Duque en La ONU, ¡Qué Vergüenza!

RODRIGO LÓPEZ OVIEDO  04 OCTUBRE 2019  PACOCOL.ORG

Hay quienes parecen no estarse percatando de los cambios que se están operando en el mundo, algunos de los cuales han puesto en entredicho la estructura geopolítica unipolar que nos dejó la caída del llamado socialismo real.

A tales personajes les resulta difícil desligarse del imperio, al cual le aplauden las 350 sanciones impuestas a Venezuela, y por eso les hubiera gustado salir de la 74ª Asamblea General de la ONU con una resolución que legitimara tales sanciones y que, además, sirviera de patente de corso para continuar con esa política, sin importar sus consecuencias criminales, como la de impedir la llegada al país bolivariano de medicamentos indispensables para salvar la vida de muchas personas a las que el bloqueo comercial ha condenado a una muerte pronta.

Muchos creyeron que en esa 74ª Asamblea Guaidó se robaría el show. Al contrario. Le fue como a una cenicienta distinta a la del cuento, que nadie sacó a bailar, y terminó resignándose con un paseo por los rastrojos del vecindario. Esto no lo esperaba la oposición venezolana, y tuvo que contentarse con las cuentas alegres que le presentó Jorge Borges, en las cuales ni siquiera como un lapsus asomó el nombre del interino.

Claro que a Duque no le fue mejor. Durante su perorata contra Maduro, daba pena verlo por enésima vez con totuma en mano, implorando una monedita por amor de Dios, para poder atender a 1.4 millones de venezolanos que en Colombia huyen de la brutal dictadura… así no haya ni cinco para los seis millones de colombianos que aún hoy disfrutan en Venezuela de la hospitalidad de nuestro hermano pueblo.

Y sin embargo, como le gusta decirlo al propio Duque, esto pasa a ser meramente anecdótico, si lo comparamos con el horror de los horrores: saber que el Duque que elegimos presidente hoy está en boca de todos los mandatarios del mundo, que se enteraron de la falsedad del “dossier” que en la Asamblea les presentó como prueba del apoyo de Maduro a las guerrillas del ELN. Lástima que todo terminará en la sola destitución del general Peña Bermeo, jefe de Inteligencia y Contrainteligencia de las fuerzas Militares, por ser quien armó el paquete para que Duque se luciera echándole más estiércol a la imagen de Maduro.

Y mientras tanto, el subpresidente continuará en lo único que ha demostrado que sabe hacer bien, seguir cacareando su odio a nuestro vecino mandatario, con lo cual le da gusto a Trump, Uribe y sus carnales, no importa las reacciones que esto le pueda traer de esos otros centros del mundo multipolar en que hoy vivimos.

Ahi les va. Inna Afinogenova