La Despigmentación y Blanqueamiento de la Piel, una nueva forma de Endorracismo

despigmentacion-de-la-pielPrensa Alternativa y Comunitaria EL NEGRERO

La despigmentación de la piel (al parecer) es una técnica que se utiliza en diferentes países como EEUU, Japón, China y África (Kenia), aunque es considerada en algunos países , como un tema censurable, su práctica se ha convertido en algo cotidiano y por eso suele hacerse de manera clandestina, en la trastienda de los centros de belleza (Aun así, las cifras de mujeres que ejercen esta práctica no para de crecer, y las enfermedades que tal acto producen cada crecen y van en aumento), y eso se debe a que la mediática impone unos patrones de bellezas con una serie de exigencias estéticas que ponen en duda de que seamos la especie más desarrollada, porque influyen de una manera que hace que las personas se auto desprecien…, en el que podemos sostener, que un porcentaje elevado de mujeres y hombres que poseen piel oscura, han decidido asumir que la belleza  no es posible, sino se es blanco y el camino ha sido huir de ella, negarla como si fuese un lastre o un flagelo, en el que no importa negar la identidad y el sentido de pertinencia, porque irrumpe contra su núcleo central y periferia de sentido, en el que se ha vendido…, que ser negro/negra en una sociedad donde los blancos controlan el poder político, implica internalizan que  se ven mal, siendo negras o negros, y por lo tanto se crea una especie de auto desprecio por haber nacido con una piel oscura.

Lo que no se ha entendido y no se dice, que tal postura tiene su fundamento en la negación social y mediática, producto de que la sociedad las marginas por su condición histórica de ser haber sido intercambiadas por los africanos como animales sin raciocinios o piezas de ébanos, a ser utilizadas en el trabajo duro…, donde la mujer negra entra a competir en un mercado creado pos los símbolos de quienes ejercen el poder político, económico y por lo tanto,  tiene que ser bella estéticamente, inteligente, y complaciente, donde a veces influye más la situación personal que el sistema de valores, inculcados en el hogar o en la escuela.

Pudiéramos decir, que la belleza es un estado de eterna comparación, de acercamiento a un modelo, a aquellos mitos fabricados por el arte o los propios medios de comunicación que no se puede ver fuera del contexto que implica lo económico, social, lo cultural, lo político y fundamentalmente lo bélico, donde lo estético juega un papel importante, puesto que sobre lo estético se han intervenido militarmente países y se han librado guerra en base al concepto de lo bello.

Por tales razones, hay que  vencer el dilema de la autopercepción, si no nos detenemos seriamente en ello, porque las sociedades positivistas basan sus valoraciones sólo en el color de la piel, en el que juega un papel importante, se convierte en motivo para negarnos y dejar de gustarnos, tal cual como somos, porque son los valores que se imponen a través del sueño, en el que el hombre ideal pernota (muy parecido a lo que plantearon los nazis y que tiene su raíz en teorías como el positivismo y sus diferentes degradaciones teóricas) y  hace vida en nuestro mundo de lo ingenuo, porque la mediática va contra todo lo intrínseco en el ser humano (vea la teorías psicológica de la Gestar, Conductismo y los estudios realizados por el Psicoanalice) y su fundamentos teóricos se basan en la consolidación del capitalismo, de ese monstruo que no le importa los seres humanos .

Por ello, no es de extrañar que muchos negros/negras, sientan incomodidad por poseer un tono de piel oscuro, ya que ello implica discriminación, xenofobia, racismo y otras formas intolerancias, en el que no se ha comprendido, que la sociedad positivas, utilizan lo bello como un mecanismo de coerción y por ello necesita crear iconos de bellezas que les permitan convertirse en referentes a modelar por los diferentes sujetos que integran la sociedad, porque casualmente estas teorías psicológicas fueron creadas con esta intención, con el propósito de profundizar el extrañamiento en la gente de color.

Por lo tanto, el blanqueamiento de  la piel se presenta como su negación y en un problema mucho más profundo, porque es asumir que lo negro es feo, y si somos negros, somos feos. Porque al parecer, tal concepción es catalogada por diferentes investigadores en el área, como el síndrome post-colonial, producto de las secuelas que dejó el proceso de desarraigo llevado a cabo y controlada por los africanos, así la esclavitud europea, provocando ambos…, que su autoestima se enterrara para siempre, porque no se ha comprendido que  la enajenación había de convertirse en la suerte de la gran mayoría de la gente, especialmente del sector cada vez mayor de la población que manipula los símbolos.

Por ello no nos podemos quedar en la banalidad, pero tenemos que comprender que sus efectos y consecuencia, llegan hasta tocar e influenciar la autoestima de un grupo, llegando a crear la situación en el proceso de desarrollo hasta que alcance la madures, y en el que se impone la premisa…, que nunca seremos tan bellas como las más bellas, por ser negros o negras.

