Gobernador de Florida ignora significativo brote de tuberculosis

Washington, 19 jul (PL) El gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, mantiene una hoja de servicios negativa en materia de atención a la salud pública, al punto de ignorar un significativo brote de tuberculosis que golpea al meridional estado.

En abril, la propagación del el bacilo de Koch -causante de la enfermedad-, había cobrado la vida de 13 personas, mientras otras 99 se encontraban infectadas, entre ellas seis niños.

No obstante, Scott hizo caso omiso de la situación, reveló el diario The Palm Beach Post.

Incluso, a principios de ese mes se aprobó un recorte del presupuesto de salud del estado, propuesto por Scott, el cual incluyó el cierre del Hospital AG Holley, donde durante más de medio siglo se curó la enfermedad que ataca los pulmones, agregó.

Otras tres mil personas quedaron expuestas a la enfermedad, sobre todo en los refugios para gente pobre, donde fueron afectados muchos afroestadounidenses.

El 14 de abril el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) presentó un informe alertando las autoridades de la epidemia, aunque Scott no valoró necesario suspender la decisión.

En Florida, el tratamiento de un caso de tuberculosis cuesta 500 dólares, pero si el paciente no toma con regularidad los medicamentos y la enfermedad los resiste, el costo se dispara.

Ambulantes sin hogar, drogadictos, personas con enfermedades mentales son la mayoría de los enfermos de la localidad floridana de Jacksonville y es casi imposible que se mantengan tomando sus medicamentos, destacó el Post.

Con dos años de tratamiento y decenas de pastillas al día, los costos médicos podrían llegar a 275 mil dólares para cada enfermo, acotó.

La lista de errores de salud pública de Scott son muy amplias, tales como negarse a proveer de fondos a una clínica para realizar abortos e intentar cerrar una base de datos que mantiene un control sobre los adictos a píldoras contra el dolor.

Asimismo, el gobernador republicano ha promovido la venta de hospitales públicos del estado para con los fondos presuntamente recaudar dinero para disminuir el déficit presupuestal, reveló recientemente un artículo de la revista Forbes.

JH