Capriles dice que tiene «histeria por el cambio»

Caracas, 08 Abr. 2013.- Llegó a la tarima siguiendo el mismo guión, venía de atravesar en camioneta el lugar donde se encontraban sus seguidores. Ya había lanzado unas cuantas gorras, a la derecha, a la izquierda, a la derecha, al izquierda. Habló y agradeció a las miles de personas que presenciarían su confesiones.Caía la tarde del lunes en Barcelona, Globovisión transmitía en vivo y Capriles se dirigía a sus seguidores con una camiseta recién puesta del equipo de baloncesto Marinos de Anzoátegui.El candidato antichavista confesó que ha hecho esfuerzos inconmensurables para ganarse la confianza del electorado, y ese mismo ajetreo lo tienen «cansado», con «agotamiento en el cuerpo», en una semana de campaña.

«Yo vengo aquí a pedirle la confianza a ustedes y también a pedirles el voto», dijo quien participó en el golpe de Estado, el paro sabotaje petrolero y asedio violento a la embajada cubana en Caracas, hechos efectuados entre abril de 2002 y enero de 2003.

El candidato comentó que minutos antes de iniciar la actividad una persona le preguntaba cuánto pesaba.

«Me preguntaban que cuánto estaba pesando, le dije: ‘Estoy en el chasis, estoy en el chasis por Venezuela», contó «el flaquito».

«Es histeria por el cambio»

Capriles continuaba lanzando frases y Globovisión resolvía el momento transmitiendo pasajes de su llegada cuando lanzaba las gorras. También se mostraban imágenes de sus seguidores, quienes utilizaban símbolos chavistas vaciados de contenido por la derecha.

En ese momento Capriles hablaba de su delgadez y admitía su cansancio por la campaña que realiza para pedir confianza.

«Ya no es euforia, es histeria por el cambio», gritó con la voz exaltada, nerviosa, con ojos desorbitados y fuera de sí, al hablar sobre como se sentía en medio de la campaña electoral.

Cada hora «es más difícil»

Capriles también hizo referencia a lo cuesta arriba que le ha sido esta campaña electoral. «En las próximas horas va a ser más difícil», admitió el candidato antichavista que durante su intervención se burlaba del plan magnicida denunciado por el Presidente Nicolás Maduro, donde estaría involucrado Armando Briquet, íntimo amigo de Henrique, y quien fuese jefe de su comando de campaña en los comicios del pasado 7 de octubre, donde resultó derrotado.

Maduro denunció este domingo que Capriles colocó a Briquet como enlace de mercenarios salvadoreños para generar desestabilización en el país, atacar el sistema eléctrico nacional y atentar contra su vida.

Las frases seguían, Capriles buscaba como hacer para cambiar ese panorama «difícil» de las elecciones, y pidió a sus seguidores imitar el proceso del 1×10, movilización realizada por la militancia socialista para garantizar el voto del pueblo.

El particular llamado a voto y el ataque al CNE

Capriles volvió a atacar al árbitro, al ente rector de los comicios en los que participa, el Consejo Nacional Electoral (CNE), a pesar de que el pasado 16 de diciembre de 2012, resultara electo y juramentado por ese órgano comicial como gobernador del estado Miranda.

«El flaquito» prometió «hacer todo lo que tenga que hacer para defender los votos», sin dar más detalles.

Entre las cosas que según Capriles algunos venezolanos le venderían su voto a Maduro a cambio de artículos para el hogar.

«Yo siempre le he dicho al pueblo: Agarren lo que el gobierno le dé, pero vote por un peor (sic) futuro», expresó con vehemencia el candidato.