El Mercosur es estratégico-defensivo para Venezuela

Entrevista al periodista venezolano Modesto Emilio Guerrero

Modesto Emilio Guerrero.

Mario Hernandez (MH): Una alegría tenerte de nuevo en el país.  Modesto Emilio Guerrero está radicado en Argentina desde 1993. Es autor de diez libros sobre América latina, biografías, periodismo, Mercosur, cuento y poesía. Su último texto es Medios y Poder en la historia. El caso Venezuela (Monte Ávila, Caracas 2012). En 2010 la editorial El Perro y la Rana publicó dos ediciones de su obra 12 Dilemas de la Revolución Bolivariana, premiada con una Mención por la Fundación Gustavo Machado, de Caracas en 2011, fue el libro más vendido de la Feria Internacional del Libro 2010.Quiero aclarar que no es el único premio que ha recibido. Más adelante vamos a estar hablando de otro importante reconocimiento con el que se despidió de Venezuela luego de más de medio año de residencia en ese país.

Fue seleccionado en Cuba como autor del capítulo venezolano para un volumen sobre la izquierda latinoamericana (2012). Ha pronunciado conferencias en Noruega, Chile, Venezuela, Brasil, Uruguay y Argentina. Escribe para los diarios argentinos Página 12, Tiempo, Agencia Internacional del Mercosur y Contra Editorial. En Venezuela, para Poder en la RedCiudad Caracas, Aporrea y en Bolivia para el diario Época.

Presentado nuestro amigo y compañero Modesto Emilio, la primera pregunta es ¿Qué significa el ingreso de Venezuela al Mercosur?

Modesto Emilio Guerrero (MEG): Significa varias cosas, pero cualquiera de ellas va a depender del ritmo de la geopolítica sudamericana en el contexto actual del mundo. La primera es que se potencian mutuamente en términos desiguales. Venezuela le aporta al Mercosur sus reservar energéticas incalculables, convirtiéndolo en el bloque más fuerte en ese aspecto, y el Mercosur le aporta a la economía de Venezuela un mercado comprador e inversor gigante, con dimensiones similares al de EEUU, que es lo que nos ha dominado desde 1845. Una pequeña muestra de ello es la reciente exportación de varios millones de piezas de vidrio producidas en Venezuela hacia el Mercosur. Eso no era posible con EEUU o Europa. Es solo una muestra de lo que puede ser para Venezuela, que es la más débil en el flujo comercial con el bloque es el ganador en la oferta de bienes e inversiones. Pero este es el aspecto más capitalista, pragmático del asunto. Si se agotara allí, sería un fracaso desde el comienzo, no haría falta ser del Mercosur. Las dos grandes preguntas en este asunto son dos, una, ¿podrá Venezuela apoyarse en el mercado del Mercosur para diversificar su producción más allá del petróleo?, las condiciones internas las tiene, pero ¿podrá? Esa es la primera cuestión. La segunda es de tipo político: ¿Será capaz el bloque sureño de proteger a un Estado condenado por Washington a ser permanente golpeado, amenazado, atacado, saboteado?

Otra aspecto serio, es que Venezuela ingresa a un modelo económico comercial opuesto a su política interna, y al mismo tiempo, en el terrero político es empático con ella, debido a que son los Estados los que determinan el Mercosur desde hace más o menos 7 años. Antes eran las empresas, sobre todo las multinacionales. Con los cambios en América Latina, también fue modificándose relativamente el Mercosur y ahora son las políticas estatales, algunas empresas estatales. Venezuela ingresa en esta brecha. Podríamos presenciar modificaciones en los perfiles, tanto del Mercosur como de Venezuela. No olvidemos que Venezuela es un país con un gobierno y un régimen político que tienen un programa, una orientación que quiere avanzar al socialismo, de carácter estatalista, cierto, pero socialismo, esto significa una contradicción dentro del Mercosur donde solo se practica capitalismo.

Eso se podrá resolver con acuerdos y reacomodamientos entre los Estados porque los gobiernos son amigos. El problema va a estar cuando los gobiernos dejen de ser los actuales por las razones que sean y entonces tengan que ponerse de acuerdo gobiernos con  políticas estatalistas y gobierno más neoliberales o anti progresistas.

