FF.AA. tienden a declinar apoyo a golpe en Brasil, según excanciller

Brasilia, 6 jun (Prensa Latina) El excanciller y exministro de Defensa Celso Amorim considera que las Fuerzas Armadas tienden a declinar un respaldo a un golpe de Estado en Brasil, pese a los temores de hoy por un posible complot en el país.

‘Creo que las Fuerzas Armadas tenderían a no apoyar un golpe de Estado. No solo un golpe, sino incluso a la Garantía de Ley y Orden (GLO), si se le llama de forma precipitada’, afirmó Amorim durante una entrevista con el portal Rede Brasil Atual.

Explicó que ‘lo que se puede esperar de las Fuerzas Armadas es que -si hay un llamado a algo obviamente inconstitucional-, no se dejen seducir por una aventura golpista’.

Para el exjefe de la diplomacia, existe el riesgo de que la manifestación de los grupos antiBolsonaro, prevista para mañana, en la Avenida Paulista (Sao Paulo), pueda ser distorsionada.

‘Puede haber provocaciones, y luego una represión muy fuerte por parte de la Policía Militar, y esto generará otra revuelta aún mayor’, alertó.

Sobre los temores de que el presidente Jair Bolsonaro utilice los posibles conflictos del domingo para justificar un golpe, Amorim no cree que los militares acepten la idea.

‘Vean las recientes declaraciones del general Carlos Alberto dos Santos Cruz (exministro principal de la Secretaría de Gobierno de Bolsonaro). Aunque está en la reserva, es muy respetado’, apuntó.

Refirió que Dos Santos Cruz pertenecía al gobierno, pero siempre detalla que los militares sirven al Estado y no se ofrecen como voluntarios para acciones que no son constitucionales.

El jueves, el general refutó la idea de que las Fuerzas Armadas puedan desempeñar un ‘papel moderador’ en el país.

Tal interpretación, precisó, ‘es completamente errónea. Nuestro elemento moderador es la Constitución Federal, no las Fuerzas Armadas’, subrayó.

Amorim advirtió que mañana en la manifestación ‘habrá provocación, personas interesadas en estimular la represión y provocar una escalada (de enfrentamientos)… Sería necesario un entendimiento con el gobierno de Sao Paulo para evitar el conflicto, la depredación y la violencia’.

rgh/ocs