Entrevista con Nelson Guzmán Baena: “Raúl Rojas fue una camarada íntegro”

Por Agamenón

El dirigente Comunista del hermano departamento Quindío, Nelson Guzmán Baena, habló sobre la vida y obra del camarada Raúl Rojas González, explayándose en elogios del dirigente que hasta su muerte fue consecuente con la lucha revolucionaria que encarna el Partido Comunista. “Fue un camarada íntegro”, señaló.

Tuvo la oportunidad de conocerlo de cerca. Incluso, durmió en su modesta residencia y compartió con su esposa, la camarada María Oliva Campos Torres, quedando impresionado de la sencillez y radicalidad del camarada Raúl en sus planteamientos y en sus convicciones ideológicas.  

“Tengo una inmensa deuda de gratitud, porque a mí me llaman mucho la atención las personas que son íntegras, radicales y consecuentes”, subrayó.

Agregó: “La vida de Raúl siempre fue la unidad de los explotados contra los explotadores”.

El aguerrido dirigente comunista quindiano, en esta entrevista también se refirió al interrogante planteado por el secretario general del Partido, camarada Jaime Caicedo Turriago, en torno a por qué el Partido no crece como debiera crecer en Colombia en estos momentos.

La entrevista es la siguiente:

–          Camarada Nelson Guzmán Baena: Este sábado 27 de noviembre el partido Comunista y la Unión Patriótica Ibagué, les rinden un homenaje al camarada Raúl Rojas González, ¿Qué recuerdos conserva usted del camarada tolimense?

Tengo que confirmarle que conocí a Raúl. El conocimiento que tengo de nuestro gran camarada es que fue una persona sobrada en inteligencia creativa y de inmenso humanismo. Una integridad que poco se ve en los seres humanos.

Lo digo porque tuve la dicha de conocerlo en Ibagué, de compartir con él congresos del Partido Comunista en Bogotá. Además, gracias a la invitación que me hiciera usted a la ciudad musical, pude dormir en la casa de Raúl, conocí su señora. Fueron súper solidarios, solidarios. Es lo que yo llamo: Humanista fue el camarada Raúl Rojas.

Tengo una inmensa deuda de gratitud, porque a mí me llaman mucho la atención las personas que son íntegras, radicales y consecuentes.

–          Raúl fue un camarada de tiempo completo. Murió defendiendo el Pacto Histórico y la candidatura presidencial de Gustavo Petro. Además, la paz, la democracia y el socialismo. ¿Qué opina usted camarada Nelson?

Sí. Es que la vida de Raúl siempre fue la unidad de los explotados contra los explotadores, siempre lo marcó esta identidad política de luchar en favor de los excluidos y que somos la inmensa mayoría en Colombia y en el mismo planeta tierra.

Tuvo esa convicción, porque era una persona de convicciones revolucionarias. Era un tipo totalmente disciplinado, que es lo que caracteriza a un ser pensante, su cerebro, su acción y su disciplina, como ocurre con los cubanos, porque los cubanos tienen discurso, pensamiento y acción. Eso es lo que los hace diferente a los demás seres humanos del planeta.

–          Raúl perteneció a una generación revolucionaria consecuente, honesta, con mística y amplio espíritu de sacrificio y abnegación. Le desaparecen un hijo menor de edad, le asesinan dos hijos, le dañan una vista, una pierna, su mujer va a la cárcel, es sometido a un consejo verbal de guerra, él va al penal. Sin embargo, muere predicando las tesis comunistas. ¿Qué opina usted, camarada?

Claro. Es que era un roble espiritual y material. Yo felicito al Tolima por ese bello reconocimiento a Raúl. Los felicito, porque ustedes van a seguir ese camino que seguía Raúl, ese camino de entregarse por los demás; el cerebro revolucionario de Raúl era para la colectividad y eso es lo que tiene que valorar el Partido Comunista Colombiana.

La pérdida de este gran hombre es digna de dimensionar, como hay que dimensionar el camarada Carlos Arturo Lozano Guillén, también oriundo del Tolima. Era otro tipo de principios, los cuales defendía a capa y espada. Son escuelas brillantes que uno lamenta que se hayan ido.

–          Durante la reciente conferencia nacional de estatutos y programas, el camarada Jaime Caicedo Turriago, se preguntó por qué el Partido Comunista no crece en Colombia. ¿Qué apreciación tiene usted sobre el particular?

Es un interrogante para analizar muy seriamente y con suma contundencia. Es una verdad y podría ser por el modernismo. Es necesario hacer serias reflexiones políticas sobre el particular. Es cierto. El Partido no está creciendo, mientras la explotación es general y cada vez más agresiva y violenta. Cuando se ha dado la tercerización laboral, cuando están matando los que firmaron la paz en Cuba, cuando no puede pensar uno diferente a Colombia porque lo asesinan, cuando el presidente de la república o el subpresidente como usted muy bien lo cataloga, viene a inaugurar obras que han sido inauguradas tres veces como el túnel de la línea, cuando veo la Constitución Política violada por el gobierno mismo, cuando la ley de garantías se desconoce. Es decir, no sabemos en qué país estamos y bajo qué gobierno. Lo cierto es que el fascismo nos está acribillando a los pensadores y a los luchadores sociales y políticos y defensores de derechos humanos. Eso fueron Raúl Rojas y Carlos Lozano Guillén: Luchadores infatigables contra esa cruda realidad. Uno pensaría que el Partido debería estar disparado en Colombia. ¿Qué está sucediendo? ¿Dónde está la crítica y la autocrítica?