Para Venezuela va a significar muchas cosas, mucho de lo ya hecho en economía y comercio desde el Mercosur hacia Venezuela se va a potenciar. Es lo que comentaba el comandante Chávez en el audio de ustedes, que estaban escuchando, por ejemplo, PDVSA no tenía con quien pactar en Argentina y sí lo tenía en Ecuador, Bolivia y Brasil. Una cosa curiosa porque Argentina “regaló” YPF en 1993 y el gobierno de Néstor Kirchner no la quiso recuperar y Cristina Fernández la recuperó parcialmente. Ese mérito tardío lo aprovecha Venezuela para poder operar. Ahora tiene un socio, un partner, con quien trabajar que será el Estado argentino porque Venezuela se niega a trabajar en este tipo de empresas estratégicas con empresas privadas, sobre todo si son multinacionales.

MH: Estaba leyendo un artículo de Atilio Borón donde señala que la significación fundamental de la entrada de Venezuela al Mercosur radica en que rompería el aislamiento al que quiso someterla EE. UU. luego de la derrota del ALCA en Mar del Plata en 2005. ¿Compartís este punto de vista?

MEG: Parcialmente. Borón tiene razón en el aspecto que Venezuela se desaísla más, se protege. En un libro que me van a publicar a comienzos de septiembre en Caracas llamado Venezuela en el Mercosur, defino que Venezuela ha optado por un defensismo estratégico, es la categoría que inventé para tratar de explicar lo que pasa. Para Venezuela el Mercosur es defensivo, pero pensando en el largo plazo es estratégico, o sea, es para defenderse de la economía imperial que la presiona, de los estados imperiales que lo amenazan. En esa medida es correcto lo que señala Borón porque el Mercosur le sirve para protegerse en términos comerciales, políticos y económicos.

EE. UU. sigue siendo el principal vendedor de bienes a Venezuela. ¡Eso es un absurdo como dato económico! Si lo contrastas con la política antiimperialista de Venezuela es una contradicción, de la misma manera que Venezuela sigue siendo el principal vendedor latinoamericano de petróleo a EE. UU. No es responsabilidad del gobierno de Chávez, pero es una contradicción heredada que no ha podido resolver. El Mercosur ayudará a resolverla porque están las 2 economías más importantes de Sudamérica y 2 de las 4 más importantes del continente, eso le permitirá ampliar un mercado no impeial para su petróleo y cobijarse no solo con mercaderías que le venderán para sustituir las norteamericanas, sino también con inversiones que son capaces de hacer ambos estados, sobre todo Brasil. Ahora bien, si en más o menos 5 años eso no ha ocurrido, entonces algo falló, crecerá la contradicción y el ingreso al Mercosur disminuirá en su sentido estratégico.

Lo que es poco preciso de lo dicho por Borón es que la derrota del ALCA significó para Venezuela su viraje al Mercosur. En un sentido es cierto, porque coinciden los tiempos de lo uno y de lo otro. Pero no es preciso en que eso no fue lo principal que produjo la derrota del ALCA. Este fue oficialmente derrotado en 2005, aunque ya lo estaba desde meses atrás en las calles de varios países de América latina, pero en Mar del Plata fue sellado su final. Chao Bush. Chao Fox. Chao ALCA. Un año después, en julio de 2006, Venezuela pidió oficialmente el ingreso al Mercosur, en eso coincide con lo que dice Borón, pero el resultado de la muerte del ALCA no fue la repotenciación del Mercosur, éste siguió languideciendo, sobreviviendo a sí mismo hasta el año 2009 cuando comenzó a repuntar.

¿Qué resultó de la muerte del ALCA? No el Mercosur, sino el ALBA (La Alianza Bolivariana de las Américas), luego Unasur, Petrocaribe, todas esas son políticas potenciadas en la brecha abierta desde 2005 por la derrota del ALCA. El Mercosur es previo, de 1991 y junto con ese hecho cronológico, no era contradictorio con el Mercosur, de hecho había negociaciones muy avanzadas con la Oficina del ALCA en Panamá. El Tratado de protección de inversiones de EEUU en Uruguay, de 2005, fue una avanzada del ALCA dentro del bloque.
El Mercosur participó muy poco porque es un organismo atado a los negocios neoliberales, las famosas cross borders que son empresas que están en Argentina y Brasil y producen en forma combinada. El 73% de esas empresas están controladas por empresarios norteamericanos, españoles, franceses, japoneses, alemanes o Techint de Argentina. Eso no es contrario al ALCA.
En cambio, era opuesto por el vértice al ALBA, muy distinto a Unasur de 2007, a Petrocaribe, a Petrosur, a Petroecuador, a Telesur, a Bansur, estas son las nuevas fórmulas que conformaron la geopolítica del continente concentrada en América del Sur, todas se explican en buena medida por la brecha abierta con la derrota del ALCA.

