Santos convoca a los líderes de un «capitalismo con rostro humano»

Nuevamente el debate sobre la Tercera Vía económica en Latinoamérica

Diego Olivera

                       Sustentamos la importancia y la visión de Marx de que    “el sistema capitalista estaba desgarrado por contradicciones insolubles y contenía dentro de sí las semillas de su propia destrucción, es un hecho histórico que en su mayoría sus defensores no quiere aceptar”.

 1404945202188-bi_4.JPGNuevamente en la diversidad de nuestra América Latina surgen variadas propuestas ante la crisis capitalista, para nuevamente tratar de reflotar el concepto de la Tercera Vía.  En esta oportunidad surge la iniciativa del reciente reelecto presidente Manuel Santos, quien apenas elegido convoca a los defensores de esta salida económica, que no escapa al libre comercio pero que trata de maquillar sus planteos, como una salida emergente o socialdemócrata. Esta postura de asumir la Tercera Vía puede crear la peligrosa y falsa expectativa, de que existe una salida a la crisis económica de Colombia.  Pero esta postura no analiza la  mayor crisis del sistema capitalista,  que no es un efecto cíclico como en 1929, dónde con guerras cubrieron el déficit monetario. Hoy el modelo no muestra síntomas de mejoría, se diagnostican mayores niveles de recesión, y lo agudiza tanto la incapacidad de EEUU, como de Europa a una salida a corto plazo, a sus deudas y al control del mercado.

Este Foro o encuentro se realiza en Cartagena de Indias, con la presencia, de los padres de esta alternativa, como son el ex presidente estadounidense Bill Clinton, el ex primer ministro británico Tony Blair y los ex gobernantes Felipe González (España); Fernando Henrique Cardoso (Brasil), y Ricardo Lagos (Chile), así como el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno. Mandatarios que no lograron en su gestión ninguna salida a las economías de sus naciones, como ha sido en EEUU, España, Brasil y Chile, solo agudizaron las contradicciones sociales, producto de la ampliación del modelo de importación de capitales, como la dependencia de los mercados a la importación, de los productos de la trasnacionales y de la maquina industrial.

En el año 2009 desde Barómetro Internacional analizamos un foro similar a este en Venezuela, en esa oportunidad realizado por la derecha venezolana, representada por la “denominada” Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la cual convoco a parte de este panel, como fueron González, Cardozo, Lagos, entre otros, para mostrar su voluntad “democrática”.  En esta oportunidad tenía el objetivo de denunciar la propuesta económica bolivariana e intentar mostrar una faceta socialdemócrata de este sector de la MUD. Pero la realidad que en este foro no se logro demostrar que la Tercera Vía sea un modelo para los países en vía de desarrollo y menos en los de escaso desarrollo. Además esta propuesta fue aplicada sin grandes resultados, tanto en Inglaterra y España como en varios países de nuestro continente, además se sustenta en la competencia y por ende en la destrucción de los mercados emergentes de los países subdesarrollados.

Antecedentes de estas corrientes de Libre mercado con efectos recesivos

Hoy al analizar porque Santos quiere convocar a los padres del neoliberalismo, nos muestra algunas peligrosas contradicciones, porque las políticas de los gobiernos de Uribe y Santos, que asumieron la defensa de los Tratados de Libre Comercio (TLC), creando una estrecha alianza con el gobierno de George Bush, (TLC que no solo son de carácter económico, sino también militar, con la aceptación de estos mandatarios de la instalación de 7 bases militares en Colombia, creando en América Latina un poderío militar de EEUU en el centro de Sudamérica con peligrosos efectos) y la actual política del presidente Obama, de reflotar la doctrina Monroe, en la cual somos su patio trasero y somos área de influencia de EEUU, objeto  de cualquier intervención si va contra los intereses de esta nación y de las trasnacionales.

Nos parece de importancia analizar los antecedentes del libre mercado, los cuales han sido sustentado en las propuestas de los economistas Yuppie (es un término propio del inglés estadounidense para referirse a un miembro de la clase media alta entre 20 y 43 años de edad), los que formaron parte de la denominada de la escuela de los Chicago Boys (en español: Chicos de Chicago) es un término aparecido en la década de 1970 para denominar a los economistas liberales educados en la Universidad de Chicago, bajo la dirección de los estadounidenses Milton Friedman y de Arnold Harberger.

