Pakistán prueba misil con capacidad nuclear

Islamabad, 17 sep (PL) Pakistán probó hoy con éxito el misil crucero Babur, de factura autóctona y con capacidad para portar lo mismo ojivas convencionales que nucleares, informó la Oficina de Relaciones Públicas del Ejército.

También llamado Hatf-VII, el proyectil vuela a baja altura y puede alcanzar objetivos a 700 kilómetros sin ser detectado por los radares y con un alto nivel de precisión. Está dotado además de un sistema que le permite informar en tiempo real su trayectoria.

De acuerdo con el comunicado del Ejército, el ensayo consolidará la seguridad nacional y su capacidad disuasoria estratégica.

Probado varias veces desde plataformas fijas, en esta ocasión el Babur fue propulsado desde un vehículo que hizo de lanzadera móvil.

A la maniobra asistieron el director general de Planes Estratégicos, teniente general (r) Khalid Ahmed Kidwai, y altos mandos del Ejército.

El presidente Asif Ali Zardari, el primer ministro Raja Pervez Ashraf y el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Khalid Shamim Wyne, felicitaron a los científicos e ingenieros encargados del proyecto por «su gran éxito».

Aunque Pakistán nunca ha revelado el rango de sus misiles -todos denominados con nombre de conquistadores musulmanes-, expertos en defensa atribuyen a los mayor alcance de dos mil 500 a tres mil kilómetros, lo que coloca a su archirrival la India bajo su poder fuego.

Las dos únicas naciones del sur de Asia que forman parte del exclusivo club de potencias nucleares han librado tres guerras desde su independencia en 1947, dos de ellas por el limítrofe territorio de Cachemira, con la consecuente preocupación para la región y el resto del mundo.

De acuerdo con un estudio de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, más de mil millones de personas en todo el mundo podrían morir de hambre si Islamabad y Nueva Delhi emplean sus armas nucleares.

Además de que las nubes de radiación contaminarían las tierras de cultivo cercanas al centro de las explosiones, el hollín en la atmósfera devastaría las cosechas debido a la reducción de la temperatura global y de las precipitaciones en todo el planeta, señaló la investigación.

JH