LOS HEROES DEL 5 DE JULIO SON NUESTRO EJEMPLO A SEGUIR

Se respira una atmósfera altamente bolivariana en Venezuela. Hay una fiesta cívica continuada en donde cada uno sale a la calle a defender sus ideas, con la tranquilidad de saber que la democracia reina en el país.

En ese marco tan potente comparto con ustedes momentos que se reseñan de aquel valiente Congreso de hace 201 años. La idea de la Independencia, una Revolución en sí misma, fue ganando adeptos con lo apasionados alegatos, de Fernando Peñalver, Juan Germán Roscio, Francisco de Miranda, Francisco Javier Yanez favorables a la idea de la Independencia absoluta de España.Sin duda próceres que siempre deben servirnos de ejemplo militante en las causas de la Patria.

Simultáneamente los ánimos de los jóvenes radicales se caldeaban en las reuniones de la Sociedad Patriótica, hasta llegar el momento en que Simón Bolívar lanzó – ante las dudas sobre la Independencia ya – su famosa pregunta: «¿Trescientos años de calma, no bastan?». Fue definitoria. A las 3 del 5 de julio Juan Antonio Rodríguez Domínguez, anunció solemnemente que quedaba proclamada la Independencia absoluta de Venezuela.

Vinieron momentos de intensa emoción. Una manifestación espontánea, encabezada por Francisco de Miranda, acompañado por miembros de la Sociedad Patriótica y del pueblo, recorrió las calles de Caracas, ondeando banderas y gritando consignas acerca de la libertad.

El Acta de la Independencia, aunque está fechado en Caracas el 5.7.1811 (porque ese día fue declarada) en realidad fue redactada en la noche, aprobada el 7 por el Congreso y presentada el 8 al Poder Ejecutivo. Las circunstancias de la guerra de emancipación, hicieron que se perdiera el manuscrito original del Acta que llevaba al pie las firmas autógrafas de 41 diputados y el sello del Congreso. Hasta el presente este documento fundamental para nuestra historia, no ha sido localizado. Sin embargo, el texto auténtico del Acta de la Independencia se conoce perfectamente gracias a su reproducción en El Publicista de Venezuela y la Gaceta de Caracas del 16 de ese mes.

Nosotros, como venezolanos de sangre guaiquerí y corazón tricolor no permitiremos que se pierda esta fabulosa memoria nacional.

La Patria se traiciona de muchas maneras. Una de ellas, es enterrando en el olvido sistemático a las raíces de los Pueblos. En Venezuela, lo juro, no volverá a repetirse.

Un gran abrazo

DANTE RIVAS