Guatemala/Sobre FONAPAZ…

Camilo Martiano

 fonapaz guaEl Fondo Nacional para la “Paz” fue creado el 28 de junio de 1991, mediante el Acuerdo Gubernativo 408-91, como fondo social emergente de Gobierno derivado del proceso de Paz. A través del Acuerdo Gubernativo 310-2000, se definen sus líneas de “acción”:Construcción de vivienda y hogares comunitarios rurales; Construcción de edificios del Estado; Construcción de salones comunales; Construcción de canchas polideportivas; Programas educacionales y recreaciones, Programa de laminas; accesorios y materiales para construcción del área rural; Programa de ayuda alimentaría; Construcción de centros escolares y su equipamiento; Apoyo de proyectos de Paz;   Otras que específicamente le asigne el Presidente de la República, que no han sido más que puestas en duda a la población por el manejo y corrupción que había venido desarrollando esta institución. Varias de estas líneas de acción se convirtieron en la retorica perfecta para la justificación y creación de obras, no solo sobrevaloradas, sino mal construidas. Muchas de estas se “ejecutaron” sin que el pueblo se enterara que la administración anterior ya había elaborado dicha obra. Es decir las obras se cotizaban y en su mayoría solo se quedaban en papel; haciéndole creer al pueblo que la obra de FONAPAZ estaba llegando con certeza a la población. Lo único que llegó con certeza fue el dinero que estos cobraron por las obras fantasmas.

                Hoy el Gobierno de Otto Pérez decide “cerrar” o trasladar como dice la Vicepresidenta de la República, creando otra contradicción en la línea de mando. El Presidente ha mandado a cerrar la Institución y por otro lado la Señora Baldetti ha dispuesto reorganizar y reacomodar a todo el personal que encierra dicha institución. Creando una serie de polémicas en el medio ambiente político, como en la opinión publica.

                La MISION de esta institución era: Implementar, con transparencia, programas y proyectos en beneficio de las comunidades que históricamente han estado marginadas, sin oportunidades para su desarrollo económico y social. Dicho sea de paso nunca se vio la transparencia de esta Institución del Estado, pero si se dejó ver el interés personal de cada director de la misma y con ello, las malas obras ejecutadas a lo largo de estos casi 22 años de existencia.

                La VISION era: Erradicar la pobreza y la pobreza extrema a través del involucramiento de las comunidades, en el desarrollo de programas y proyectos eficaces que permitan mejorar la calidad de vida de sus pobladores, propiciando la paz y la justicia social. Visión que se quedó estrictamente en Visión e ilusión; nunca se logró concretar este postulado debido a lo mismo y hoy Guatemala se encuentra igual o peor en cuanto a la pobreza extrema que FONAPAZ debió haber erradicado en mas de 20 años de vida pública.

                Los OBJETIVOS fueron varios, entre ellos embolsarse ese fondo y hacer creer a la población que se estaba trabajando en beneficio de todas aquellas personas en pobreza y pobreza extrema, lo que sí se dejó ver era la entrega de dadivas súper costosas para el pueblo en general y súper ganancias para todas aquellas empresas que licitaban ante FONAPAZ un proyecto “Benéfico” para la población. Dichos proyectos no eran más que el enriquecimiento ilícito a través del erario nacional y con ello demostrar en los diferentes gobiernos que las cosas estaban cambiando.

                ¿Que vendrá ahora? Después de haber escuchado al presidente en sus declaraciones sobre el cierre de este organismo CORRUPTO, ha comenzado a circular en el ambiente unas hipótesis que no dejan de tener un tinte verdadero, cuando dice la población ahora ¡que haremos sin FONAPAZ!  Estos que han estado diciendo tales expresiones, vienen desde los interesados vendedores de proyectos como los acaparadores de los mismos. Por otro lado y es una percepción propia: deberían entonces encerrar a todos los empleados de esta extinta institución de “Beneficio Social”. Llevarlos en general a un juicio donde den cuentas de que fue lo que hicieron con los fondos del Estado, en que se lo gastaron y cuanto costó cada utensilio dado en las comunidades, presentados como la obra maestra y salida de la situación infernal en que se encontraban. Cuando esta sigue vigente y no ha cambiado en lo más mínimo la situación después de haber recibido la ayuda de FONAPAZ.

                Sabemos de las declaraciones del Señor Presidente, pero también sabemos de las contradicciones de la señora Vicepresidenta. Ambos están manejando discursos diferentes y no se sabe quien manda a quien. En ese sentido se debe tomar la palabra del presidente, pero que sucederá con ese fondo destinado en estos últimos veinte años a las poblaciones de más escasos recursos y que muchos de ellos eran parte del conflicto armado interno (guerrilleros). ¿Sera entonces que esta plata la vayan a designar al MIDES (El nuevo Ministerio de Desarrollo Social) o al IPM (Instituto de Previsión Militar)? Tengo esta presunción porque en Guatemala se han estado viendo casos de venganza; digámosle así porque en los últimos días el mismo Presidente dijo: “Que no se investigara nada de los hechos ocurridos y perpetuados por el ejercito en los años 1987 hacia atrás”· Estas declaraciones llegaron directamente a la CIDH (Corte Interamericana de Derechos Humanos), quien conoce de estos casos y hace un trabajo investigativo al respecto. En ese orden creo entonces que, si en los últimos 20 años se garantizó en gran medida a las familias de guerrilleros, porque no ahora se puede beneficiar a través del MIDES ó IMP – supongo – a las familias de los combatientes del ejército. Creo aquí cambiara únicamente el nombre y seguirá lo mismo, únicamente ahora serán las familias de los soldados caídos en combate quienes reciban los “beneficios” de lo que hasta hace un par de días era FONAPAZ. Nos queda estar pendientes de que es lo que vayan hacer y de lo que  vayan a decirle al pueblo.

                A manera de resumen es claro que la actual administración no sabe que hacer; lo que si es verdad que los fondos de esta institución a algún lado conveniente irán a parar. Concluyo sugiriendo a la comunidad internacional que tanto aporto fondos a esta institución estatal, pida las cuentas correspondientes a los gastos realizados por tan incalculables “Obras Sociales” que dieron vida al escándalo que hoy día recorre las diferentes calles de Guatemala.