Borón tiene razón en un ángulo. El Mercosur se benefició porque le sirvió a los gobernantes del Mercosur para tener políticas más autónomas, por ejemplo, la renuncia conjunta de Argentina y Brasil al FMI.

MH: Quiero dar otra vuelta de tuerca. Otra de las afirmaciones que hace Atilio Borón en su artículo “Derrota del imperio: Venezuela ingresó en el Mercosur”, es que desde el punto de vista de la diplomacia estadounidense el ingreso de Venezuela al Mercosur es la mayor derrota sufrida desde el descalabro del ALCA.

MEG: No lo he pensado en esas dimensiones, pero puede ser. Si no es el principal es uno de ellos, pero no creo que a EEUU le haya preocupado más que el ALBA. Te aclaro que no polemizo para ver si gano, quiero saber a quién de los dos le da la razón la realidad, o no.

Fíjate que el Mercosur no ha sido tema de debate controversial ni de cuestionamientos políticos en la Cámara de Representantes de EE. UU., es un hecho comercial, en cambio, el ALBA fue motivo político de un seminario por parte de los Partidos Demócrata y Republicano y el Tea Party como grupo político, en la Cámara Baja en octubre 2010. Es un hecho muy llamativo. El título era, si mal no recuerdo, “Los peligros del ALBA para la gobernabilidad de la zona andina”. Eso no se ha hecho con el Mercosur. En esa medida el Mercosur no representa el mismo riesgo para la hegemonía geopolítica de EE.UU. ¿En qué sentido veo que Borón tiene mucha razón? En que el peso geoeconómico del Mercosur es muchísimo mayor que el del ALBA. Si el Mercosur se convirtiera en algo un poco parecido al ALBA, entonces estaría de acuerdo en llamar “la mayor derrota desde el descalabro del ALCA”, pero es potencial.

Es verdad que el ingreso de Venezuela le representará -prefiero ponerlo en condicional-, se convertirá en un problema para EE. UU., porque convierte al Mercosur en un bloque muy importante al integrar el 4º PBI del continente y la principal reserva estratégica de crudo y gas del mundo por encima de Arabia Saudita e Irak. Como potencia energética el Mercosur adquiere un rol estratégico en el mercado global que no tenía antes. Si hubiera ingresado Ecuador no hubiera aportado ese agregado estratégico, pero Venezuela se lo da por el petróleo, el gas, el PBI y por el peso político específico ganado desde 2002 en el continente y el mundo. Fíjate que hay elecciones el 7 de octubre, es un país mediano, y parece que fueran las elecciones de Brasil, México o Estados Unidos. Esos cuatro datos, sin dudas, le dan al Mercosur una dimensión que sí le puede preocupar a EE. UU., porque ocurren en su campo de trabajo, en su patio trasero. Se ha fortalecido, o mejor, comienza a fortalecerse un bloque que no es opositor pero tiende a ser autónomo; pero insisto, mientras se mantengan este tipo de gobiernos al frente de los países que lo integran. Si dentro de 7 meses cuando Paraguay elija un nuevo presidente y vuelva, ya que ha sido suspendido temporalmente, y supongamos que el nuevo mandatario es proyanqui o hay un desplazamiento por vía electoral en Argentina o Brasil, ya no sabremos qué será del Mercosur. Por eso prefiero usar el potencial porque el Mercosur depende de su esquema gubernamental y no de estructuras de Estado como la Unión Europea.

El CIADI es como un vampiro

MH: Una semana antes de viajar a la Argentina publicaste una nota en Caracas relacionada con el CIADI (Centro Internacional de Arreglos de Controversias sobre Inversiones) destacando la desvinculación de Venezuela de ese organismo. ¿Por qué le diste tanta importancia a esa decisión?

