Chile: El país ‘oficial’ es sordo y ciego ante el país real

Arturo Alejandro Muñoz

Postura cargada a la desidia y al desdén caracteriza a gran parte de la familia parlamentaria chilena y del mundillo dirigencial político ante el estallido antisistema que sacude al mundo y al país

ES LAMENTABLE, pero está ocurriendo frente a nuestros ojos…y lo que resulta aun más grave, está acaeciendo ante la vista y paciencia de quienes son responsables del asunto pero que, tozuda e interesadamente, se niegan a tomar las medidas que la situación impetra.
Pareciera que el mundo, el planeta entero, ha decidido iniciar nuevos caminos en procura de mayor justicia social e igualdad real de posibilidades, lo cual pone en severo entredicho a las actuales ideologías (que en estricto rigor son solamente dos, y ambas se asientan en materias económicas) dejando con escuálidas representaciones a las tiendas políticas que las conforman, ya que –de una u otra forma- esas supuestamente ‘adversarias’ ideologías se hermanan casi a niveles pecaminosos cuando se toca el análisis crítico del sistema que las soporta, por lo que llega el momento en que la gente se percata que a la hora de emitir sufragios o preferencias entre ellas, da lo mismo ‘Juana que Chana’.

El estallido antisistema ha comenzado. No se trata solamente de lo acaecido en países como España y Grecia, sino que es imperioso reconocer los fundamentos de la crisis que ya desató sus amarras para propinarle barquinazos al sistema neoliberal, el que sin lugar a dudas se encuentra tambaleante y con probabilidades ciertas de desplomarse.

Los ‘indignados’ de Madrid, los ‘Occupy Wall Street’ en NY, Oakland y Chicago; los ‘indignados’ en Tel-Aviv, Atenas, Lisboa, Sidney, Vancouver, Londres, Berlín, París, Roma, Buenos Aires, Santiago …conforman no ya un movimiento planetario sino, en definitiva, una marea incontenible que se opone decididamente al sistema neoliberal, tan salvaje, clasista e injusto que recién ahora –a pesar de estas dos décadas en las que mucha prensa independiente escribió sobre el tema- algunas autoridades y escasos mega empresarios se han percatado del peligro que este asunto encierra para ellos. “Es mejor perder el anillo, para salvar la mano”, expresaron en París algunos potentados ultra millonarios, decididos a pagar más impuestos a objeto de aportar a una mejor forma de redistribución de la riqueza y apaciguamiento social.

Asunto este último que en Chile no cuenta con adepto alguno en las filas del empresariado criollo, si nos atenemos a las declaraciones explicitadas en Casa Piedra por el presidente de la SOFOFA (Sociedad de Fomento Fabril), Andrés Concha, señaló “”estar en desacuerdo con la visión de que una reforma tributaria sea el precio a pagar para , advirtiendo que al subir los impuestos se corre el riesgo de sacrificar objetivos como la inversión, que es clave para el crecimiento y el empleo. El gobierno manifestó cierta molestia con estas declaraciones, pero tal molestia no iba dirigida al fondo de esa postura, sino al momento y oportunidad en que se dijo la frasecita anterior., pues según La Moneda (y también la sociedad Alianza-Concertación), un país que se encuentra masivamente movilizado y debatiendo una reforma educacional profunda que debe financiarse de alguna manera, impetra una mirada amplia y cooperadora de parte de un grupo que la sociedad vincula directamente con el poder y la elite.

Para los empresarios representados por el señor Concha, la paz social nada tendría que ver entonces con el mercado, asunto que por cierto se contradice con otras aseveraciones hechas hace pocas décadas por sus antecesores en esa y en otras organizaciones patronales -como CPC, SNA y la misma SOFOFA-, quienes afirmaban que “el mercado es el único que puede garantizar crecimiento con igualdad (sic) tanto como equilibrio y paz social” (ENADE –Encuentra Nacional de la Empresa- año 1985).

Francisco Silva, hombre fuerte del grupo ‘Security’ y presidente de ICARE (Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas), se refirió a los últimos acontecimientos vividos en Chile –ergo, movilización estudiantil y bamboleo del gobierno derechista y del duopolio binominal- aludiendo a la próxima reunión de ENADE, específicamente al lema que esta versión 2011 va a mostrar. Sobre el asunto en cuestión, declaró Silva al diario ‘La Segunda’ el pasado jueves 13 de octubre:

“”Y el lema de este año, , con una interrogación al final, intenta entender estos movimientos populares de opinión pública, a qué pueden conducir, dónde está la verdad, porque el que más se hace notar a veces tiene la razón, pero no es un dogma., abarcando desde las dictaduras más atroces hasta las democracias más perfectas como Estados Unidos»”.

Si el señor Silva considera que la democracia sita en Estados Unidos es “perfecta”, huelgan entonces los comentarios respecto a la poca o nula claridad que el presidente de Icare tiene respecto del quehacer internacional, y de la jerarquía verdadera que caracteriza a los amplios y crecientes movimientos ciudadanos que sacuden el orbe. Si bien ello puede y debe anotarse como una simple apreciación política, lo que no puede dejarse pasar es la otra opinión, la que muestra un “desconocimiento voluntario” de las realidades que estragan al mundo de hoy, pues este dirigente empresarial no se asfixia ni arruga cuando manifiesta: “nos proponemos ahondar en este malestar ciudadano y ver cuál es el mensaje de estos movimientos que son transversales en el mundo”. ¿Significa ello que el empresariado chileno aún no sabe, ni entiende -ni valora- las razones de esos movimientos que crecen día a día y que se expanden como aceite sobre una sartén?

