Conozca qué es el gas lutita o esquisto

La exploración se hace a gran profundidad

La estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y la empresa brasilera Petrobrassuscribieron una alianza para iniciar exploraciones conjuntas en el occidente venezolano en busca del gas lutita o esquisto.
Así lo informó el presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, desde Maracaibo (estado Zulia), donde ayer participó en la Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ingeniería Petrolera.

“Hemos aprobado en el ministerio hacer las primeras exploraciones por búsqueda de gas de lutita acá en el Lago de Maracaibo.  Vamos a comenzar en nuestra empresa mixta Petrowayu”, explicó el también titular del despacho de Petróleo y Minerías.

Gas de lutitas o esquistos

El desarrollo acelerado de gas no convencional proveniente de lutitas está causando gran conmoción en el mercado internacional de hidrocarburos. Los avances tecnológicos de los últimos años han permitido que la producción de shale gas (fundamentalmente en Estados Unidos) crezca, causando una drástica reducción del precio del gas natural (GN) a nivel mundial. Asimismo, se tiene noticias del descubrimiento de potenciales reservas de gas de lutitas en países como China, México, Argentina y Francia. El presente Informe Quincenal busca explicar de modo sencillo qué es y como es este extraído.

¿Qué es el shale gas?

Conocido también como gas de lutitas es simplemente gas natural cuya procedencia es el esquisto (en inglés, shale). Los esquistos son rocas sedimentarias de grano fino compuestas por arcilla, lodo y limo, las cuales son ricas en materia orgánica. Los esquistos se caracterizan por su alta impermeabilidad (la cantidad de poros que poseen es muy baja, lo cual evita la fuga de los fluidos que contiene).

Como se puede observar en la imagen adjunta, el shale gas se encuentra a mayores profundidades que otras fuentes de gas natural convencional, lo cual, sumado a la impermeabilidad de las rocas en las que se encuentra, hace su extracción inviable en cantidades masivas y comerciables sin el respaldo de la tecnología adecuada para su extracción.

En los últimos 10 años, los avances tecnológicos de extracción de shale gas realizados por Estados Unidos, pionero en la investigación de este tipo de gas, han incrementado la eficiencia y rentabilidad de esta actividad.

¿Cómo se extrae el shale gas?

La aplicación de técnicas de perforación para estimular la producción de gas en Estados Unidos empezó a crecer rápidamente en la década de los 50’s. A mediados de los 70’s, la asociación de dos operadores privados, el U.S Department of Energy (DOE) y el Gas Research Institute (GRI), empezó a investigar y desarrollar tecnologías para la producción comercial de shale gas.

Mitchell Energy and Development Corporation (MEDC) experimentó, entre los 80’s y 90’s, la extracción a grandes profundidades de shale gas en el yacimiento Barnett Shale en Texas.

Desde el 2005, tras el aparente éxito de MEDC, otras compañías ingresaron agresivamente al mercado de shale gas ya que solo Barnett Shale producía más medio millón pies cúbicos de gas natural por año. Los productores ganaron confianza sobre la rentabilidad de producir gas de modo que empezaron a perseguir nuevas formaciones de shale en otras zonas.

En los últimos 5 años, los rápidos avances tecnológicos de extracción de shale gas realizados por Estados Unidos han incrementado la eficiencia y rentabilidad de esta actividad extractiva.

Cabe destacar que este proceso es costoso, sin embargo, muchos países esperan que en unos años los costos se reduzcan de manera significativa.

Métodos de extracción

Las tecnologías actuales de extracción son dos: la perforación horizontal (horizontal drilling) y la fractura

hidráulica (hydraulic fracturing), las cuales funcionan de manera complementaria:

�� Perforación horizontal: permite llegar a la zona donde se ubica el shale gas. Se realiza, inicialmente, una perforación vertical hasta llegar al yacimiento, tras lo que el perforador gira horizontalmente para introducirse

y taladrar los pozos de shale.

�� Fractura hidráulica: Este procedimiento – conocido también como fracking o hydrofracking – consiste en bombardear fluidos que contienen agua, arena, gases comprimidos, sustancias químicas, entre otros a

presiones suficientemente altas como para incrementar la porosidad y permeabilidad de las rocas creando fracturas artificiales para que el gas escurra hacia la superficie.