionales de poesía. He recibido, entre diversas distinciones, dos que me enorgullecen: Premio Humanitario Mkiva como Ícono Cultural Más Destacado (Suráfrica, 2013) y el reconocimiento del Festival Internacional de Poesía de Qinghai, (China, 2013) “por una sobresaliente contribución a la difusión del arte poético alrededor del mundo”.

El pueblo es el creador del lenguaje y de la cultura, de su historia y de su destino. Pero un sistema arbitrario niega sus derechos a la cultura, a la vida, a la democracia plena. Se requiere un gran cambio. Todo cambio político verdadero es en esencia un cambio cultural. La matanza diaria y las altas cifras de pobreza y miseria son el signo desesperanzador que impone una violenta desigualdad.

Una cultura de la vida será el único camino para la apertura de una época de paz y de justicia social en Colombia.
Una Colombia diferente puede ser posible si aunamos esfuerzos entre todos y todas. No importa que tan diferentes seamos. Para llevar a cabo todas estas propuestas, acepté mi candidatura al Senado de la República propuesta por un sector de la cultura, fuerzas y personas independientes del Pacto Histórico y el Partido Comunista Colombiano, que recobró su personería jurídica a finales del año pasado, arrebatada por la represión genocida en 1994.
El país necesita una honda revolución cultural, un movimiento del pensamiento, la poesía y el arte, desde el corazón y la vida de las comunidades. La cultura es la sustancia de la unidad espiritual y de la solidaridad del pueblo. Debemos desarrollar un vasto movimiento nacional por la libertad de expresión para que aflore el sueño de un nuevo país. Es vital para el país garantizar la autonomía y protección de las culturas indígenas, afrodescendientes, minoritarias y de género, y la alianza de la cultura con las fuerzas que defienden la biodiversidad del país.
Lucharé desde el Senado por una declaratoria de conmoción cultural en el país para afrontar la barbarie y por el expreso reconocimiento de la prioridad de la cultura para la formación y la movilización de la ciudadanía por el diálogo, la paz con justicia social y la reconciliación nacional.
Propugnaré por la eliminación del sistema de Economía Naranja que estrangula la creación poética y artística y por la formulación de una nueva Ley General de Cultura que incluya una cifra anual del 2.5 por ciento del presupuesto general de la nación para el Ministerio de Cultura, para garantizar financiación plena y seguridad social para artistas, poetas y escritores, y para los proyectos que ellos desarrollan con las comunidades. Una nueva ley de cultura hará viable el fortalecimiento de la alianza entre la cultura y la educación, haciendo énfasis en la vigorización del pensamiento crítico y en la implementación de programas pedagógicos de arte y poesía desde las salas cunas.
Escribo esta carta porque espero contar con tu apoyo explícito, que no es otro que el apoyo decisivo a la lista al Senado por el Pacto Histórico. Una mayoría electoral de esta lista, asegurará el tránsito del pueblo colombiano a una época justa, grande y libre.

Con mi abrazo siempre,

Fernando Rendón
Candidato al Senado – Pacto Histórico