Califican de infundados argumentos de EE.UU. contra Venezuela

james-petrasWashington, 16 mar (PL) Estados Unidos utiliza argumentos falaces e infundados para calificar a Venezuela de una amenaza a su seguridad nacional y política exterior, indicó hoy el académico estadounidense James Petras.

En un extenso artículo que publica este lunes el sitio digital Global Research, Petras analiza la política del presidente Barack Obama contra el pueblo venezolano como parte de la creación de un escenario para lanzar una agresión militar luego del fracaso de varias intentonas golpistas y acciones desestabilizadoras.

La Casa Blanca no tiene ninguna prueba que presentar para justificar su continua escalada contra el gobierno de Caracas, precisó el profesor y politólogo.

No hay misiles venezolanos, aviones de combate, buques de guerra, fuerzas especiales, agentes secretos o bases militares venezolanas preparadas para atacar instalaciones domésticas estadounidenses o en el extranjero, señaló.

En contraste, ejemplificó, Washington tiene buques de guerra en el mar Caribe, siete bases militares al otro lado de la frontera en Colombia, donde hay más de dos mil miembros de las Fuerzas Especiales, y las bases de la Fuerza Aérea de Centroamérica.

Las afirmaciones de Obama se asemejan a una estratagema que los gobernantes totalitarios e imperialistas utilizan con frecuencia: acusar a sus víctimas inminentes de los crímenes que se están preparando para perpetrar en contra de ellos, argumentó.

El apoyo de Venezuela a organizaciones regionales que en gran parte sustituyen a las estructuras dominadas por Estados Unidos y que sirvieron a sus intereses imperiales, es lo que atemoriza a las autoridades estadounidenses, subrayó.

Petras indicó que para Washington son un peligro las organizaciones diplomáticas y económicas alternativas, que excluyen su presencia dominante y de Canadá, diseñadas para promover una mayor independencia regional.

Los argumentos de Obama de que Venezuela representa una amenaza para la política exterior, indicó, es una acusación dirigida a todos los gobiernos que libremente decidieron abandonar las organizaciones centradas en los Estados Unidos y que rechazan su hegemonía.

Las principales razones por las que el mandatario norteamericano interviene directamente es que sus otras opciones políticas destinadas a derrocar al gobierno de Nicolás Maduro fracasaron, puntualizó Petras.

Según el académico, el fracaso de los planes de subversión interna contra el proceso popular venezolano y el descubrimiento de los planes golpistas dirigidos desde la embajada norteamericana en Caracas, llevó a la Casa Blanca a recurrir a un último recurso, la amenaza de una intervención militar directa.

En tal sentido advirtió, además, que esta postura militarista está diseñada para polarizar América Latina y dividir y debilitar a las organizaciones regionales.

Asimismo alertó que la invasión militar seguirá el escenario bien ensayado de «intervención humanitaria» orquestada en Yugoslavia, Libia y Siria – con consecuencias desastrosas para la población de esos países.

mgt/lb