Las presiones contra el cese del fuego en Idlib, Siria

Por Pedro Garcia Hernandez

Damasco, 7 mar (Prensa Latina) El acuerdo logrado la víspera entre los presidentes de Rusia, Vladimir Putin y el de Turquía, Recep Tayyib Erdogan, comenzó hoy a implementarse con patrullajes conjuntos de militares de esos dos países en la autopista M-4 entre Idlib y Alepo.

La medida, en pro de la distensión y en camino a mayores negociaciones, choca con la posición de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

De igual forma, y a pesar de los primeros instantes de calma en la región mencionada, los grupos terroristas violaron al menos seis veces la tregua y lanzaron ataques incluso con drones, contra regiones de la vecina provincia de Latakia, según confirmaron fuentes como el Centro para la Reconciliación en Siria.

En ese sentido, el representante permanente de Rusia ante el organismo internacional, Vasili Nebenzia, afirmó que el Consejo de Seguridad de la ONU no logró aprobar la declaración a la prensa en apoyo a esos acuerdos ruso-turcos y fue ‘por culpa de Estados Unidos’, destacaron este sábado medios de prensa en Damasco.

Los hechos en el terreno confirman que la posición de Washington favorece la actitud de grupos como la Junta para la Salvación del Levante (otrora Al Nusra) y el Partido Islámico del Turkestán, los más activos en las acciones contra el Ejército sirio y continuos violadores de cualquier tregua en la región.

Esas organizaciones extremistas, junto a integrantes del llamado Frente de Liberación Nacional, formado con remanentes del antes Ejército Libre Sirio, respaldados por Turquía, sabotean cualquier acuerdo al respecto, luego de ser desalojados de una zona de algo más de dos tercios que controlaban en la provincia de Idlib y áreas aledañas de la de Alepo.

El principal blanco de los ataques terroristas eran la región de la autopista indicada, que une Saraqeb, bajo control del Ejército sirio con Latakia, donde en el norte colindante con Turquía, los grupos terroristas mencionados se mantienen activos e incluso han lanzado ataques con drones contra zonas cercanas a la base rusa de Hemymin y del poblado de Jableh.

Cerca de Saraqeb, unidades del ejército sirio encontraron misiles Tow de origen estadounidense guiados por láser, así como una diversa variedad de municiones al tiempo que desminaban las áreas aledañas a la autopista M- 4, vía que por lo demás permite una línea de abastecimiento y tráfico entre Alepo y Damasco que la convierte por esas razones, en una via de importancia estratégica.

Al menos por ahora, las esperanzas para que el acuerdo funcione se centran básicamente en el cumplimiento de los expuesto en Sochi, Rusia, desde el 2018 y que prevé evitar que los terroristas violen la zona de distensión que comprende Idlib y los territorios circundantes con Alepo y Latakia y que en el terreno nunca se había logrado

De igual forma, las fuerzas del Ejército sirio mantienen sus posiciones y que en la ofensiva contra los extremistas lograron reducir a menos de dos tercios, la región controlada por estos últimos en Idlib y que significan además, un área de cerca de 200 kilómetros cuadrados.

tgj/pgh/cvl