Venezuela asume presidencia de Mercosur en seguridad y justicia

Montevideo, 7 jun (PL) Venezuela asumió hoy aquí en ceremonia especial la Presidencia pro témpore del Mercado Común del Sur (Mercosur) en las esferas de seguridad y justicia.

Ese cargo lo recibió el mayor general Miguel Rodríguez, ministro venezolano del Interior, Justicia y Paz.

El traspaso se hizo en la Torre Ejecutiva (sede del gobierno) al culminar los trabajos y la firma de los documentos acordados en varias reuniones de autoridades de países integrantes del bloque regional.

Se trata de la 33 Reunión de Ministros del Interior y Seguridad, la 39 de Ministros de Justicia y la 11 de Jefes de Fuerzas de Seguridad y Policiales.

Rodríguez, al asumir la nueva responsabilidad, se comprometió a trabajar por la integración regional, que describió como el sueño del Libertador Simón Bolívar y del Comandante Hugo Chávez.

Resaltó la voluntad del presidente Nicolás Maduro de fortalecer el bloque suramericano en todas las esferas, incluidas la seguridad y la justicia, con una nueva concepción basada en experiencias propias.

Señaló la coincidencia de las políticas de varios países de la región, en base a una perspectiva de derechos humanos en la prevención del delito, y reseñó los seis ejes de la Misión A toda vida, Venezuela, para enfrentar el delito en su país.

Venezuela, subrayó, está preparada y dispuesta a trabajar con sus hermanos del sur en la nueva concepción de seguridad ciudadana y justicia social frente a los retos delictivos.

El ministro uruguayo del Interior, Eduardo Bonomi, al traspasar la Presidencia pro témpore a Rodríguez, le auguró una fructífera gestión y agradeció los aportes de todos los participantes en las reuniones.

Puntualizó la importancia, en el marco del Mercosur, de profundizar el intercambio de información, crear un sistema informático común, lograr acuerdos sobre seguridad en grandes eventos y sobre las nuevas modalidades del delito.

Por su parte, el ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich, resaltó la necesidad de actualizarse ante los avances tecnológicos, tanto para mejorar los servicios de justicia como para enfrentar los delitos más complejos.

JH