MEG: El Ciadi es como un vampiro. Se inventó a mediados del 60,  cuando se estaban consolidando procedimientos de cambio nacionalistas en más de 40 países en el mundo después de la II Guerra Mundial. Se forma porque esos desplazamientos afectaban las inversiones provocando un problema económico profundo. El Ciadi se hizo para garantizar la seguridad de las inversiones y el retorno de la tasa de ganancia de las empresas multinacionales en el mundo. Por eso responde al Banco Mundial. El Ciadi tiene ese objetivo. Si Venezuela seguía siendo miembro tenía que pagar entre este año y el próximo U$S 7000 millones. Argentina tendrá que pagar U$S 14000 millones por los juicios que tiene. Repsol anunció que le quiere hacer uno por haber tenido la actitud soberana de recuperar el 51% de su patrimonio. A Repsol le bastó una tímida actitud independiente, encomiable del lado de Cristina aunque limitada, porque el 51% no es la nacionalización, para tratar de enjuiciar al país. Argentina es el país con más juicios en el Ciadi, Venezuela era el segundo. Argentina va a ser esquilmada si no se separa de ese organismo. Hay una tendencia a separarse, sé que un sector del gobierno argentino lo está pensando.

MH: Hubo otro países latinoamericanos que han adoptado la misma actitud que Venezuela.

MEG: Bolivia y Ecuador. También Panamá está pensando en abandonarlo y México lo ha denunciado varias veces porque tuvo una cantidad de juicios. Es el tercer país más castigado por el Ciadi.

Chávez es de izquierda

MH: Vamos a pasar a temáticas vinculadas al proceso político interno de Venezuela. He leído un reportaje donde señalás diferencias entre el gobierno del Comandante Hugo Chávez y otros procesos con los cuales se lo compara muchas veces como los de Argentina del 50, México del 40 o Perú de Velasco Alvarado en los 70.

MEG: Es una tendencia natural, inevitable, porque se trata de un gobierno nacionalista. Todo proceso de cambio en países dominados nace por el lado del nacionalismo y la democracia, es natural, la presencia imperialista significa menos soberanía, menos democracia. Así sucedió en 1943 en Argentina antes de Perón, luego con Perón, con Getulio Vargas en Brasil, son más de 20 procesos de este tipo en América Latina durante el siglo XX.

Segundo porque es militar, aunque en Venezuela ya no haya un gobierno militar. Pero el “partido” central en Venezuela, además del PSUV, claro, es el llamado “partido militar”, que aunque no tiene nombre existe en forma no institucional, no orgánica. A comienzos de agosto impuso como candidato a Gobernador para el Estado Carabobo, a un militar que todo el mundo rechaza por reaccionario, eso ha hecho en muchos casos. Chávez sigue cultivando la cultura militar y eso es un derecho de él, cada uno ama lo que tuvo como formación; las tradiciones pesan en la memoria de los humanos. Hace un mes decretó la “Misión Soldado”. Él le hace culto a la vida militar, eso no significa que  haya un país militarista, menos una dictadura, pero existe una cultura militar en una parte de la sociedad, que no existe en este momento en ningún país de América Latina. Por suerte es una cultura militar de izquierda.

O sea, hay razones políticas para que se le busque algún parecido. ¿Cuál es entonces la diferencia?  Primero, que el chavismo nace cuando se derrumba la URSS y cambia el orden mundial, ese fue un cruce histórico absolutamente opuesto al de los anteriores. Segundo, que Chávez es de izquierda.
Casi todos los anteriores nacionalistas similares a él, militares o no, fueron de derecha, como Perón. Cuando digo de derecha me refiero a un pensamiento procapitalista, en ese sentido. Porque Perón fue de izquierda respecto a los yanquis o a los ingleses, cuando los enfrentó, también fue de izquierda respecto a una parte de la oligarquía y a los partidos Socialista y Comunista, lo que ya es bastante. Pero su objetivo no era el socialismo ni siquiera estatalista al estilo de la URSS. Chávez nace a la política en la izquierda, con la izquierda y para ella. En 1992 da un golpe contra la deuda externa, contra la represión militar a los estudiantes. Su error de método, putchista, de asalto nocturno, no anula aquellas motivaciones positivas que actuaron como un programa. Luego está lo que hizo, que es lo más importante, porque se puede ser de izquierda y hacer una política derechista. En 2005 se proclama socialista y desde entonces ha mantenido ese discurso. El programa de Estado en Venezuela se llama “Proyecto Nacional Simón Bolívar… Transición al socialismo”. El último programa para lanzarse como candidato presidencial en julio, es muy radical de izquierda, consta de 5 puntos que comienzan por el socialismo, sigue con el poder popular, luego la multipolaridad, propone un nuevo modo civilizatorio de vida y convertir a Venezuela en una potencia intermedia.

