Aida Avella Esquivel, excandidata presidencial y actual presidenta del partido Unión Patriótica –UP-. estará en Barranquilla

Hernán Durango*

afiche

 Afiche En la ciudad Barranquilla, capital del departamento del Atlántico se realizará el conversatorio sobre las negociaciones en La Habana y las posibilidades de paz con justicia social para Colombia.

El evento será el sábado 8 de noviembre a partir de las tres de la tarde en el Auditorio de Combarranquilla, sede Calle 30, al lado del INEM. La ponente e invitada principal será la Dra. Aida Avella Esquivel, excandidata presidencial  y  actual presidenta del partido  Unión Patriótica –UP-.

Wilfrido Rafael Jiménez Díaz, integrante de la Junta directiva de la UP en el Atlántico,  invita a todas las compañeras, compañeros, amigos, amigas, teniendo en cuenta la importancia de este tema para el futuro del país que queremos. “No solo les invitamos para que participemos en este conversatorio, sino que les solicitamos cariñosamente, compartan con sus amigos, esta Invitación y se incorporen al proceso de luchas para que renazca la esperanza”, indica.

Destacan los organizadores que entre  las conclusiones del quinto congreso de la UP realizado del 15 al 17 de noviembre de 2013,  manifiesto y programa de la unión patriótica denominado manifiesto ¡al pueblo colombiano! Se establece la lucha por el fin del conflicto interno  por vías negociadas y civilizadas como una tarea central por lo cual debemos, junto al pueblo colombiano,  brindar total respaldo a la mesa de negociaciones para la paz de La Habana, Cuba, entre comisionados de las FARC y el Gobierno Nacional.

El manifiesto ¡al pueblo colombiano! señala que  la Unión Patriótica es el movimiento pluralista y democrático de la contemporaneidad colombiana. En su legado y proyección se expresan valores y símbolos importantes de la dignificación de la política. Desde su nacimiento hemos defendido una salida política negociada del conflicto armado que reconozca sus causas políticas, económicas y sociales, y la relevancia del poder local y regional, porque nuestra bandera es también la toma de conciencia de que Colombia es un país de regiones y que todas las soluciones, empezando por la paz, se definen en los contextos regionales, sin perjuicio de la unidad nacional. La razón de nuestra existencia es desarrollar conjuntamente con la participación del pueblo la vida democrática integral, a nivel local, regional y nacional. Representamos el proyecto inconcluso de la paz con justicia social, cuya justeza y legitimidad se soporta en las necesidades y aspiraciones del pueblo.

Agrega el documento: “En los inicios del Siglo XXI, nos comprometemos a construir una Colombia con democracia integral que logre la real participación popular en lo económico, social, político y cultural, con soberanía nacional y libre de la guerra. Un régimen que suprima hasta las últimas huellas del autoritarismo, la violencia y la injusticia social, que han acompañado la vida republicana y que rescate los valores institucionales y democráticos de nuestras mejores tradiciones populares nacionales”.