General López Hidalgo: Oligarquía colombiana no permitirá la vida política de las FARC

General de División (r), Melvin López Hidalgo
04/06/13.-El General de División (r), Melvin López Hidalgo, enfatizó que a la oligarquía colombiana no le conviene por motivos históricos, políticos, sociales y de clase que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) sea incorporada a la vida política del país vecino, ambición que será sepultada si el gobierno neogranadino se anexa a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).
En entrevista exclusiva a YVKE Mundial en el programa «Causa y Efecto»que modera Alberto Plana, López Hidalgo precisó que por más esfuerzos que haga la Mesa de Diálogo de Paz “la ultraderecha colombiana no aceptará esa negociación como tal. Es decir, la paz debe darse por la derrota militar de la subversión colombiana”.De ese contexto, el General de División recordó que a mediados de 1999 el imperialismo norteamericano estableció bases militares en Aruba, Curazao, Santa Isabel y Colombia, país que ratificó el anclaje militar por órdenes de Álvaro Uribe Vélez con el objetivo de mantener un ambiente tenso en la región.Plan Operativo BalboaDurante la entrevista, López Hidalgo indicó que en el año 2001 la Organización del Tratado del Atlántico Norte realizó un ejercicio bélico llamado “Plan Operativo Balboa” que tenía como meta una simulación de invasión en el occidente de Venezuela perpetrado desde Colombia y Panamá.

“El plan ofensivo que firma Uribe en diciembre de 1999 contra Venezuela llamado ‘Plan Centauro’ es una copia al carbón de lo que practicó la OTAN en el Plan Balboa. Debemos fijar un contexto histórico que guarda relación”, apuntó el experto.

En enero de 2008 el entonces presidente de la República, Hugo Chávez, denunció ante el mundo a Álvaro Uribe, quien presuntamente planificó con el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) el asesinato del líder de la Revolución Bolivariana.

El Comandante Chávez destacó en aquel entonces que la Operación Balboa era efectivamente un plan real para invadir Venezuela y capturar sus campos petrolíferos. Agregó que el imperialismo norteamericano era el principal responsable del objetivo bélico.

Un hecho puntual de impasse diplomático para el ex secretario del Consejo de Defensa de la Nación, Melvin López Hidalgo, fue la acción de Juan Manuel Santos, entonces ministro de Defensa, que ordenó bombardear el 8 de marzo de 2008 el territorio ecuatoriano donde murió el líder de las FARC, Raúl Reyes.

Enfatizó que las relaciones bilaterales entre Colombia y Venezuela “no se enmarcan por intereses de unidad o de solidaridad; al contrario, la oligarquía tuvo la necesidad de acercarse al Gobierno Bolivariano”./Yvke