No requiere mucha reflexión el entender que para nuestro empresariado y la ultra derecha, los acontecimientos mundiales del momento representan un peligro inminente que ellos prefieren disfrazar con palabrejas técnicas y llamados al orden, ininteligibles para el grueso de la ciudadanía. No obstante, olvidan mañosamente que el desprestigio casi total alcanzado por la ‘transición’ chilena, dirigida por dos bloques hermanados en la expoliación de los recursos naturales y humanos del país –Alianza y Concertación-, ofrece hoy una oportunidad histórica los movimientos sociales para que estos se auto representen y obtengan el control del gobierno legislativo. El problema es, sin embargo, que inexiste un liderazgo sustentable que aglutine a esos movimientos bajo un programa único. Dicho de otro modo, el pueblo se ha tomado las calles pero carece de conducción real.

Es en este punto que se afirman, débilmente, los dos bloques o coaliciones que componen un duopolio que sigue apostando al desgaste de las movilizaciones y al ‘cansancio’ de la sociedad civil ante la insistencia de demandas que no obtienen respuestas concretas del ejecutivo. El gobierno –y el sistema mismo- colocan sus fichas en la alternativa “diálogo Ejecutivo-Legislativo” para acordar –como siempre de espaldas a la realidad y a la gente- soluciones de parche para responder a los requerimientos del estudiantado nacional y, por qué no decirlo, de la inmensa mayoría de los habitantes del país.

Es una apuesta cara, peligrosa y audaz…que probablemente caerá en el fracaso, toda vez que cada día es mayor el nivel de conciencia que expresa el chileno medio, más enterado, más informado y más consciente de los verdaderos estragos provocados tozudamente por los políticos del establishment nacional. Hoy, más que ayer, la ciudadanía está al tanto de la realidad debido a su inserción en redes sociales, y a una diaria revisión de la prensa electrónica independiente, la que aúna criterios masivos mediante la expresión de comentarios libres y soberanos por parte de los lectores. Todavía ello es insuficiente para provocar el tan ansiado cambio de mentalidad general, pero no debe dejarse en el vacío algo que resulta cierto e incontrarrestable: las redes sociales (prensa electrónica incluida) ganan enorme espacio en el quehacer y en e interés de la gente, cada día.

Es por lo ya anotado que no deja de llamar la atención esa postura cargada a la desidia y a la mirada clasista en lo intelectual que caracteriza a gran parte de la familia parlamentaria chilena y del mundillo dirigencial político. Ellos continúan actuando como si nada ocurriera, como si lo acaecido en estos seis meses significase en el escenario social algo menos que un quejido solitario y carente de razón. Parlamentarios del duopolio tienen otra lectura de estos hechos, más conveniente para sus intereses y menos pródiga en respuestas a los requerimientos de las mayorías ciudadanas. El desfase existente entre el mundo político y el mundo real es abismante. Queda claro que no habrá salida a la crisis mientras se mantenga el actual andamiaje cooptado por intereses comerciales y transnacionales que requieren de un simple lobby para transformar a nuestros senadores y diputados en vulgares “súbditos de Yugurta” entregados dócilmente al aroma de billetes recién horneados en una casa de moneda.

Mucha gente manifiesta decepción y dolor por los perfiles que adquieren los acontecimientos en manos de quienes alguna vez fueron sus representantes en el poder legislativo. Es la opinión de la mayoría ciudadana, del Chile profundo, del Chile real. Me permito terminar estas líneas transcribiendo el correo (parte de él) que me hiciera llegar el historiador y profesor Alejandro Lara León, dirigente gremial además, desde la hermosa ciudad de La Serena. Por cierto, el correo posee la velocidad y frescura que otorga el enviarlo a un amigo, pero mantiene incólume su argamasa principal. Helo aquí.

“”Y la desaparición o mínima expresión de los PPD, de los PRSD y de los DC e incluso, lo digo con pena por ser yo un PS antiguo, la baja que pueda tener el PS que anda en componendas con la DC, todo lo cual pueda significar que surjan movimientos que vayan más allá de las candidaturas parlamentarias y edilicias. He estado tres meses recorriendo Europa, preferentemente Alemania y Francia que son los países que están apuntalando a los quebrados y muchos de tus muy buenos artículos los mando sin tu permiso a los alemanes que están muy interesados no solamente en la Villa Baviera y en que tienen a Hopp viviendo en la Turingia, protegido por la DC Ángela Merkel, sino que interesados por la situación del movimiento estudiantil que aunque liderado por una PC y un DC a ellos les da la impresión que se trata de una fortísima indignación de una clase media políticamente heterogénea, abandonada por la Concertación y por Piñera, lo cual va mas allá de la mera presentación como candidatos a diputados de la (Camila) Vallejos o de (Giorgio) Jackson.

“”Entonces, como vengo con la crisis grande pisándome los talones, miro a la gente en el Halloween……y la sigo mirando porque sigue viviendo como si a Chile no le pasara nada… entonces estos senadores Letelier…los Walker…la Carolina…José Gómez…etc., no están a la altura de las circunstancias históricas de una revolución mundial en que la gente se cansó de luchar contra ‘peligros’ que no existen, y se percató que entre La Polar…las Ues…la Salud Privada…las Jubilaciones ratonas, se la estaban pasando por la cola del pavo.””

Reitero lo ya dicho, aun a riesgo de ser majadero. Así como esta, es también la opinión de la mayoría ciudadana, del Chile profundo, del Chile real. Y no es ese país -ni su gente- quien pretende tapar el sol con un dedo… sino que empresariado y clase política son los mentecatos mitómanos que pretenden poder engañar hasta la saciedad a un pueblo que comenzó a perder el temor y exige soluciones a problemas que se arrastran desde los años de la dictadura./Aporrea

arturoalejandro90@gmail.com

RM