Presidente colombiano objetó reforma a la justicia

Bogotá, 22 jun (PL) El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, objetó la reforma a la justicia aprobada por el Congreso de la República y calificó de inaceptable para el Gobierno y el país.

En una alocución radiotelevisada cerca de la medianoche Santos aseguró que hoy devolverá al Congreso objeciones, por razones de constitucionalidad y conveniencia, el proyecto de acto legislativo.

El gobernante agregó que es la que es la primera vez en la historia del país que un jefe de Estado acude a una decisión de este tipo.

Advirtió que de entrar en vigencia la norma que modifica la Constitución, se presentaría un colapso de inmensas proporciones y reiteró que las modificaciones introducidas son inaceptables para el país y para el gobierno.

Santos expresó así su desacuerdo con los artículos que establecen la inmunidad parlamentaria, la modificación del régimen de inhabilidades y los cambios en los procesos judiciales, porque -según dijo- alteran el espíritu de la reforma.

Asimismo, puntualizó que de entrar en vigencia la reforma constitucional tal y como está, la Fiscalía General de la Nación estaría obligada a paralizar cerca de mil 500 investigaciones a su cargo sobre funcionarios, y, adicionalmente, los que están detenidos podrían quedar en libertad.

«Esto tendría gravísimas consecuencias para la administración de justicia, la lucha contra la corrupción y la impunidad, con lo cual habría un colapso de inmensas proporciones», enfatizó.

Por otra parte, apuntó que la comisión de conciliación aprobó un parágrafo transitorio que extiende la doble instancia a todos los procesos que contra ellos cursen en la jurisdicción contencioso-administrativa, incluyendo los de nulidad electoral, lo cual generaría otro colapso judicial.

También advirtió se fusionaron las normas aprobadas en la Cámara y en el Senado sobre el régimen de pérdida de investidura de los congresistas, de tal manera que se alteró la voluntad de las plenarias de esas instancias.

A su vez, dijo que se suprimió el régimen de transición para la eliminación de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura.

¿Qué significa esto? Que al día siguiente de promulgar la reforma, habría otro factor de colapso en la rama judicial porque la administración de la rama quedaría bajo la dependencia de un solo funcionario.

«Queríamos y queremos una reforma constitucional a la justicia para que ganen la justicia y la transparencia, y no para dar gabelas y beneficios a quienes hoy están investigados, o para generar un caos en la justicia», puntualizó.

Como presidente de todos los colombianos y obrando en conciencia, tengo el deber de impedir que esto prospere, recalcó.

JH