Declaración política conferencia – XVI Congreso de la Juco local Alonso Corrales

JUCO LOCAL ALONSO CORRALES 

En tiempos donde la guerra es la única propuesta e iniciativa de las elites, nuestra tarea es enarbolar, incansablemente, las banderas de la Paz. Ante los gritos de guerra, de intervencionismo y de bloqueo que surgen de la Casa Blanca, señalando peligrosamente a los pueblos de Latino América y el Caribe, nuestra respuesta es y seguirá siendo la Paz. En medio del asomo amenazante del fascismo que recobra vida en los sectores retrógrados de la extrema derecha, le respondemos ¡NO PASARAN¡

El panorama nacional se caracteriza por la tensión que imposibilita la construcción de paz en el país. Tensión que es producto, en gran parte, de los resultados del plebiscito por la Paz, de los comicios electorales parlamentarios y la victoria de Iván Duque a la presidencia. Lo anterior ha llevado a que el bloque hegemónico mantenga su fuerza, pero dándose una reconfiguración de la correlación de fuerzas a favor de los sectores más retrógrados y reaccionarios de la derecha en cabeza del expresidente Uribe y el Centro Democrático por la retoma del poder, quienes asumen la Paz como un proceso de desarme y desmovilización de los grupos insurgentes, es decir, una Paz Negativa.

La implementación de los acuerdos se ha visto obstaculizada por la poca voluntad política del gobierno Santos, la resistencia y deseos de modificar los acuerdos por sectores que encabeza el partido centro democrático, lo cual continuara y se agudizara en el periodo del gobierno actual. Esta, como campo en disputa, será un escenario de confrontación entre las distintas fuerzas políticas y sociales. He aquí nuestro compromiso y llamado a asumir la más hermosa de las batallas: defender la paz y la implementación de los acuerdos de La Habana.

Los retos que plantea el momento histórico exigen una respuesta a su altura, no admite vacilaciones. Impera la necesidad de un proceso de reorganización y cohesión de las fuerzas que hacen parte del campo social y popular y sectores democráticos en función de fortalecer y ampliar una correlación de fuerzas que levante la bandera de implementación integral de los acuerdos y las trasformaciones que exige el país. Que se traduzca en lucha parlamentaria y en la más férrea movilización callejera. Toda nuestra disposición de lucha en clave de avanzar, crecer y derrotar.

Saludamos a la entusiasta y enérgica voluntad de las y los estudiantes colombianos que se levantan en función de defender la educación superior pública. A los valientes habitantes de Fusagasugá que por una aplastante mayoría le dijeron no al Fracking y a la minería a gran escala. De igual manera rechazamos la muerte y el asesinato sistemático de líderes y lideresas sociales en el país, y con el mismo ahincó; el encarcelamiento y pretensión de extradición sin todavía pruebas, violando las garantías del debido proceso, a Jesús Santrich

Nuestra tarea, como jóvenes comunistas y el conjunto de jóvenes, trata entonces de aunar esfuerzos en construir la más amplia convergencia de sectores populares, sociales y democráticos juveniles que reúna sus luchas, anhelos y demandas en función de avanzar en la configuración de un movimiento juvenil por la paz, que interpele al poder dominante, y que no solo resista, si no también derrote al neoliberalismo de guerra. En este sentido, invitamos a las y los jóvenes cartageneros a construir unitariamente el Festival Distrital Juvenil, a trabajar enérgicamente alrededor de este como un espacio y escenario de intercambio juvenil.

Nuestra lucha también es por construir una ciudad para la Paz, por disputar el poder local en función de liberar a Cartagena de las mafias que no han hecho más que empobrecerla y hacer de sus habitantes prisioneros de ella. Por una ciudad que recobre sentido en sus antepasados, en sus orígenes, en la más preciada lucha de los que resistieron y se liberaron de la conquista, los que gestaron la independencia. Nuestro presente es de lucha y resistencia, de pelea callejera, de movilización por la paz con justicia social, por la construcción de una ciudad democrática.

La construcción de un mejor mañana exige del mayor de los esfuerzos, de toda la energía y disposición de las y los revolucionarios, del innegable convencimiento de que, si el presente es de lucha, el futuro es nuestro. No desfalleceremos jamás. Hemos ganado en unidad, claridad, creatividad y alegría, nos hemos comprometido ¡A Sumar por la Esperanza, la Democracia y la Paz!

Cartagena de Indias, 21 de octubre de 2018.