Un Senador mentiroso

marco-rubio

El senador republicano conservador Marco Rubio enfrenta hoy un aluvión de acusaciones en Estados Unidos por falsear datos
familiares con la intención de potenciar su carrera política.

Diferentes diarios norteamericanos, entre ellos el The Washington Post y The St. Petersburg Times, criticaron al congresista de ascendencia cubana por mentir a los votantes en relación con viajes migratorios de sus padres.

Rubio, muy vinculado a los círculos políticos de la llamada extremaderecha cubanoamericana que exige a la Casa Blanca duras sanciones contra La Habana, intentó presentar a sus progenitores como perseguidos políticos .

Influyentes periódicos como el The New York Times denunciaron que incluso en la biografía oficial que entregó al Senado el legislador afirma que sus padres salieron de Cuba después y por consecuencia del triunfo de Fidel Castro.

No obstante, los mismos rotativos aclaran que la realidad es que los parientes de Rubio abandonaron la Isla a mediados de 1956, es decir dos años antes del triunfo de la Revolución cubana.

Pese a que el congresista intentó esta semana remediar la discrepancia y se disculpó frente a la opinión pública, el Post apuntó que Rubio ya había suministrado antes disímiles fechas sobre la llegada de sus padres a Estados Unidos.

En varias entrevistas de televisión a través de años, el senador dijo indistintamente que sus familiares arribaron a este país en 1957, en 1958, y en otra ocasión manifestó que en 1959, comentó la publicación.

Marco Rubio, parlamentario por Florida y propulsado por el movimiento conservador Tea Party, en las últimas semanas ha sido mencionado por líderes republicanos como posible candidato vicepresidencial para los comicios de 2012.

Sin embargo, activistas liberales le critican sus vehementes manifestaciones políticas contra el gobierno de Cuba y en apoyo al bloqueo de Washington contra la Isla, mientras la mayoría de cubanos residentes en este país rechaza tales políticas coercitivas.

En carta del pasado día 19, Rubio escribe a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, para expresar su profunda preocupación acerca de que la administración estadounidense esté considerando una distensión política hacia La Habana .

De acuerdo con la encuesta de la Universidad de Florida y el Cuban Research Institute, 58 por ciento de los cubanos consultados apoyaría un restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana./PL

RM