MH: Pero vos al mismo tiempo has señalado que en Venezuela crece más la economía comercial que la productiva, que la Aduana de Puerto Cabello es más importante que las empresas de producción social que no tienen patrón privado y que en todo caso lo que crece es el Estado. ¿Cómo es eso?

MEG: Es verdad, casi es una contradicción con lo que acabo de decir. Justamente ese es el peligro que corren los proyectos nacionalistas o antiimperialistas que no terminan el curso de las acciones que comenzaron y quedan a medio camino produciéndose un fenómeno político-cultural conocido como dualismo, que es una conducta política en la que se expresan los intereses del capital y lo del anti capital. Esto no es estático, pero en este momento, en el PBI de Venezuela predomina la Aduana de Puerto Cabello, la Aduana pesa más que las empresas no capitalistas que hay en Venezuela, más que el control obrero en las grandes industrias del acero, electricidad, minería, alimentación, hierro. Esa es la contradicción. Un ejemplo de esa dinámica es que a finales de este mes de agosto se realizará el II Encuentro del Control Obrero, que abarcan más de 300 fábricas, algunas son las más grandes del país en su rubro, menos el petróleo. También eso es parte del factor dinámico dentro de la contradicción.

MH: El caso venezolano es diferente al de nuestro país donde las fábricas autogestionadas por sus trabajadores son en general pequeños establecimientos.

MEG: Absolutamente subordinadas y secundarias aquí en Argentina. En Venezuela hay corrupción en muchas de esas empresas o hay burocracia, pero la presión social, la presión de abajo, de los trabajadores, no permite que se gerenticen como tuvieron que hacerlo en Argentina para sobrevivir en un contexto nacional opuesto al de Venezuela. En Venezuela el Estado les garantiza el financiamiento, los recursos, la maquinaria, el entrenamiento, la legislación, etc. A eso tenemos que sumar el movimiento campesino que ocupa tierras y a los barrios donde se ocupan terrenos urbanos con el apoyo del gobierno, que además usa tierras de las Fuerzas Armadas para construir viviendas populares por centenas de miles, o sea, que el ambiente, la dinámica, la tendencia general va en contra de la Aduana de Puerto Cabello, el problema es que en este momento, después de 13 años, la importación sigue siendo más importante que la producción y ese es un grave peligro.

MH: Como al pasar mencionaste a la burocracia que definís como una capa social fuerte que ha penetrado las instituciones y el gobierno.

MEG: Digo capa social en el mismo sentido que lo fue en la URSS o lo es hoy en Cuba. No me refiero a burocracia administrativa, porque reduciría el problema a los malos funcionarios de la administración estatal. Yo digo que en Venezuela se está conformando una expresión social, un segmento de la clase capitalista, enriquecida dentro de la economía petrolera bolivariana, y que esa nueva capa económica a la que llamamos boliburguesía por la combinación de su origen político, su relación con el gobierno y sus intereses sociales distintos al pueblo trabajador. Ella tiene una presencia dominante  en el aparato del Estado. La burocracia ha tomado el Estado para si desde el comienzo. Planteo que el excelente programa anti capitalista de 5 puntos que propone socialismo, es contradictorio con la existencia de esa capa social dominante.
No se puede realizar con el Estado que hay, porque está secuestrado por una burocracia que se independizó del pueblo venezolano y actúa por su cuenta, cada vez es menos interpelable, a los sectores populares les cuesta mucho hacerlo en este momento. Te doy un ejemplo para que se entienda lo que digo. Se expropió la principal fábrica de insumos agrícolas del país, que era de capitales españoles, y se puso en manos de los trabajadores. ¿Quién designó al gerente? Un grupo de boliburgueses. ¿Qué pasó? Ahora la empresa es improductiva. En manos de los capitalistas españoles era más productiva. Ese no es un problema de Chávez sino del segmento social que él dirige políticamente al Estado.

