Trabajadores y pensionados consideran miserable el aumento del salario mínimo

El gobierno colombiano anunció hoy que junto con el auxilio en transporte, el salario mínimo mensual para 2020 quedará ubicado en $ 980.657 pesos (unos 280 dólares), un monto por debajo de lo solicitado por los sindicatos.

Las negociaciones entre empresarios y sindicatos sobre el salario mínimo para el próximo año no arrojaron acuerdos, pues los primeros se mostraron a favor de un incremento de 5,8 % (por ciento), mientras que los segundos abogaron por un alza de 8,0 %.

Trabajadores agrupados en varias de las principales centrales sindicales y las confederaciones de pensionados propusieron un salario mínimo mensual de un millón de pesos.

A juicio de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), un millón de pesos es lo justo.

Los trabajadores esperaban un incremento acorde con las necesidades de las familias colombianas, y exigían un salario que permitiera tener una vida digna y cubriera la canasta familiar.

Por ello, el descontento estalló tras el anuncio de Duque de un alza del 6,0 % ya que el salario mínimo mensual para el próximo año será de $ 877.803, con un auxilio de transporte de $ 102.854, para un total de $ 980.657.

“El decreto unilateral de Duque del salario mínimo de un miserable 6,0 % muestra que solo gobierna para los empresarios. Se sigue de espaldas al país. Una nueva burla a los trabajadores vulnerables. Unidad para avanzar viva el paro nacional”, expresó Fabio Arias, fiscal de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

“Que no nos engañen, el aumento del #salariomínimo para 2020 es eso, mínimo o más bien precario. Duque sigue en su línea, no escucha a los colombianos, desconoce la difícil realidad del país y de la economía de millones de hogares. #ElParoSigueEn2020”, escribió Fecode en su cuenta en Twitter.

“Lo de todos los años, un paupérrimo aumento, 6,0 % mientras en México aumenta 20 % con el respaldo de los empresarios. Definitivamente aquí nos quieren sometidos y aguantando hambre, no entienden que nosotros somos los que movemos la economía con nuestro consumo”, apuntó la activista social Mafe Carrascal.