Chile ante nuevo escenario de protesta social

Por Tania Peña

Santiago de Chile, 5 nov (PL) Chile enfrenta a partir de mañana un nuevo cronograma de movilizaciones sociales, focalizadas en la crítica a la institucionalidad del país, heredada de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Para la tarde del domingo se anuncia una marcha familiar, con epicentro en la Alameda de Santiago y con mensajes reivindicativos en torno a la educación pública y gratuita y acerca de la exigencia de un plebiscito vinculante como acto de ejercicio de la voluntad frente a los grandes problemas nacionales.

En sintonía con ese reclamo, en la semana que concluye trascendió un acto público a favor del referendo en la Plaza de Armas de esta capital.

En esa ocasión, 118 organizaciones sociales entregaron al Parlamento un proyecto de Ley de Plebiscito, presentado como un primer paso dentro del objetivo estratégico de avanzar hacia una Asamblea Constituyente.

La agenda de los principales actores sociales en el mes de noviembre contempla un segundo momento cumbre el próximo miércoles 9, cuando tendrá lugar una marcha nacional hacia la sede del Congreso, situado en la ciudad de Valparaíso, a unos 120 kilómetros de Santiago.

Coincidirá esa demostración con el inicio de los debates en el poder legislativo del proyecto de Ley del Presupuesto 2012, criticado por sectores sociales que lo consideran insuficiente y favorecedor de la agenda privatizadora de la derecha neoliberal.

A mediados de noviembre tendrían lugar otras dos jornadas nacionales de protesta, centradas todas en la exigencia de cambios estructurales profundos en el modelo sociopolítico, inviables sin proponerse los chilenos la derogación de la Constitución pinochetista.

Hay que tener una visión estratégica: este es un movimiento político y nuestro horizonte es mayor, tiene que ver con un modelo de desarrollo y de sociedad distinta. Para eso estamos dispuestos a empezar a sentar las bases de una agenda de más largo plazo, declaró la víspera la portavoz del movimiento estudiantil Camila Vallejo.

La vocera de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) ponderó, sin embargo, el sentido de la lucha en las coyunturas e ilustró con los pasos a seguir ante la inminente discusión en materia presupuestaria.

«El presupuesto se cierra este mes; hay que tener una agenda corta para el presupuesto de educación, no podemos dejar que pase sin que incidamos políticamente. Quizás no ganemos los cambios estructurales que queremos, pero sí no podemos permitir que la privatización avance», reflexionó.

Aseguró que la Confech no se quedará de brazos cruzados; de ahí la movilización hacia el Congreso el próximo miércoles, además de una resolución elaborada por el estudiantado en la que se interpela a todas las bancadas y se subraya el apoyo del 80 por ciento de los chilenos a las demandas del Movimiento Social por la Educación.

Vallejo, admitió, empero, que pudiera prevalecer en el ámbito legislativo la habitual «política de consensos», sello de la cuestionada institucionalidad chilena.

«Lo que nos preocupa es que la oposición en general se está dejando llevar por la política de los consensos en la discusión presupuestaria, se está configurando un escenario para un posible acuerdo entre la Alianza y la Concertación, queremos evitar que eso suceda», dijo.

A juicio de la reconocida dirigente universitaria, hace meses se habría podido solucionar el conflicto actual si se hubiera contado con un plebiscito vinculante y con una Constitución política distinta.

Concordaron con ese punto de vista, los representantes de agrupaciones sindicales, ecologistas, gremiales y vecinales que repletaron la Plaza de Armas de Santiago el pasado jueves.

«Es el pueblo quien tiene que decidir el destino de Chile y la educación que quiere para sus hijos; tenemos que echar abajo esta Constitución, queremos un futuro con dignidad y derechos para todas y todos», enfatizaron.

mem/tpa