Trotsky el judío

José Manuel Rodríguez

Leon Trosky
Leon Trosky

Hablando en 1934 del asunto judío, nos decía: no puede haber, en nuestro planeta, algo como la idea de que uno tiene más derecho a la tierra que otro… El callejón sin salida en que se encuentra el judaísmo alemán y el callejón sin salida en que se encuentra el sionismo están inseparablemente ligados al callejón sin salida del capitalismo mundial como un todo…

No soy, ni mucho menos, un estudioso de la cuestión judía, por eso no he encontrado respuesta cada vez que me pregunto ingenuamente el por qué no han podido, o querido, integrarse con los pueblos de los países en que viven, que son los lugares donde nacieron la mayoría de ellos.

Seguramente debe pesar en esto sus convicciones de fe y, sin duda, los espantosos pogroms realizados por los nacionalistas de Rusia y de buena parte de las Europas, consolidado luego con el holocausto ejecutado por el nacionalismo germano. Sin embargo, no resulta tan digerible eso de ser, según la Arendt: una conciencia colectiva capaz de generar proyectos políticos efectivos construidos desde este referente identitario…

Menos fácil aún resulta entender esa “conciencia colectiva judía” en gente con formación marxista, que rechaza los preconceptos religiosos y nacionalistas. A ellos les recuerdo aquella respuesta de Trotsky a los intentos de asociarlo a ese referente: Yo soy un revolucionario y bolchevique, no un judío…

Donde la cosa se hace inaceptable es en la actitud judía hacia la guerra de exterminio contra los palestinos, y no hablo de los que siguen las palabras de sus padres religiosos, esos que decían: Forjarán de sus espadas azadones, y de sus lanzas podaderas. No levantará espada nación contra nación, ni se ejercitarán más en la guerra.

Me refiero a aquellos judíos de izquierda, o a los que, por ser trotskistas, convierten curiosamente el asunto judío en su asunto. Unos u otros mantienen silencio y tratan de silenciar (como lo han hecho los jefes de Aporrea) lo que, sin dudas, es una guerra de conquista respaldada miserablemente por la gran mayoría de los que se asumen esa identidad.

Un comentario sobre “Trotsky el judío

  1. No se los dirigentes de Aporrea. Pero yo soy descendiente de judíos (por vía materna), revolucionario, trotskista y repudio al Estado fascista de Israel-

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.