Barreto: “Si el socialismo no es una manera de ser” entonces “se va desgastando, se va burocratizando”

Redes insiste en la construcción de un “contrapoder” que restituya la soberanía al pueblo

Nancy Mastronardi

Su organización, que agrupa colectivos revolucionarios, celebró dos años de luchas. “Nosotros queremos el poder, pero no el poder político de las instituciones”, sino el que se construye desde abajo, señala el periodista

El 11 de junio de 2012 nació el Movimiento de las Organizaciones y Colectivos Revolucionarios (Redes). Fue el mismo día que el comandante presidente, Hugo Chávez, se inscribió como candidato presidencial ante el Consejo Nacional Electoral y presentó el plan de patria.

Redes sigue insistiendo en el socialismo de lo concreto, de lo cotidiano, y en la construcción de un “contrapoder” que restituya plenamente la soberanía y el poder al pueblo, como lo expresó al Correo del Orinoco el vocero nacional de Redes, el comunicador social Juan Barreto.

-¿De dónde surgió Redes y por qué?

-Nosotros somos una expresión del movimiento popular organizado y somos producto de una necesidad de los colectivos revolucionarios; Redes nace de numerosísimas discusiones que tuvimos a todo lo largo y ancho del país llevando la idea, la necesaria conformación de un espacio donde los colectivos revolucionarios de base, particularmente aquellos que tienen trabajo socioproductivo, se agruparan y presentaran una propuesta política común.

Ante “la circunstancia de la candidatura del presidente Chávez, nosotros pensamos que ese era un buen momento para aparecer, dar a conocer nuestras propuestas, posesionar unas siglas, un espacio político y a partir de allí comenzar una construcción”, agregó Barreto.

Para la militancia de Redes, era indispensable una plataforma que fuera la forma de expresión de los colectivos revolucionarios en el terreno político-electoral y que permitiera mostrar un sesgo, una tendencia, una corriente que practica el socialismo desde la vida cotidiana.

“Nosotros tomamos muy en serio una frase del presidente Chávez, quien nos dijo una vez, una vez que visitó el colectivo Alexis Vive, que el socialismo tenía que ser un conjunto de hechos concretos que impactara la vida cotidiana de la gente, Chávez lo resumió como el socialismo de lo concreto, el socialismo de la vida cotidiana”, recordó el comunicador social.

Entrevistado por el Correo del Orinoco, Barreto aseguró que si el socialismo no es una creación colectiva, si no es una práctica que va más allá de las enunciaciones políticas y de las consignas, “si el socialismo no es una manera de ser y de construir la convivencialidad, las maneras de relacionarse, entonces el socialismo se va desgastando, se va burocratizando y la idea socialista se va perdiendo”.

SOCIALISMO COTIDIANO

“El socialismo es el momento en el que los productores libres, libremente asociados, asumen el control de su propia existencia”, afirmó Barreto. El entrevistado estima que asumir el socialismo como un modo de vida es fundamental para que se convierta en una realidad.

Como principal ejemplo del socialismo cotidiano, citó al colectivo Alexis Vive, de la parroquia 23 de Enero, en Caracas: “Ellos tienen una construcción práctica, se reúnen con la comunidad, hacen asambleas; en las asambleas se decide, se decide cómo se distribuyen los dividendos que otorga la producción colectiva”.

Las y los integrantes del colectivo Alexis Vive tienen una panadería, tienen una carpintería, están haciendo una cancha techada de tabloncillo; elaboran jabones, detergentes. Tienen una bloquera; una empacadora de azúcar, otra de granos, otra de arroz. “En fin, los camaradas de este movimiento desde su práctica cotidiana y desde su práctica colectiva están prefigurando lo que debe ser el socialismo”, afirmó Barreto.

El analista sentenció que “si nosotros nos aferramos a la tesis de la transición y no construimos desde hoy, desde ahora, ese nuevo modo de producción, si no damos los primeros pasos hacia la construcción de ese nuevo modo de producción, nunca surgirá una nueva hegemonía”.

EL CONTRAPODER

-¿Usted cree que en algún momento se pueda vivir de esa forma? ¿Profesando el socialismo cotidiano?

-Esa es nuestra prédica. Nosotros no estamos peleando con nadie, no estamos compitiendo con nadie. Nosotros queremos el poder, pero no el poder político de las instituciones: es un nuevo poder, es la construcción de un nuevo poder, es un contrapoder, es aquel poder que no se toma sino que se construye de abajo hacia arriba, restituyéndole la soberanía al ciudadano.

Refirió el sociólogo que la Constitución Bolivariana dice en el artículo 5 que la soberanía es intransferible; “mucha gente no entiende eso, la soberanía es intransferible y se ejerce directamente, dice la Constitución y así debe ser”.

Sostuvo que, para no ceder la soberanía propia a ningún otro poder, se debe acabar con la democracia representativa. “La democracia representativa ¿qué es?, es el momento en el que tú cedes tu pedazo de soberanía a otro para que te represente”.

Al asumir que la soberanía es intransferible y que se ejerce directamente, “tú estás diciendo que vas a crear otro tipo de democracia que es la democracia directa, donde tú te representas a ti mismo”.

Agregó: “Un hombre-un voto, como decía Luther King, un hombre-un voto, un hombre-una voz, un hombre-una palabra; yo no tengo por qué ceder mi poder, ceder mi soberanía a otro”.

Barreto refirió que, de acuerdo con Carlos Marx, “es en la producción, en el control directo de la producción, donde se ejerce la democracia”.

-¿Eso significa que aún no existe ese control directo de la producción por parte de las ciudadanas y los ciudadanos?

