OEA: Para Venezuela Obama está “en la antesala de una intervención militar”; EE.UU. niega querer “derrocar” a Maduro

SILVIA  DANIELA PEREZ PRIARIO

oea

En una de las mayores confrontaciones de los últimos tiempos en el seno del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), los representantes de Venezuela y Estados Unidos se enfrentaron

El secretario general de organismo José Miguel Insulza, alertó que la escalada entre ambos países puede tener “consecuencias impredecibles” para la región y exhortó a encontrar una vía de acuerdo que permita llegar a una Cumbre de las Américas (el 10 y 11 de abril) en un clima de mejor relacionamiento.

“Las consecuencias de las escaladas son siempre impredecibles porque generalmente son interpretadas de una y otra parte en una manera que lleva a un aumento de la tensión”, dijo Insulza en el momento de abrir la sesión extraordinaria en que las partes poco parecen haber aceptado sus recomendaciones.

En base al decreto de Obama por “amenaza” venezolana

La representante de Venezuela, la canciller Delcy Rodríguez, imputó primero a Estados Unidos que la declaración de “amenaza extraordinaria” a su país impuesta por Obama, fue un paso en la embestida que seguiría con sanciones económicas y migratorias. Recordó que este tipo de medidas es el primer paso para luego invadir países, acorde a la línea que suelen seguir los Estados Unidos. “Algunas cuentas de misiones diplomáticas ya fueron bloqueadas; tenemos pruebas de ello, tenemos comunicaciones de bancos donde nos informan que nuestras cuentas han sido bloqueadas en ocasión de las sanciones. Y las sanciones llevan a la violencia, a la muerte y a la violación de los derechos humanos. Con el decreto, Washington pretende poner manos sobre los recursos naturales estratégicos venezolanos como el petróleo”, dijo la diplomática.

Por su parte el delegado interino de Estados Unidos ante la OEA, Michael Fitzpatrick, alegó: “No estamos preparando una intervención militar, no estamos buscando desestabilizar o derrocar al gobierno de Maduro, no estamos participando de una conspiración internacional para dañar la economía venezolana o a su pueblo; somos el mayor socio comercial de Venezuela”. Dijo que el tema se puede resumir en algo mucho menor a lo planteado por la canciller venezolana: “Lo que buscamos es prevenir que individuos venezolanos que creemos que violaron los derechos humanos de otros venezolanos viajen a Estados Unidos o estacionen su dinero en nuestro sistema financiero, así de simple”, argumentó.