Arde Colombia y quema a Venezuela

David Corredor Cuéllar Director General MSBColombia
David Corredor Cuéllar
Director General
MSBColombia

La frase original es de Juan Manuel Santos, primer antichavista, antibolivariano, anti revolucionario y antisocialista, que a nombre de la oligarquía rancia Liberal-Conservadora Colombiana, se manifestó el mes de Abril de 2004.

Con tesis sin fundamentos científico, escribió para la Revista DINERS de Bogotá. “Arde Venezuela y puede quemar  a Colombia”. Siendo incendiarios por concepción, achacan al antagonista lo que ellos son.

La atención del pelele Enrique Capriles Radonsky en la Casa de Nariño este 29 de Mayo, más el terrorífico y el devastador anuncio que durante el mes de Junio, suscribirá un acuerdo de cooperación con la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) para mostrar su disposición de ingresar a ella, confirma sus intenciones y evidencia sus orejas ideológicas.

Incendiarios, enemigos de la paz, jinetes de la violencia, auténticos demonios del mal cabalgando sin pudor sobre charcos de sangre en defensa de pútridos intereses. No merecen otro calificativo. Apestan.

Los amantes de la Guerra andan de festín; no se dan cuenta que la guerra, lleva consigo todos los errores y horrores que conocemos, siendo el peor de todos los errores, el parasitismo, creado por el culto de Dioses Materialistas, llámense dinero, oro o petróleo.

El parasitismo acorralado por los avances del Socialismo Bolivariano Humanista impulsado desde Venezuela, ataca demencialmente a los que descubren las bondades del trabajo en común y el usufructo en común que se impone a pesar de sus bravuras de toro enardecido. El parasitismo de los guerreristas (Imperio Yankee) y religioso (judío-sionismo) contesta con bramidos y reúne a los suyos, se defiende y se arma de diversas maneras. “Son responsables, culpables y cómplices, todos los que tienen las armas en la mano: los que desde los templos y fuera de ellos imploran al dios de las venganzas, de las iras y de las victorias; los que no observan la perfecta neutralidad; los que sin estar en guerra, dan elementos de guerra a uno u otro bando; los que siembran la calumnia y coartan la libertad del pensamiento por la censura, apropiándose del derecho individual de cada hombre; los que en cualquier país, hacen partidos en favor de uno u otro bando beligerante y todos ellos son un estorbo a la divina ley que se proclama y todos serán quitados y raídos de la faz de la tierra.” Joaquín Trincado Mateo, Los Extremos se tocan. Buenos Aires. 1930.

La incorrecta conducta y la ambición de los Yankees de Norte América ve oro en la sangre derramada por la guerra y ese oro la enceguece.

La guerra NO puede ser el destino de Colombia.

Bajo el precepto filosófico que la Guerra matará la Guerra el espanto de la muerte hará que los hombres abracen la Paz, la fraternidad y descubran la importancia del Amor de Hermanos para alcanzar el verdadero progreso. “El que sabe amar es el que sabe más”, enseña el filósofo Español, Don Joaquín Trincado Mateo.

Es un insulto a la inteligencia pretender hacer virtud la incorporación de Colombia a la OTAN. Resulta inadmisible y no se pude permitir. Cuando ellos dicen que no, es Sí.

Las guerras fueron útiles al progreso cuando eran nobles, no cuando son producto del odio a la humanidad en este caso al Socialismo Bolivariano.

No puede la Paz mundial estar expuesta a ser víctima de intrigas y ambiciones políticas desaforadas. La Paz hay que blindarla de la locura de la Guerra.

El Movimiento Socialista Bolivariano MSBColombia trabajará fuerte hasta que la humanidad deteste la guerra y la proscriba para siempre.

Del “Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, de Derechos Civiles y Políticos, así como el Protocolo Facultativo de este último”, aprobados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en votación Unánime, en Nueva York, el 16 de diciembre de 1966, copiamos:

ARTÍCULO 1

1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.

 

ARTÍCULO 20

1. Toda propaganda a favor de la guerra estará prohibida por la Ley.

DEL CÓDIGO PENAL COLOMBIANO LEY 599 DE 2000, Artículo 458. Instigación a la guerra. [Penas aumentadas por el artículo 14 de la ley 890 de 2004] El colombiano, aunque haya renunciado a la calidad de nacional, o el extranjero que deba obediencia al Estado, que realice actos dirigidos a provocar contra Colombia guerra u hostilidades de otra u otras naciones, incurrirá en prisión de ciento sesenta (160) a trescientos sesenta (360) meses.  Si hay guerra o se producen las hostilidades, la pena imponible se aumentará hasta en una tercera parte.

M.S.B. Colombia “Compromiso con la Humanidad”

Como Trincado, Sandino y el Che, decimos:

Hasta la Victoria….

SIEMPRE MAS ALLA