MIRANDA: Entre la ficción y lo real

Jesse Chacón

La «limpieza», simbolo de gestión eficiente en Miranda/WEB

Los resultados de las elecciones presidenciales del 7 de octubre, terminaron por darle el triunfo al candidato Hugo Chávez Frías y han venido a mostrar nítidamente que toda la campaña opositora se construyó sobre un engaño premeditado, sistemático y continuado a sus propios electores. Fiel a la conducta del avestruz, el candidato de la derecha venezolana Enrique Capriles escondió todo el tiempo su cabeza bajo la tierra en un intento por no ver de frente la amplia derrota que se avecinaba.

El Buen Gobierno, solo en el Este, lo demás… es lo demás! / Web

Tras la borrachera de ilusiones, solo ha quedado la resaca de una oposición que no termina por comprender su derrota.No la comprenden porque para ellos venezuela es el Este de Caracas, el interior del país y los sectores populares a quienes grotescamente llaman tierruos no existen; pero ha sido ese fantasmal pueblo invisibilizado por décadas quien apareció presto a defender la continuidad de un gobierno que es garantía de inclusión y un modo de vida digno.

Pero dentro del archipiélago opositor, diversas voces han salido a invocar mayor sentido de responsabilidad y sensatez, al respecto varios de ellos han dicho:

– “La oposición disminuyó en 9 puntos porcentuales en los sectores populares en el nivel de votos con relación a las elecciones parlamentarias, aunque son dos comicios distintos, no dejan de ser referenciales y de acuerdo con nuestras estimaciones, Chávez subió entre 4 y 5 puntos en la clase media”.

– ”No puede ser que cuando ganamos los resultados son limpios y cuando perdemos hay fraude”.

– “Se deben evaluar los resultados electorales con mucha frialdad y sin refugiarse en numerologías tontas¿por qué sólo ganamos en Táchira y Mérida y fuimos derrotados incluso en el estado donde el candidato es gobernador?, ¿por qué se perdió Carabobo, por ejemplo? No podemos seguir con el consuelo tonto de que crecimos tanto por ciento en tales estados, que sacamos más votos o que Chávez decreció, acabamos de perder en estados en los que incluso arrasamos en las parlamentarias y antes habíamos triunfado en las gobernaciones”.

El fondo de estas expresiones en boca de voceros de la oposición, está dado por el arrasador triunfo del Chavismo en los estados emblemáticos donde la oposición era mayoritaria y tiene el control de los gobiernos estadales, los casos más emblemáticos los representan el estado Zulia donde la oposición perdió por 127.170 votos, Carabobo con 111.127 y Miranda por 5.354. Estos números no son gratuitos y representan una evaluación de la gestión de los candidatos de la derecha en sus estados respectivos.

El saldo estratégico de todo esto es claro, el modelo de restauración neoliberal para venezuela ha sido derrotado. La vanguardia política de la derecha venezolana ha colapsado en su eufemismo de unidad y se ha fragmentado en la escena política, buscando reconfigurarse intentan convertir a Miranda en el bastión simbólico que les devuelva un nivel de protagonismo en la escena política para estos próximos seis años, de perder miranda, Zulia y Carabobo la derecha habrá recibido un duro golpe en su intento de recuperar el poder.

Muchos analistas de la derecha ya empiezan a posicionar la dimensión simbólica de Miranda, incluso a la elección para la gobernación de este estado la han llamado “la batalla de stalingrado” en alusión a la decisiva batalla librada entre fuerzas alemanas y rusas, la cual al fracasar los alemanes en su intento por tomar la ciudad significó la inflexión en la avanzada nazi y la derrota futura de los Alemanes.

El simil es muy interesante; pero lo que no ubica claramente el cronista opositor, es que la batalla de Stalingrado se libró el 7 de octubre, se libró entre la derecha proimperial y neoliberal que pretendía tomar la nación y los sectores populares movilizados por la esperanza y defensa de un modelo que hoy es garantía de derechos tangibles. Igual que Stalingrado, la victoria del 7 de octubre de 2012 significa sin dudas el declive estratégico de la burguesía en su pretensión por volver al poder.

En Miranda claro está se librará una batalla importante; pero mientras la oposición se juega toda su superviviencia, el Chavismo solo se jugará el control de una posición en su avance político.

Sin embargo, los resultados de las elecciones presidenciales en Miranda muestran que el histórico fortín de la oposición hoy les podría colapsar, si bien los resultados en las elecciones presidenciales no se traducirán de idéntica forma en las elecciones para gobernadores, si es importante analizar los problemas que enfrenta la oposición en su disputa por esta gobernación:

– En primer lugar la oposición tiene que lidiar con la frustración de la derrota en sus filas, precisamente las más significativas, las del este caraqueño que votan en esta circunscripción.

– Los mensajes de la oposición han sido erráticos, sin altura para reconocer los resultados y validar el papel del CNE, se han dedicado a sembrar la duda con la tesis del ventajismo y un arbitro electoral como herramienta del Chavismo. Esta conducta torpe podría insentivar la abstención en sus filas.

– El candidato a la gobernación Enrique Capriles, llega desgastado después de perder la elección presidencial y sacar al candidato electo en primarias, Carlos Ocaríz. Arrastrará el peso de ser una campaña para su reelección.

– Su gestión en la gobernación ha sido pésima, el abandono de las comunidades populares, la vialidad y los servicios publicos, se suma a la situación de ser el estado con mayor índice de delitos y con la mayor tasade homicidios. Aquí su prédica de la campaña presidencial se volvería contra él mismo, aquí el va por su reelección y todo este tiempo ha sido gobierno.

– Hay evidentes indicios de fracturas en el campo opositor, generados por una política excluyente de Capriles, así como de su partido Primero Justicia hacia el resto de los partidos que hacen vida en la MUD. La tan promocionada unidad hoy se encuentra en discusión.

– Capriles enfrentará a un candidato como Elías Jaua, joven y bastante visible después de su desempeño como vicepresidente, conocedor de los principales problemas de la gente y valorado como un exitoso gestor de políticas publicas.

Así las cosas la avanzada del Chavismo sobre los últimos reductos de la derecha venezolana, particularmente en Miranda hoy es más probables que nunca. De nuevo el pueblo Mirandino tendra en sus manos la herramienta para vencer a una clase política que por décadas los invisibilizó y condenó a la pobreza.

Este 16 de Diciembre los mirandinos escogeran entre un candidato que se preocupe por la solución de sus problemas mas apremiantes o uno que solo pretende usar la gobernación como plataforma para aspirar nuevamente a la presidencia.

Jesse Chacón

Director GISXXI

www.gisxxi.org