Los “democráticos” miembros de los Chicago Boys tuvieron influencia decisiva en el régimen militar del dictador Augusto Pinochet en Chile, Henry Alfred Kissinger jugó un papel preponderante en la política exterior de Estados Unidos entre 1969 y 1977 y fue consejero de Seguridad Nacional durante todo el mandato inicial, fue acusado como el padre de los golpes militares en Sudamérica, para destruir, torturar y asesinar a miles de personas, con el objetivo de crear las condiciones para instalar en el Continente, el modelo neoliberal, destruir economías e implantar los modelos recesivos del fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y con la anuencia de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Pero volviendo a los Chicago Boys, nos parece importante ratificar, que estos grupos  han  sido los artífices de reformas económicas y sociales que llevaron a la creación de una política económica referenciada, que es la actual  economía de mercado de orientación neoclásica y monetarista, y a la descentralización del control de la economía. A Milton Friedman, que acuñó el término falso de «milagro de Chile» (The miracle of Chile), para referirse a la obra de sus discípulos en ese país, no le importaban los miles de muertos, solo el capital como base de la sociedad humana.

Nuevamente el debate sobre la Tercera Vía económica en Latinoamérica

La realidad de concebir el neoliberalismo y la economía de mercado como una salida a la crisis se desploma, tal como ocurrió con la especulación inmobiliaria que puso al descubierto las debilidades de las finanzas de EEUU, así como un dólar devaluado sustentado por la “maquinita” de hacer dólares del Tesoro estadounidense,  y la misma necesidad de solicitar préstamos  a China y Rusia, han endeudado al gobierno de Obama en mas un 70 por ciento de sus reservas en dólares. Esta realidad del mercado mundial ha llevado a la crisis a muchas naciones europeas, volviendo a los viejos paquetes recesivos del FMI, creando ajustes gravísimos sobre los gastos sociales, médicos, de educación, de seguridad social, lo que ha llevado a millones de europeos a revivir los efectos de la guerra. Porque el hambre, la desocupación, la pérdida de vivienda, son las consecuencias de un modelo capitalista desnaturalizado que solo ve los intereses de los monopolios y las ganancias, sobre la vida humana.

Es por eso que nos preguntamos, ¿Hay un capitalismo “con rostro humano”? ¿ ¿ Existió en los gobiernos de  Clinton, Blair, González y los otros invitados una salida a la crisis, se defendieron los derechos de los ciudadanos, tanto en derechos humanos, como en seguridad social para los ciudadanos? ¿Ha habido garantías para el desarrollo de las naciones latinoamericanas, además de ser meras receptoras de importación de capitales, de reducir nuestros países a meras maquinas, sin cobrar impuestos, ni ingresos, solo mano de obra barata?  ¿Ese es capitalismo “humano”, explotar y ofrecer regalías, como lo hicieron los españoles con nuestros indígenas?

Hoy América Latina avanza en la búsqueda de un modelo alternativo y pluripolar, buscando los caminos para la unidad política y económica, en la región, de manera de construir un Mercado Común. Porque es imposible hablar de un modelo humanista, si no creamos nuestra propia identidad, porque tenemos la mayoría de los recursos naturales. Porque el continente tiene las mayores reservas de petróleo, acuíferos, variedades de metales, o la biosfera de la amazonas, pulmón natural del mundo.

Ante esta realidad de riquezas naturales, ¿por qué debemos depender y comprar a intermediarios nuestras necesidades? Solo con un intercambio continuo entre los países Latinoamericanos y el Caribe podemos crear mecanismos de comercio sin depender de las multinacionales, a las que le vendemos nuestra materia prima a precio de vacas flacas, y le compramos a los países industrializados las mercancías a precio de vacas gordas.

Un mal negocio para nuestros pueblos, no hay humanismo en el capitalismo, solo hay explotación, miseria y efectos nocivos para el planeta./Barometro Internacional

diegojolivera@gmail.com