Paraguay/Otra vez campesinos listos para ocupar tierras en Ñacunday

 Javier Rodriguez Roque

 Apenas horas después del desalojo de campesinos que ocuparon una hacienda en Saltos de Guairá, miles de labriegos paraguayos sin tierras, acampados junto a un latifundio en Ñacunday, dijeron estar listos para entrar en esa propiedad.

Las familias campesinas, pertenecientes a la denominada Comisión Santa Lucía, decidieron en una plenaria fijar este viernes como fecha tope para ocupar las 15 mil hectáreas reclamadas como excedentes fiscales del enorme terreno en manos del empresario Tranquilo Favero.

La decisión de los labriegos forma parte del clima de tensión permanente en el este del país, donde miles de personas viven en carpas reclamando terrenos para trabajar y subsistir y denuncian como irregular la apropiación de ellos por geófagos.

Más de cuatro mil carperos (como se les denomina) están dispuestos a resistir hasta las últimas consecuencias, afirmó el dirigente de la Comisión, Federico Ayala, quien advirtió que puede ocurrir un nuevo enfrentamiento como el del 15 de junio pasado, en el que fallecieron 17 personas, en medio de un desalojo.

Este no es el primer plazo dado al gobierno por los reclamantes, ahora originado por la información oficial de que no existen tierras para entregarles a ellos en las más de 30 mil hectáreas detentadas por Favero.

Ayala recordó que había manifestado al gobierno su preocupación porque, en la plenaria celebrada, los restantes miembros de la organización le manifestaron su decisión de ocupar los terrenos a pesar de su oposición a una acción tan arriesgada.

Ya estamos cansados de las promesas del gobierno, que nunca responde a nuestros reclamos y no reconoce el censo presentado ante el Instituto de Desarrollo Rual y de la Tierra, el cual muestra la existencia en el asentamiento de cuatro mil 800 personas, aseguró.

Por su parte, el Instituto señala que otro censo realizado ahora mostró apenas mil 300 campesinos allí acampados, los cuales son investigados para conocer si no recibieron anteriormente tierras y si tienen otros medios de subsistencia.

La Comisión se apoya también en el estudio hecho durante el Gobierno del destituido presidente Fernando Lugo que arrojó como resultado la tenencia ilegal de 15 mil hectáreas por el empresario Favero.