En Venezuela los capitalistas están desplazados de las grandes empresas

MH: También has hecho una afirmación fuerte en el sentido que la burocracia y la burguesía no pueden hacer retroceder el proceso político social venezolano con facilidad, tendrían que asesinar, masacrar, a medio millón de personas para aterrorizar a 10 millones de chavistas.

MEG: Para mí, esa es justamente la parte que no han comprendido los militantes o intelectuales más sectarios de la izquierda, los más onánicos del continente, que se guían superficialmente por las declaraciones o actitudes contradictorias del presidente Chávez, cuando elogia a Manuel Santos o Lobo, o entrega guerrilleros colombianos  y luego se contradice porque habla de socialismo. Limitan sus opiniones a un solo aspecto de la contradicción del chavismo. En Venezuela el proceso de transformaciones revolucionarias en la sociedad, en la economía y el régimen político avanzaron tanto, que generó un grado de polarización de clases y contra el imperio, solo resoluble por la vía violenta, salvo que la burguesía decida negociar, retroceder y no luchar por sus derechos, y tu sabes que no eso nunca existió. Las clases sociales propietarias jamás renunciaron a su propiedad. En cambio sí lo han hecho las clases oprimidas, pero nunca una clase propietaria renunció a su propiedad.
En Venezuela están muy desplazados de la propiedad social, industrial, de las grandes empresas que producen la gran plusvalía venezolana, ya no tienen el control de las ciudades, de su vida cultural. La impronta cultural de Caracas ya no es la burguesía sino los barrios y las nuevas clases medias, la política es de izquierda, desde el chavismo la propaganda es por el socialismo aunque luego se contradiga en la realización. Esa nueva realidad no se derrota en un acto electoral. Si Capriles Randoski ganara las elecciones, cosa que no va a suceder, no le dan los números, pero supongamos que gana el 7 de octubre, será un presidente sin país, porque la mayoría de éste es opuesto a él. ¡Cómo les dice a los campesinos que devuelvan 3.800.000 has. de tierra! ¿Les dirá, ¡háganlo! porque ahora gobernamos los burgueses? ¿Cómo les dice a los obreros que devuelvan 300 empresas medianas y grandes? Se lo puede decir, pero tendrá que hacerlo a los tiros. ¡Cómo les dice a los jóvenes en los barrios que abandonen los Consejos de Poder Popular, los centros y galpones culturales, los museos! ¿Cómo le dice a las mujeres de los barrios que abandonen Barrio Adentro y otras Misiones? ¿Cómo le dice a los medios alternativos, que son más de 600, que no funcionarán más! ¡Cómo desmonta 320 radios alternativas de mucha audiencia local o nacional! Cuando contrastamos con Bolivia, Ecuador, Argentina o Brasil, donde hubo transformaciones diversas, se verifica que en Venezuela se avanzó de tal manera que ya no se puede retroceder sin una derrota aplastante. En eso es más parecido a Ecuador o Bolivia, o Cuba. Por eso Chávez tiene una gran responsabilidad sobre sus hombros. O avanza con el proceso y completa el curso iniciado, o todo retrocederá. ¿Cuándo y cómo? No lo sé porque no soy brujo, pero sé que retrocederá, porque no existe vacío en la política y nada es estable todo el tiempo. No puede ser que una contradicción tan gruesa permanezca estable por 10 años más, que es el tiempo que aspira Chávez. Su error es creer que esta situación se va a prolongar 10 años más, o sea, que el enemigo mundial y el interno, por muy debilitado que esté, le van a dar tiempo para que se consolide. Así no funciona la cosa con los regímenes independientes, anti imperialistas. Ellos van a aprovechar todas las oportunidades, todas las contradicciones, la corrupción, la burocracia. Hay que expropiar a la burguesía bancaria y comercial, para eliminar las raíces capitalistas de la especulación, la corrupción, la base financiera de los medios enemigos, que en el fondo es la misma base rentista petrolera de la boliburguesía y de la burocracia. Sólo así se podrá completar la independencia respecto de EE.UU., si no, el proceso comenzará a gangrenarse. De hecho, ya existen signos de gangrena y el principal es la existencia de una burocracia dominante e independiente del pueblo. La gran pregunta es cuándo comienza el punto de no retorno.