Si el tiempo tuviera una cara, una voz y una conciencia, yo me lo imagino con una cara desencajada, una risa burlona, de esas que te dejan en jaque y apagado y seguro nos restregaría nuestra poca consistencia e inestabilidad.

Por lo tanto, los patrones teóricos que rodean el concepto de belleza…, siempre se basan en la discriminación, el racismo y la xenofobia, donde siempre se han hecho presente a lo largo de la historia y se han convertido en una estructura con sus matices, dependiendo de cada segmento en el tiempo. Si antes nos estereotipaban como guapos delgados, pasamos por algo voluptuosos, luego por huesudos, ahora estamos entre huesudos y delgados, la tez ni tan blanca ni tan negra, pelo liso o alisado, los labios carnosos, la nariz fina (sólo un poquito alargada, un poquito), pómulos salientes, pecho voluptuoso, cintura de avispa, trasero subido (a punto de estallar) y unas piernas estilosas…, y Los ojos parecidos al de las gatas. Es un pururú de todo, para sentirnos bellos hemos de tener una mezcla de rasgos occidentales, africanos, asiáticos, puesto no hemos trasformado en una especie de caricaturas, que sólo está al alcance de los más adinerados. Porque, más Bello eres cuanto más dinero tengas.

Pero creemos que el tiempo tiene una conciencia (claro que sí) y esa es la historia…, nuestra historia. La cuestión es que estemos dispuestos a ser la cara y la voz del tiempo, puesto que tenemos que estar dispuestos a desencajar nuestros rostros y reírnos de nosotros mismos y prepararnos a ser conscientes de esta, nuestra historia y recordar quiénes somos y no olvidar que nos siguen mirándose con el ojo del dominador, asumen su inferioridad al momento de menospreciar nuestra presencia en el mundo y todos los aportes que nuestras raíces ha hecho por esta humanidad, pensar que alguien más debe o tenga que hacer… es uno de los problemas para la emergencia de sentar posición desde nuestras realidades, para no seguir menospreciarnos desde lo estético y desencadenar procesos contra amarres, impuestos por la mediática y lo peor es que no son legislativos ni físicos…, porque son amarres mentales.

Por ello, el blanqueamiento o despigmentación de la piel,  es una epidemia atroz de la que se habla poco, y que debemos tomar conciencia de ello, porque ello irrumpe contra la identidad de los pueblos, pervirtiéndolos y dominándolos, con la única intención de convertirlos en centros receptores de materia prima y no permitirles que avance en post de su propio desarrollo y de su propia liberación…, puesto que con la imposición de esta premisa,  se busca, que el ser humano que posee una piel oscura se convierta en un ser  mental y físicamente deshumanizado, donde más enajenado se encuentre, más estará constituida su relación con el mundo por el sentido de poseer y de usar para que expreses menos tu propia vida y se den a la tarea de ansiar cosas, nuevas cosas, para poseerlas y usarlas; convirtiéndose en los receptores pasivos, los consumidores, encadenados y debilitados por las cosa que satisfacen sus necesidades sintéticas. Por tanto, nos preguntamos ¿Hasta qué punto puede llegar ese deseo de renegar y no aceptarnos cómo somos?, cuando se llega al extremo de transformar nuestra piel, pelos, narices, bocas y no se toma en cuenta sus consecuencias a futuro, los cuales acarrean un problema de alto estima a la sociedad, en el que se busca complacer una banalidad creada por los medios de comunicación, la venta de los estereotipos ideales impuesto a través de los sueños, y la obtención de una personalidad que no es la propia, porque se disimula, se esconde, para imponer otra.

 Es por ello, que nos hemos planteado no tender a mantenernos al margen de sus diferentes planteamientos y posturas que hoy se cobijan en este aporte, que de por si sentimos, que viene a fortalecer los contenidos que se utilizaron para fortalecer los criterios y valores mantenidos por nuestra herencia histórica negra que se fraguó en América y algunos países europeos.., que, aunque, produce encasillamientos, divisiones, fraccionamientos y rupturas, nos acerca cada día a desmadejar esa matriz que promovió que los negros no teníamos identidad y que somos seres feos y que nuestra meta en el mundo es alcanzar los estereotipos de quienes ejercen el poder en el mundo, y que solamente nacieron para servirles a los blancos. Por el contrario, creemos que estas polémicas se nos presenta como necesarias y no creemos que le hace un servicio al juego orquestado por el colonialismo, como lo mantienen muchos duchos en el tema, cuyo objetivo es la profundización de las diferencias, divisiones, así como del racismo y endorracismo…, el cual no solamente hay que verlo como un problema político, solamente, sino también, económico, social,  cultural, histórico, etc., en relación con los otros, en el que hay que ser capaces de compartir y entender que todo lo que hagamos,  debe ser en base a la solidaridad y humildad y debe tener un tinte donde lo humano siempre esté presente.

Un comentario sobre “La Despigmentación y Blanqueamiento de la Piel, una nueva forma de Endorracismo

Los comentarios están cerrados.