Un huracán de inclusión y patria acompaña este domingo a Chávez

Mariara, 01 Jul. AVN.- Este domingo, el pueblo que acompaña al candidato de la patria en el inicio de la campaña electoral resalta las acciones concretas de Hugo Chávez para lograr la inclusión y el incremento de la calidad de vida de todos los venezolanos.

Cuando el ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, estaba declarando a los medios de comunicación, a propósito del inicio de la campaña electoral, Flor Rivero se le acercó y le dijo: “Gracias por los avances en telecomunicaciones”.

Ella vino desde el municipio Palavecino, en Lara, hasta Mariara, estado Carabobo, para participar en la caravana que dio inicio a las actividades de campaña que emprende el primer mandatario y candidato a la reelección, Hugo Chávez.

“Nos llevaron teléfono pa’l monte”, explicó, luego de tomarse una foto con el ministro.

Flor vive en un sector llamado El Tamarindo, que ella cariñosamente llama “mi monte”.

En febrero de este año se instaló en su localidad un nodo de comunicación con capacidad de 900 líneas telefónicas y de internet.

“Con esto también se beneficia la comunidad de El Mayal”, contó asumiendo su rol de vocera de telecomunicaciones de su consejo comunal.

Fueron varias las reuniones a las que asistió, “pero nos hicimos escuchar porque ahora Cantv es de todos”.

Flor estaba con Pabla Berrio, cartagenera, con años de residencia en Venezuela. Vino a Mariara porque simplemente ella está “rodilla en tierra”, aseveró.

Tiene dos hijos, uno con discapacidad visual y otro con discapacidad auditiva. Espera que ambos sean incluidos en el sistema de protección que el Estado dispone para las personas con discapacidad, mientras, celebra el comienzo de campaña con un “chavito” (muñeco comercializado en Venezuela con la imagen del presidente) en la mano.

“Pa’ lante es pa’ allá”

Luis Rosales llamó la atención de un equipo de camarógrafos que se acercó a entrevistarlo. Estaba sentado en su silla de ruedas y rodeado de un grupo de amigos. Es moreno de dientes blanquísimos y hace siete años recibió un impacto de bala que lo dejó sin mover las piernas.

“Pero, ¿sabes qué? Pa’ lante es pa’ allá. Ya tengo cuatro años practicando baloncesto para personas con discapacidad, con mucho apoyo de esta Revolución”, comentó.

“Soy abogada”

En la plaza Bolívar, de Mariara, Amaya Igrid agitaba una pancarta que decía: “Soy abogada de la Misión Sucre”.

Estaba con su mamá y su hija. Cuenta que antes de mudarse a Carabobo vivió en el 23 de Enero, en Caracas, y sobrevivió el deslave del estado Vargas, en el año 1999.

Hace cinco años comenzó la carrera de Estudios Jurídicos en la Universidad Bolivariana de Venezuela, en alianza con la Misión Sucre. Dice que comenzó a estudiar de noche porque así estaba y está pendiente de su chama. “Pero ya me gradué, al fin”, soltó.

Su hija, Leni, tiene ya 11 años, estudia violín en el sistema de orquestas y es más alta que su mamá.

“Sí, lo que pasa es que si yo hubiese comido lo que ella come, segurito fuese más alta que ahora”, se ríe Amaya.

“Antes, en la cuarta, yo me comía una arepa en la mañanita y luego comía en la noche, pero ahora mi hija cooome”, cuenta, mientras le mira los cachetes a su rubia y alta Leni.

JH

About these ads

Los comentarios están cerrados.