Evo Morales: Las represiones en Bolivia serán alcanzadas por la justicia

Evo Morales insiste en que las matanzas en Sacaba y Senkata no quedarán impunes, pues la justicia alcanzará al Gobierno “de facto”.

“Las masacres de Sacaba y Senkata no quedarán impunes. Tarde o temprano [la presidenta de facto, Jeanine] Añez, [el ministro de Gobierno, Arturo] Murillo, así como los militares y policías que se atrevieron a disparar con balas al pueblo movilizado contra el golpe, serán alcanzados por la justicia”, ha escrito este sábado el presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, en la red social Twitter.

Morales destaca que, después del “Golpe de la derecha que dejó tantos muertos y heridos”, ya el pueblo se une y moviliza en busca de cambio del Gobierno de facto y para recuperar la “democracia”.

En otro tuit, Morales ha agradecido al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) que condenara las graves violaciones de los derechos humanos (DDHH.) cometidas por el gobierno de facto en Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto).

El pasado 15 de noviembre murieron al menos nueve personas en medio de un operativo de las fuerzas de seguridad. Los uniformados atacaron a miles de campesinos de la región de Chapare que caminaban en dirección a La Paz, la capital, donde tenían previsto manifestarse contra el gobierno autoproclamado.

Además, el 19 de noviembre hubo amplias manifestaciones alrededores de la planta de Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), ubicada en Senkata. La Policía y el Ejército la emprendieron contra los manifestantes y el enfrentamiento se saldó con 10 muertos y 40 heridos. La ACNUDH tachó de “trágico suceso” lo ocurrido.

El Gobierno de facto firmó el jueves un decreto para indemnizar a los familiares de las personas muertas y heridas durante el conflicto político en el país andino.

No obstante, los familiares de las víctimas mortales en Senkata han rechazado la indemnización, pues consideran que es un “expreso chantaje” porque de aceptarlo les cerraría la posibilidad de poder reclamar una investigación a instancias internacionales.

Morales, que viajó temporalmente a Cuba desde México, donde recibió asilo, fue víctima de un golpe de Estado de la oposición, que desconoció su reelección en las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre.

Después de la retirada de Morales, la senadora opositora Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta interina del país, lo que provocó protestas masivas de los partidarios de Morales y una brutal represión policial que causó 32 muertos y decenas de heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.