Presidente de Ecuador celebra fallo de La Haya contra Chevron

Correa

Quito, 14 mar (PL) El fallo de la Corte Internacional de La Haya contra la demanda de Chevron para que Ecuador asuma los daños ambientales ocasionados por la petrolera estadounidense en la Amazonía, es una victoria importante, celebró hoy el presidente Rafael Correa.

A pesar de las injusticias y los abusos soportados, esta victoria es muy importante, porque Chevron pretendía que Ecuador asumiera ante las comunidades los perjuicios ambientales provocados en la Amazonía por la compañía amparada en un acuerdo firmado entre Estados en 1998, dijo.

El pasado jueves, la Procuraduría General del Estado, informó en un comunicado que el tribunal internacional falló en concordancia con los argumentos presentados por Ecuador en el caso conocido como Chevron III.

Correa manifestó durante su habitual enlace de rendición de cuentas, que la entidad nunca debió iniciar el juicio porque se fundamentaba en el Tratado de Inversión Recíproca rubricado entre Estados Unidos y Ecuador.

Pero, recordó el mandatario, el consorcio estadounidense abandonó Ecuador en 1992, en tanto el acuerdo se aplicaba con carácter retroactivo, lo cual constituye una barbaridad jurídica.

Ese Tratado se aplica a conflictos entre Estados, aunque la demanda contra Chevron la plantearon comunidades amazónicas, razón por la cual el laudo emitido reconoció los derechos individuales de los ecuatorianos, explicó Correa.

Para evadir su responsabilidad -puntualizó el jefe de Estado-, Chevron mostró un acuerdo con esta nación que libraba a la firma de la contaminación, pero ese recurso no impidió que las comunidades entablaran la demanda.

«El Tribunal de la Haya acaba de decir, no señores, son derechos individuales, esa gente ha sido perjudicada y por lo tanto pueden reclamar», señaló.

Ese arbitraje, aclaró, no tiene nada que ver con el juicio en Nueva York, en el cual Chevron busca dejar sin efecto una condena de la justicia ecuatoriana de 2001 que obliga a la petrolera a pagar una indemnización de nueve mil 500 millones de dólares por daños ambientales.

mgt/ydg