-No, y hacia allá tenemos que avanzar. Si tú estás haciendo el jabón con el que te bañas, si tú estás empacando el azúcar que te tomas con el café, si tú estás haciendo la ropa que te compras, si tú eres el que organizas la fiesta, bueno, tú estás creando una sociedad nueva, una sociedad distinta.

-¿Eso es lo que Redes promueve? ¿La vida en comuna?

-Claro. Ahora, en la medida que eso va creciendo y va siendo la vida de la gente va surgiendo un nuevo Estado. Porque ¿qué es un Estado en última instancia?, es un conjunto de reglas de juego comúnmente aceptadas, es una legitimidad que se ejerce sobre un territorio.

-¿En esa nueva sociedad desaparecerían los alcaldes y los gobernadores?

-Claro, claro y por eso la oposición le tiene tanto miedo y siempre que vienen elecciones dicen: “la comuna quiere acabar con las alcaldías y gobernaciones”, como que si fuera un pecado; todo lo contrario.

-¿A qué otras personas les da miedo?

-A los burócratas. Yo le decía a varios candidatos a alcalde, les decía: lo primero que usted tiene que hacer es poner una carta de renuncia, sin fecha y esa carta de renuncia dársela a un consejo superior del poder popular en la comunidad, electa directamente por los ciudadanos, para que usted mande obedeciendo. Ninguno lo hizo.

Dijo Barreto que las autoridades municipales y regionales tienen el deber de gobernar obedeciendo al pueblo, siguiendo las instrucciones y sugerencias que este da.

“Si las decisiones se están tomando permanentemente de forma colectiva no hay posibilidad de corrupción, porque hay una contraloría directa permanente, no hay posibilidad de ineficiencia porque la gente está sobre la marcha, corrigiendo las cosas y denunciándolas”, puntualizó el periodista venezolano.

GOBIERNO EN LA CALLE

El vocero nacional de Redes comentó que le propuso al presidente de la República, Nicolás Maduro, dar un salto cualitativo, “pasar del gobierno de calle, que es el gobierno del Presidente en la calle, al gobierno del pueblo en la calle”.

Aseveró que el Ejecutivo debe gobernar a favor de las ciudadanas y los ciudadanos “y va para la calle con la gente; ese es un paso importante porque eso no se hacía antes, pero ese tiene que ser el primer paso para llegar a una fase nueva que es el pueblo autogobernante, el pueblo que gobierna desde sus asuntos, desde la calle, que es la única manera que nosotros vemos que se pueda mandar obedeciendo”.

También le propusieron al Mandatario Nacional la creación del ministerio del poder popular para los asuntos campesinos, que agrupe a todas las instituciones relacionadas con la tierra, la producción agrícola.

A su juicio, es indispensable que se cree un Consejo Superior del Poder Campesino: “¿Con quién? Bueno, con los movimientos campesinos organizados, con los productores”.

ECONOMÍA POPULAR

Para combatir la guerra económica y la escasez de algunos alimentos, Barreto propuso también la incorporación de la sociedad organizada en la economía nacional.

“Un sector privado, un sector público. Pero la Constitución también habla de un tercer sector de la economía, que es la sociedad organizada. Yo le decía al presidente Maduro: Presidente, usted que está hablando de zonas especiales de desarrollo, bueno, vamos a crear también unas zonas especiales de desarrollo del poder popular”, comentó.

-¿Serían zonas especiales por cada Estado?

-Claro, zonas especiales por cada Estado, estudiando cuáles proyectos son viables, cuáles están en proceso y potenciándolos.

¿Es posible que todo lo produzcamos aquí, que no necesitemos importar?

-Claro. Hay una tesis de la Universidad de los Andes, que demuestra que Trujillo, solo el estado Trujillo, está en capacidad de abastecer a todo el país desde el punto de vista de las cuatro hortalizas fundamentales que son tomate, cebolla, pimentón, zanahoria, papa y lechuga.

Indicó que Caracas solamente consume semanalmente 200 toneladas de cada uno de estos rubros y buena parte de estos se importan, vienen de distintas partes, “no hay unas líneas de abastecimiento que no estén en manos de mafias, de roscas”.

Aseveró que la producción de alimentos debe estar en manos del pueblo, y no de empresarias y empresarios privados.

“Venezuela tiene que ser un país de emprendedores, un país de creadores, un país de productores, no un país de gente que dependa de la renta petrolera. El clientelismo y el rentismo nos están matando”, sentenció.

De acuerdo con Barreto, el socialismo tiene que ser un salto cualitativo en las relaciones sociales de producción y eso pasa por dinamizar la producción privada, por dinamizar la producción del Estado, pero también “por potenciar, lanzar y multiplicar un nuevo modo de producción en ciernes que viene naciendo y que ha tenido muchos obstáculos y dificultades”.

Sugiere el periodista la creación de un banco del Poder Popular, que sirva para financiar proyectos socioproductivos, muchos de los cuales ya están en marcha, “pero en términos pequeñitos porque no tienen muchos recursos”.

Resaltó: “Tampoco al socialismo se va a llegar de un día para otro, pero vamos creando la experiencia, que el pueblo pueda manejar recursos. ¿Y quiénes manejarían ese banco? Bueno, las organizaciones mejor consolidadas, más serias, con mayor tradición y trayectoria del movimiento popular”.

-¿En cuántos años podrían los venezolanos vivir en un sistema socialista así?

-En la misma medida en que nosotros avancemos en esa dirección acortaremos los tiempos. Ahora, yo no te podría decir tantos años. Ahora, esa es la propuesta nuestra y como nosotros no la hemos visto claramente dibujada en otros partidos decidimos hacer uno que dijera esas cosas. Por eso te digo, Redes no nace para pelear con nadie, más bien para impulsar y acompañar a otros.

Foto/Joel Aranguren