¿Qué es ser de derecha?

derecha (En el aniversario de un cobarde asesinato)

JM. Rodríguez

Hay un obstinado venezolano residenciado en USA, Gustavo Coronel se llama. Si no es el más venenoso, es el más prolífico columnista de la oposición, cada dos días escribe sus aborrecimientos, y se los publican. Yo, que por razones de salud, evito leer esas cosas, lo hice una vez cuando enumeró las motivaciones para ser de derecha.Me sorprendió que fuera sólo un listado de ascos y gozos: que si odia la cursilería, el joropo y el vino de Carora; que es una ridiculez bautizar un tanquero con el nombre de la Negra Hipólita, que toma güisqui y se baña todos los días. Ah, también, que aceptaría que una mujer gobernara este país, siempre que no sea como Cristina.

Es decir, todo light. Nada que ver con aquellos militantes alemanes de la derecha socialdemócrata, que vaciaron a golpes la cabeza de Rosa de Luxemburgo, hace ya 94 años.

Pero, no hay que ir tan lejos, aquí también los tenemos ¿recuerdan a los anclas de Globovisión, haciendo en la noche del 11 de abril, la lista de los chavistas a eliminar? o ¿recuerdan a los que intentaron linchar a un ministro?

Son de derecha porque asumen que la plutocracia norteamericana es la forma más perfecta de democracia, lo demás es populismo. Arguyen que la participación sólo es cosa de partidos, gremios y sindicatos.

Creen que hay países peligrosos para los intereses norteamericanos, que deben ser vigilados con cuidado y, además, intervenidos, porque, como lo dijeran hace días el internacionalista del canal golpista y el jefe de la MUD: la ingerencia es un concepto superior al de soberanía. Harían lo mismo que hizo el Papa Ratzinger: agradecer al ministro de la defensa norteamericano, sus esfuerzos en proteger, al mundo, de los “malos”.

Ya nos lo había advertido la roja Rosa: “humillados ante el enemigo exterior, florece el coraje viril de los hijitos de la burguesía, bestiales con los indefensos caídos…”