Águeda Gallardo una Dama rebelde

Félix Carrillo Hinojosa

Muchas mujeres ofrendaron su posición económica y la mayoría de las veces, su vida, como muestra de la rebeldía que les producía, el abuso de los invasores españoles que atentaron contra todo para imponer a sangre y fuego, su ley.Ella fue una patriota y aristócrata criolla, quien se casó de tan solo 16 años, en la misma iglesia Mayor donde fue bautizada, con Juan Antonio de Villamizar y Peña, con quien tuvo diez hijos, tres de ellos, participantes activos de los movimientos que se sublevaron contra los españoles.

Sus hijos José María fue Presidente del Estado Soberano de Santander y Antonio Ignacio, sacerdote, fue nombrado rector del Colegio del Rosario y firmante además, del acta de independencia y donador de ocho reales de velas. El 4 de julio de 1810, cinco días después de la celebración de la cofradía de San Pedro, prohibida por el corregidor catalán Juan Bastús y Falla, quien oficiaba como Gobernador del Nuevo Reino de Granada, quien llegó a detener a Doña Águeda con 59 años de edad, a su esposo y embargo de sus bienes.

Ante este hecho, ella le arrebató el bastón de mando y lo quebró con sus propias manos como muestra de su rebeldía y descontento ante tanto atropello por parte de los españoles. Esta semilla sirvió para incentivar muchas revueltas y ante todo, valió para la libertad de su ciudad natal, sumado al grito del 20 de julio, que llevó a Simón Bolívar a denominar a Pamplona «Ciudad Patriota», para infortunio de ella, las condiciones patriarcal y conyugal no le permitieron figurar en el acta de Independencia, redactada para la ocasión por ser mujer.

Falleció donde nació con 89 años de edad, en una casona a donde fue remitida para pasar los estragos de tantas luchas contra la tiranía. Lugar este, rescatado en el gobierno de Virgilio Barco y que fue rebautizada como «Casa Águeda Gallardo» y el parque ubicado en el centro de la ciudad que también lleva su nombre.La casa museo que lleva su nombre, es una construcción que se remonta a la segunda mitad del siglo XVI recién pasado el terremoto que vivió esa población en 1644.

Cuyos dueños fueron María Águeda Gallardo Guerrero precursora del grito de Independencia de Colombia y Juan Antonio de Villamizar y Peña su esposo, quien fue teniente del ejército comunero, y luego fue Teniente Corregidor de la Provincia de Pamplona y Alcalde de la Santa Hermandad de San Pedro, una de las más importante en América.

Ese golpe del 4 de julio de 1810 que la tuvo como protagonista principal, le dio la fortaleza necesaria para estar entre las heroínas próceres que lucharon a brazo tendido para decirle a quienes nos invadieron, no más con su comportamiento tirano.

Su casa fue centro de muchas reuniones donde se planeó y discutió las estrategias para atacar a los españoles, igual para las largas lecturas de los libros que le dejó Antonio Nariño, entre ellos, «Los derechos del hombre y del ciudadano» y «El Contrato Social» de Rosseu.

Su carácter fuerte nunca le tembló, para decirle no a los abusos de esos tiranos invasores, que la llevó a acompañar a sus tres hijos que le sirvieron a la causa libertadora y su hermano José Javier Gallardo Guerrero fue nombrado capitán de la revuelta popular. Años más tarde fue ejecutado en la lucha independentista el 6 de noviembre de 1816 en Villas del Rosario.

Ante la imposibilidad de firmar el acta de Independencia, sus dos hermanos José Javier y Rafael Emigdio si lo hicieron y además, pudieron apresar al corregidor que ofendió a su hermana.Muere tres décadas de su acto heroico, acosada por los recuerdos que no dejó de repetir hasta su último día de vida. Ese acto de rebeldía suyo, fue una construcción de desalojo para quienes se habían apoderado de todo lo nuestro, que además sirvió para que 16 días después, el tribuno del pueblo José Acevedo y Gómez diera el grito de independencia en Santafe de Bogotá. Pese a todos los impedimentos sociales de la época, tuvo el valor y la osadía de desafiar a la máxima autoridad virreinal en esa provincia.

Ese ejemplo deben seguir los jóvenes, mujeres y hombres que en la actualidad ven como se destruye a un país, a una nación y a un estado, en donde las brechas sociales crecen ante la graduación de manera alarmante de la corrupción y cuya institucionalidas decrece, ante los malos ejemplos que brindan sus gobernantes»-Fercahino

María Águeda del Sagrado Corazón Gallardo Guerrero nació y murió en Pamplona, Santander el 7 de febrero de 1751-7 de Febrero de 1840. Padres Rosa Guerrero Vela y José Gallardo de la Reina. #vocesenoposición

Félix Carrillo Hinojosa