Ave Cesar: ¡Aquellos que van a seguir muertos os saludan!!

Ave Cesar: ¡Aquellos que van a seguir muertos os saludan!! Raúl Bracho
De las arenas del Coliseo a cualquier parte de Europa emigra esta frase de entrega y sumisión con la que los gladiadores se despedían del Cesar ante las fauces de los leones.

Pan y circo era la política del emperador. Cómodo se burlaba del parlamento y mantuvo su poder en base a la violencia. Quizá hoy presenciamos el mismo modelo en el gran Coliseo Europeo. Ya este año pasado el circo se montó frente a sus costas con África y todos los países y pueblos vieron el gran show de la OTAN y EE.UU. cargando sobre Libia. El manejo mediático logró su objetivo: Gaddafi y su revolución fueron borradas del mapa a punta de cientos de bombas y la Europa se quedó absorta viendo todo en la tele.Probablemente en 2.012 traiga un mejor espectáculo. Irán está en las luminarias del gran circo, el estado sionista y el pentágono venden las entradas, esta vez el público será parte del show, esta vez Europa  sentirá el sismo de la guerra moviendo su piso, el aire radioactivo rompiendo las ventanas, los misiles de bando y bando sobrevolando sus casas.

El imperio incluye pan, circo y temor en su programa, el miedo es el arma para someternos en su nueva política de dominación; el miedo sumado al embrutecimiento y la hipnosis mediática, todos iremos en el camino a la muerte celebrando a nuestro verdugo. ¡Oh! Amado Obama!! Premio Nobel de la paz que estás sembrando de muerte nuestro planeta, marioneta de los poderes ocultos y de los señores de la guerra. Este año jugarás rudo para tratar de ser reelecto, aquí estamos, ven a salvarnos de los terroristas, de los traficantes y de los comunistas. Daremos la vida si es necesario para que tu imperio de la libertad continúe.

¿Cómo despertar del hechizo imperial a sus propias víctimas? ¿Cómo hacer para que abran los ojos ante su futuro amenazado de fatalidades? ¿Será solo el olor a la muerte irremediable y ya inevitable quien despierte a la humanidad narcotizada?

Las palabras de Fidel Castro nuevamente anuncian tempestades, esta vez navegan sobre el estrecho de Ormuz sus profecías,  hablan desde la Oficina Oval y desde Israel, pero nada ocurre. Todas y todos juran que ese viejo sabio está desquiciado, que la guerra atómica nunca llegará, como nunca caerían bombas sobre Trípoli, como nunca les pasará nada de nada a ellos. La sumisión supera la humillante entrega de los gladiadores de viejo Coliseo Romano, ellos se despedían de su Rey y por lo menos perdían la vida luchando contra sus asesinos.

El planeta agoniza, las especias se mueren envenenadas por nuestros desechos tóxicos, al aire se convierte en carbono a pasos de gigante y moriremos por asfixia y nadie se da por enterado. El imperio sigue su carga de muerte con sus arsenales de desastres, de enfermedades y pestes, de bombas y conflictos santamente justificados por las libertades y las democracias y todas y todos sus habitantes bostezan tranquilos ante el terrible aliento de la muerte.

Un bozal de información falsa los anestesia, por ello es preciso luchar con todas las fuerzas en el despertar de nuestra humanidad y enfrentar el capitalismo que nos va destruyendo.. Ave Rey aquellos que vamos a seguir vivos os despiden!!

Viviremos y Venceremos.

RM