Cumbre de las Américas: los cancilleres no logran acordar un documento final para que firmen los Presidentes

SILVIA DANIELA PEREZ PRIARIO*

cumbre-panama
UU. y Cuba son el centro de varias conversaciones, y los mandatarios esperan que Castro y Obama se estrechen la mano con resultados visibles en esta cumbre. Foto: Rodrigo Arangua – AFP

Al comenzar la Cumbre de las Américas que es presentada como una de las más importantes en años, al haberse logrado la reinserción de Cuba, y con una opinión de última hora de Obama más apaciguadora sobre Venezuela, los principales actores hasta el momento –los cancilleres- no logran ocultar su fracaso anticipado: no habrá documento final a firmarse por parte de los mandatarios que asisten al encuentro.

La reunión previa de los cancilleres cumplida el jueves en el Hotel Sheraton frente a la sede de la cumbre, aunque duró más de ocho horas, no logró acordar un consenso documental y una vez más, la Cumbre de las Américas quedará sin una declaración final conjunta.

Las discrepancias principales, a entender de los analistas, están basadas en que mientras Estados Unidos y Canadá, quieren mantener en manos privadas aspectos claves de la sociedad, como salud, medio ambiente y trabajo, los países latinoamericanos priorizan “mandatos de acción” donde el Estado sea eje principal de esos roles. Estados Unidos y Canadá quieren firmar esos asuntos por separado del contexto general, lo que da por tierra con un documento conjunto. Como sustitutivo, el presidente panameño Juan Carlos Varela, en su calidad de anfitrión, leerá sobre el final del encuentro una declaración acordada sobre los temas en que si aparecen coincidencias.

Estados Unidos plantea como imprescindible que se trate la “agenda del desarrollo” para América Central y del Sur, donde los intereses de sus multinacionales extractivas están en juego, pero varios países americanos ya han dicho que los temas políticos están primero.

Cuando lo menos malo parece ser lo mejor

El comienzo de las deliberaciones si bien tiene sobre el escenario a Cuba y Estados Unidos, donde todos esperan se estrechen las manos Castro y Obama, ello no es más que una parte de la acción real que otros anticipan, más que nada en torno a Venezuela y las medidas contra el gobierno de Maduro dictadas por Washington.

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, enfatizó su exigencia de que en el encuentro presidencial se discuta la derogación del decreto contra su país, al tiempo de convocar a Estados Unidos para debatir sobre derechos humanos. La jefa de delegación atizó aún más el fuego, al reclamar que se trate la militarización de las Islas Malvinas por parte de los ingleses, que han protagonizado una nueva escalada de tensión con Argentina y de quienes los EE.UU. son aliados.

El canciller argentino Héctor Timerman, aprovechó la ocasión y dijo que lo importante es hablar de diferencias, más que de coincidencias.“Realmente es una pena. Durante muchos años no hubo documento porque no había acuerdo sobre Cuba, ahora está Cuba sentado y seguimos sin tener coincidencia (…) Lo importante no es tener un documento, sino hablar sobre esas diferencias que tenemos”, puntualizó. Cristina Kirchner hablará con seguridad del tema durante su discurso, pero se desconoce si también referirá a las recientes declaraciones desde el Departamento de Estado acerca de  “la mala forma” que mostraba la economía argentina, según publica el diario Página 12 en Buenos Aires.

*Corresponsal Uruguay