Chávez: ‘Acá me estoy jugando la vida’

MH: ¿Cuál es el estado de salud del comandante Chávez? Me ha sorprendido verlo en campaña electoral con tanta fuerza, he seguido sus presentaciones en distintos puntos del país y me ha sorprendido su recuperación, por lo menos lo que se puede apreciar por TV.

MEG: Ese carajo debe tener 7 vidas. Es un tipo con una energía especial, admirable. Le quedan 5. Míralo bailando joropo, cantando, haciendo una campaña como si nunca hubiera tenido cáncer. La campaña que vi en Caracas, Valencia y Maracay fue impresionante. Tiene una capacidad vital que facilita la tarea política. Él repotenció con esta campaña a cientos de miles de militantes que se vienen alejando desde 2007, sobre todo con el programa socialista de 5 puntos los animó. El diario ABC de España quedó en ridículo ante el planeta y también en otros planetas si leyeran periódicos. Deben haber dicho: ‘¡qué ridículo ese diario español que pocos días antes de aparecer en público como un toro, aseguró que Chávez se moría!’. Acá se hicieron eco Clarín y La Nación. Su impresionante capacidad biológica y moral es directamente proporcional al cáncer que lleva acuestas, o sea, es hombre condicionado, de hecho se habla que ya no se presentará en 2019. Eso dicen algunos jefes del chavismo con los que hablé en Caracas y Maracay.  Ya se postulan los sustitutos, figuras con lobby, de reemplazo o de continuidad del líder venezolano. Eso te habla de un límite.

Lo tercero que te voy a decir es muy delicado, pero lo tomo de las palabras del propio Chávez. Él dice: ‘acá me estoy jugando la vida’. Eso dijo en los 3 últimos discursos que le escuché en Venezuela. Esas palabras no son gratuitas. El sabe que esta campaña le puede salir cara. Lo que pasa es que si no gana estas elecciones se derrumba todo, no solo él. Él es el proceso y viceversa. El proceso depende tanto de él que no hay manera de separar uno de otro y si no gana las elecciones todo retrocedería más rápido. Esa es la contradicción vital, más sobredeterminante, a no ser que haya una resolución revolucionaria, más democrática desde abajo.

Esa contradicción tiene una fecha de prueba: 7 de Octubre. Se gana ahí o se pierde todo. Por suerte casi todos los indicadores estadísticos y sociales, señalan que va a ganar. No llegará a los 10 millones de votos, pero triunfará con 7/8 millones, mientras la derecha burguesa, que ha registrado buena dinámica de crecimiento, pero desde muy abajo en su volumen, va a sacar entre 5/6 millones de votos. El chavismo ganaría con 2.5 millones de ventaja, aproximadamente. A finales de septiembre volvemos a comunicarnos y seguramente tendremos otras cifras, estos son mis cálculos sobre las tendencias estadísticas de las consultoras.

MH: Estabas con un pie en el avión y recibiste el Premio Nacional de Literatura “Estefanía Mosca” por Crónica del reportero que filmó su propia muerte. ¿Qué significó para vos ese reconocimiento?

MEG: Voy a contestarte con palabras de Pedro Brieger cuando recibió un premio acá: es un mimo. Un premio no te cambia nada. Pero yo no hago hipocresía o falsa modestia, claro que da mucho sabor, el ego se te hincha un poquito ese día, después te das cuenta que es un reconocimiento al trabajo, más me gustaron los 10.000 bolívares que me sirven para sufragar gastos superiores a mis magros ingresos.

MH: La semana pasada le entregué el ejemplar que me dedicaste hace casi 10 años a Renán Vega Cantor que lo quiso leer, así que te comprometo al aire para que me obsequies otro.

MEG: El nombre que le dieron en Argentina fue Reportaje con la muerte. Van a hacer una edición de 3000 ejemplares en Caracas así que te garantizo uno para ti.