Colombia/El Quid: En Congreso quieren que prostitutas tengan contrato laboral

DAVID MONTES

Análisis al proyecto de ley que contempla que trabajadoras sexuales tengan contrato laboral y seguridad social

Proyecto de ley busca que trabajadoras sexuales tengan prestaciones y se regule su labor.

Si el Congreso aprueba una ley que hace algunos días presentó el senador de ‘la U’ Armando Benedetti, los prostíbulos tendrían que llevar “un registro cronológico detallado de los servicios sexuales” prestados por quienes allí trabajen.En esa planilla también se detallarían datos como fecha, hora, nombre o seudónimo de la persona prestadora del servicio, lugar, valor cancelado, comisión pagada al establecimiento y una breve descripción del servicio.

La iniciativa, que también busca que las prostitutas tengan contratos laborales formales y prestaciones sociales, también establece medidas para desincentivar la prostitución, como la prohibición de la publicación en medios de comunicación de avisos clasificados alusivos al tema.

Se quiere que exista una seguridad social para ellas, un soporte contractual, que existan zonas de tolerancia y que tengan acceso al servicio de salud para prevenir infecciones”, aseguró Benedetti.

El proyecto ha generado diversas reacciones. Para Daniel Samper Pizano, columnista de EL TIEMPO, es, en general “bueno” aunque tiene cosas “torpes y absurdas”, como la creación de un circuito cerrado de televisión en los prostíbulos, algo que a su juicio “es una invitación a la extorsión”.

Por su parte Diana Navarro, coordinadora de la Red distrital de personas en ejercicio de la prostitución, aseguró que “este no es un proyecto formulado mancomunadamente con la población que ejerce prostitución, ni con las organizaciones que abordamos este asunto; por eso es confuso en su articulado”.

Respecto a la propuesta de brindar contratos formales a las prostitutas, Benedetti afirmó que el pago de la seguridad social y los beneficios serían iguales a los de, por ejemplo, un maestro que puede trabajar por horas en varios sitios.

Belisario Gordillo, administrador de un prostíbulo en el centro de Bogotá, estimó que esta medida sería como “inducir a una persona a la prostitución“. Ya que si él “estaría obligado a pagar la seguridad social, ellas tendrían que cumplir también.  Como mis empleadas podría exigirles que produzcan”.

De igual forma para varias trabajadoras sexuales consultadas el real riesgo de esta medida es que ellas le tengan que “cobrar más caro a los clientes”.

El proyecto también plantea crear zonas de tolerancia bajo la dirección del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y prohíbe el exhibicionismo en o hacia espacios públicos.

De igual forma, estipula multas con varios salarios mínimos legales a prostitutas y establecimientos que no cumplan con la reglamentación y buscará la creación de un fondo para el Restablecimiento Social de las personas que ejerzan el trabajo sexual.

Para Carlos Alberto Garzón, subdirector para la Adultez de la Secretaría de Integración Social de Bogotá, este es un proyecto que “le aporta a la discusión sobre la prostitución y la saca de los armarios y los cuartos en los cuales ha estado archivado el debate, poniéndolo a la luz pública”.

La iniciativa, radicada hace pocos días, está pendiente del primero de los cuatro debates que tendría que superar para convertirse en ley.