Militares lo asesinaron de tres tiros: Alfonso Cano estaba desarmado

Tras dos años de seguimientos e interceptaciones a las comunicaciones de sus colaboradores más cercanos, el jefe de las Farc Alfonso Cano cayó desarmado al recibir tres balazos de fusil del Ejército, según detalles del operativo militar revelados el sábado.Funcionarios narraron  cómo el jefe rebelde fue muerto de tres tiros de fúsil, probablemente de un Galil de tropas de asalto del Ejército que llevaban varios tipos de arma y munición.

Los balazos impactaron a Cano en el lado derecho del cuello, en la ingle y en la cadera.

Las tropas se confundieron al ver al buscado jefe de las Farc sin su tradicional espesa barba, pero para agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalí­a General, y que fueron llevados a la zona para identificar el cuerpo a través de las huellas dactilares, no cabí­a duda: el cadáver que se encontraron el viernes por la noche en un paraje de la localidad de Suárez, en el departamento de Cauca, a unos 350 kilómetros al suroeste de Bogotá, era el de Cano.

«Al ‘ojimetro’ (o a primera vista), sabí­amos que era él; como (su muerte) no fue con bomba, el cuerpo no estaba destrozado», dijo Maritza González, directora nacional del CTI de la Fiscalí­a.

Desde hace dos años, narró la funcionaria, seguí­an las pistas del jefe rebelde. Con información de desmovilizados interceptaron al menos 300 lí­neas telefónicas que eran usadas por los colaboradores de Cano, pero no del mismo lí­der rebelde que escasamente usaba celulares o satelitales.

«Era muy complicado que lo escucháramos (por teléfono) a él (Cano); eran lí­neas (telefónicas) de gente muy cercana a él. Era gente de su seguridad más que todo», dijo González.

«Anoche, a las ocho de la noche, salió solito» y caminó a un pequeño riuachuelo. «El tipo parece que se desorientó y los centinelas (militares) que estaban haciendo el cubrimiento por tierra lo observaron» y hubo un combate entre algunos guerrilleros del cerco de seguridad de Cano y los militares y allí­ cayó el jefe rebelde herido de muerte, agregó la funcionaria.

El lí­der insurgente estaba desarmado, dijo González.

Fueron cinco militares los que rodearon a Cano, explicó el comandante de la Aviación del Ejército, general Gabriel Rey. Pero en la zona estaban al menos 80 militares.

Junto a Cano cayeron otros tres rebeldes (dos hombres y una mujer), detallaron Rey y la directora del CTI. Inicialmente las autoridades habí­an informardo de otro guerrillero muerto, pero los funcionarios aclararon que fueron sólo tres.

En el área donde estaba el jefe rebelde las autoridades encontraron siete computadoras, 39 memorias USB y 194 millones de pesos (unos 102.000 dólares), según ha dicho el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, al resaltar que todas las operaciones en contra a Cano fueron planeadas y ejecutadas por personal colombiano.

Las autoridades mantienen en reserva el tipo de información contenida en esos computadores y dispositivos de almacenamiento, que en el pasado, en el caso de otros jefes rebeldes abatidos, han sido cruciales para conocer relaciones, acciones y planes de las Farc.