Periodista Langlois: Las palabras de Uribe son una farsa de mal gusto

Regresa este Jueves a París

Langlois, ya liberado

“Mi secuestro, como las palabras de Uribe, son una farsa de mal gusto”. Con estas palabras el periodista francés Roméo Langlois se manifestó ante las críticas que le hizo el expresidente Álvaro Uribe, quien, como se sabe, lo calificó de impostor.“Langlois, ¿qué hacía en Colombia? ¿Qué relación tenía con Farc?, fueron los trinos que lanzó Uribe este miércoles en contra del reportero, quien permaneció 33 días secuestrado por las Farc.

Ante éstas críticas, Langlois dijo que no tiene nada que responderle a Uribe. Sobre la afirmación puntual (“algunos conocimos que usted sabe engañar”) que hizo el exmandatario en Twitter, el reportero comentó que se debe a una pregunta que molestó al expresidente Uribe . Seguramente fue en torno a la mina de Segovia, en la que Uribe tiene las manos metidas.

«Buenos y malos no hay, cuando uno viene ve que la realidad es más compleja»

Y es que la población colombiana, más allá del conflicto con las FARC, lleva años sufriendo gobiernos despóticos que han dado banda ancha a paramilitares y mafias del tráfico de drogas. En el año 2011 hubo 259.146 desplazados en Colombia por efecto de la violencia, alcanzando la cifra de 5.445.406 desde 1985, según denunció hoy la ONG Codhes en su informe anual. Alrededor de un 12% de la población ha sido obligada a dejar su hogar por la violencia.

Además, entre 2002 y 2008 se produjeron 3.345 ejecuciones extrajudiciales. Son los conocidos como «falsos positivos», los asesinatos que cometen los militares contra civiles para hacerles pasar por guerrilleros y cobrar la recompensa que ofrece el gobierno.

La misión humanitaria pasó más de cinco horas en San Isidro, escuchó al guerrillero que se disculpó en nombre de las FARC por haber tratado al periodista como un «prisionero de guerra» y a varios líderes campesinos. Aprovechando la entrega, los colonos de la zona demandaron del Gobierno colombiano más atención, pues denunciaron que no tienen carreteras, tampoco servicios públicos como luz, agua, teléfono y escuelas.

Por otro lado, el periodista francés explicó que los rebeldes le entregaron, en los últimos días, una cámara de vídeo para grabar escenas de su cautiverio. Dijo también que tiene grabado el combate entre las fuerza pública y la guerrilla que dio lugar a su secuestro, el 28 de abril pasado, cuando acompañaba a un contingente de policías y militares a una operación antidrogas. «Eso sí lo tengo grabado», remarcó.

El Gobierno francés se congratuló desde París por la liberación de Langlois, al igual que la ONU y la Unión Europea, organismos defensores de la libertad de expresión y asociaciones de prensa de distintos lugares del mundo. Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, pasó la jornada informando de sus actividades oficiales, felicitando a los palmicultores por el 50 aniversario de la creación de su asociación, pero ni una palabra sobre Langlois.