Sanders parece imparable en Estados Unidos

Por Luis Beatón

La Habana, 23 feb (Prensa Latina) El senador Bernie Sanders parece imparable hoy en Estados Unidos y sería la apuesta más temeraria de los demócratas en la Convención Nacional que celebrarán del 13 al 16 de julio en Milwaukee, Wisconsin.

Si semanas atrás los medios destacaban la figura del exalcalde de Nueva York y multimillonario Michael Bloomberg como una alternativa del ‘establishment’ y los moderados demócratas para enfrentar al presidente Donald Trump, hoy la figura del senador se abre paso como representante de la diversidad en el país.

Sus éxitos en los primeros estados le abrieron un camino claro hacia una pluralidad de delegados comprometidos con la convención, mientras sus rivales se muestran divididos y al parecer los intentos de llegar a una convención impugnada van por mal camino, aseguran diversos medios estadounidenses.

Al igual que pasó con Donald Trump en 2016, así ocurre con Sanders en lo que va de 2020. Los personajes son diferentes, pero la misma dinámica está en juego.

La realidad que enfrentan los del llamado partido azul que no quieren la candidatura del senador por Vermont es la división en sus filas, lo que hace extremadamente difícil detener a un candidato si no se puede acordar una alternativa, ya sea el exvicepresidente Joseph Biden, Bloomberg u otro de los que aún compiten.

Según análisis aparecidos en medios como el influyente The New York Times y en The Hill, la contienda es joven y todavía hay tiempo para ‘que los conservadores que se opusieron a Trump ofrezcan algún consejo a los demócratas que quieran nominar a alguien que no sea el socialista de Vermont’, señala el Times.

Luego del paso del puntero en las filas azules, ahora está en marcha la idea de que figuras como la también aspirante Amy Klobuchar, el exalcalde Pete Buttigieg e incluso el exvicepresidente Biden, si pierde en Carolina del Sur, abandonen la liza para dar posibilidades a figuras alternativas como Bloomberg o la senadora Elizabeth Warren.

Según comenta en el Times Ross Douthat, autor de varios libros como ‘La sociedad decadente’ (The Decadent Society), los que están contra Sanders no están unidos, pero eso pudiera ocurrir si se plantean alternativas moderadas como Bloomberg o Biden, ya que es difícil detener a un candidato de la pluralidad de Sanders en una convención disputada.

Las reglas de distribución de delegados de los demócratas hacen más probable una convención impugnada, pero Sanders va camino de conseguir una clara pluralidad de delegados a finales de marzo y algo que sería determinante es si llega a mayo con una mayoría de delegados.

Las posibilidades de que el ahora puntero obtenga más apoyo son reales e incluso algunos análisis como el del sitio http://www.fivethirtyeight.com consideran que su paso es aplastante y llegará a la convención partidista con un gran margen a su favor para ser el nominado que enfrentará a Donald Trump el 3 de noviembre por la presidencia.

La diversidad del voto en la carrera determinará lo que suceda en el Súper Martes y eso podría consolidar a Sanders, pues el 3 de marzo hay dos grandes premios de delegados, en California (495) y Texas (261), y allí los latinos pueden tener la última palabra.

En la carrera para ganar la nominación en julio, los concursante tratan de llegar a la convención partidista con el apoyo de mil 991 delegados necesarios del total de cuatro mil 750 para ser el nominado de su partido para las elecciones presidenciales de noviembre.

Como van las cosas Sanders pudiera llegar allí con ese número, pero la carrera aún esta en sus inicios y no se descarta un enfrentamiento entre Sanders y Biden, o incluso Bloomberg, para la nominación, aunque Sanders probablemente tenga la ventaja.

En el caso de Bloomberg todavía se avecina al Súper Martes, cuando comenzará a aparecer en las boletas, pero después de su desastroso desempeño en el debate del miércoles último en Nevada, sus posibilidades están en dudas.

Según las encuestas, Sanders lidera tanto en California como en Texas, y el senador progresista podría aprovechar esas ventajas en los próximos días, tras su impulso en los primeros estados en los que votaron hasta ahora.

Lo realidad indica que la existencia ahora de ocho candidatos dificulta para cualquier rival llegar a la cima y desafiar a Sanders, lo que probablemente aumentará la presión sobre algunos candidatos de bajo rendimiento para que se retiren.

Lo cierto es que hay pánico entre los opositores y la presión por una alternativa a Sanders está en marcha, por lo que las miradas están puestas en los resultados del supermartes, cuando definitivamente se cerrará o se abrirá la competición demócrata para retar a Trump.

jf/lb