Grecia suspende de por vida a un futbolista por celebrar un gol con saludo nazi

Giorgios Katidis dice que no sabía lo que significaba...

Giorgios Katidis dice que no sabía lo que significaba…

Atenas, marzo 18 – El jugador del AEK de Atenas Giorgios Katidis (Tesalónica, 12 de febrero de 1993) fue sancionado con la exclusión de por vida de todas las categorías de la selección de Grecia por celebrar un triunfo con el saludo nazi.En tiempos en los que el partido de ultraderecha Amanecer Dorado tiene una amplia representación en el Parlamento del país, los directivos de la Federación Griega de Fútbol imponen un castigo ejemplar al considerar ese gesto como un insulto hacia todas las víctimas de la brutalidad nazi. El país heleno, pese al apoyo del Ejército inglés, sufrió la ocupación y el expolio por la Wehrmacht alemana desde abril de 1941 a octubre de 1944 durante la Segunda Guerra Mundial. Se estima que más de 300.000 civiles murieron por el hambre y cientos de miles más por las represalias, dejando la economía del país en ruinas, causa y desarrollo también para su larga Guerra Civil (de 1943 a 1950).

El polémico saludo del mediocampista de 20 años se produjo tras el segundo gol (min. 84) de la victoria del AEK 2-1 ante el Veria FC el sábado. Katidis, con su torso desnudo y brazos de amplios tatuajes al aire, saludó al sector radical de la hinchada con el brazo derecho extendido. La celebración le costó una amarilla instantánea (por quitarse la camiseta), pero lo pagará con no defender jamás los colores blanquiazules de Grecia. «La acción del jugador de saludar a los espectadores al estilo de los nazis ofende gravemente a todas las víctimas de la barbarie nazi y lesiona de modo profundo el carácter pacífico y humano del fútbol», dijo un comunicado de la Federación sobre la acción del dorsal número 8 del AEK.

El joven futbolista, tanto en una televisión de Atenas como en su cuenta de Twitter, explicó que no conocía el significado y que no sabe de política, que aborrece el nazismo, insuficiente para el perdón de los directivos de la Federación. Según medios atenienses, parte de la hinchada negra y amarilla, sobre todo Original 21, exigió también a los directivos del AEK, club con orígenes en las luchas greco-turcas, que el jugador sea expulsado del equipo. Se especula que el mediocampista lo abandonará, hecho no confirmado.

Según propia versión, el ‘guiño’ del Olímpico de Atenas estaba dedicado a otro futbolista en la tribuna. Sostiene que lo señaló con la mano y exhortó a los espectadores a levantarse. Esa postura al estilo hitleriano, aseguró Katidis, no significa ni simboliza nada para él, y alegó que aborrece el Nazismo. Su propio técnico, el alemán Ewald Lienen, explicó después del partido su gesto como mezcla de ignorancia y de juventud: «Es un chico joven que no tiene ideología política. Quizá haya visto este saludo en Internet o en algún otro sitio y lo hizo sin saber lo que significaba», comentó en declaraciones recogidas por el ‘Daily Mail’.

«Tener conocimientos superficiales es peor que la ignorancia y eso rige también en mi caso y en la forma en como lo festejé», escribió el jugador en una carta de despedida publicada por medios griegos. Su técnico también aclaró que el chico no tiene idea de cuestiones políticos y que lo vio llorar tras el revuelo montado. «El muchacho se comportó en una forma muy, muy inmadura y completamente tonta», según sus palabras a la agencia DPA. Lienen aseguró que no es la primera vez que incurre en una «falta de respeto». «Esto es inexcusable. El AEK Atenas es un club con raíces antifacistas. En mi opinión él no tiene más opciones aquí, pienso que los hinchas ya no podrán aceptarlo».

La polémica traspasa lo futbolístico al producirse en un país muy sensibilizado con el ascenso del partido neonazi Amanecer Dorado, que aplaudió este ‘gesto de la Antigua Grecia’.