Estruendosa derrota del uribismo marca resultados de las elecciones en Colombia

El partido de Álvaro Uribe es uno de los más apaleados en las elecciones desarrolladas este domingo en Colombia. El Centro Democrático quedó en el último lugar en Bogotá, también perdió en Medellín, en Cali Roberto ‘Chontico’ Ortíz no pudo con Jorge Iván Ospina y a nivel de gobernaciones también registraron sendas derrotas.

En Bogotá no fue una sorpresa que Miguel Uribe no triunfara pues las encuestas nunca lo ubicaron en esa posibilidad. Pero tampoco se suponía que iba a tener la peor votación. Mucho menos si se considera que los últimos sondeos lo ubicaban creciendo sostenidamente e incluso metiéndose en la pelea por el segundo puesto, sostiene el medio de comunicación Semana.

Los resultado oficial deja al candidato de Centro Democrático como la opción menos votada por los capitalinos quienes además eligieron a Claudia López con una votación sin precedentes. Es decir, la candidatura antagónica del uribismo se alzó con el triunfo e impuso una votación importante.

Pero tal vez la más dolorosa derrota para el uribismo se dio en su tierra. Lo ocurrido en Medellín sorprendió a todo mundo. Contra todos los pronósticos, el candidato del movimiento Independientes, Daniel Quintero, logró llegar al Centro Administrativo La Alpujarra. Su victoria es una derrota sentida del Centro Democrático que en los últimos cuatro años no ha logrado el poder en Medellín y Antioquia, tierra uribista por naturaleza. La gran sorpresa radica en que todos los sondeos y encuestas le daban el triunfo a Alfredo Ramos, el candidato Uribe en Medellín.

A diferencia de las elecciones de hace cuatro años, en las que Federico Gutiérrez superó a Juan Carlos Vélez, candidato del Centro Democrático, solo por 10 mil votos, en esta oportunidad Quintero (a la altura del 82 por ciento de las mesas escrutadas), le llevaba a Ramos casi 50 mil votos de diferencia. Esta es una derrota demoledora para el uribismo, que no pudo a ganarle a un supuesto modelo “fallido traído de Bogotá”.

Y lo ocurrido en Cali tampoco es menor. El candidato de la Alianza Verde, Jorge Iván Ospina –aunque sin el apoyo de Claudia López– derrotó a Roberto ‘Chontico‘ Ortíz, el candidato uribista quien alcanzó el 24,7 por ciento del electorado local, poco más de 128.000 sufragios. Ospina se quedó con la alcaldía con 190.000 votos que reflejan el 38 por ciento.

A nivel de gobernaciones el uribismo también registra significativos fracasos. La gobernación de Córdoba, territorio de tradición uribista, quedó en manos del partido Liberal.

Pero tal vez el fracaso más estruendoso en términos numéricos a nivel de gobernaciones para el partido de gobierno se dio en Sucre. Allí se dio la sorpresa de la derrota del cuestionado candidato Yahir Acuña sobre quien se impuso el nuevo gobernador Héctor Olimpo Espinosa del partido Liberal.

Al partido de Uribe también se le escapó la gobernación de La Guajira. Allí ganó Nemesio Raúl Roys con 46.8 por ciento sobre Dalay Manuel Magnadiel, la fórmula uribista asociado con Alianza Social Independiente que solo logró 24.4 por ciento de los votos.