Los de abajo contra los de arriba. Los pobres contra los ricos.

El resultado del 15 de Octubre es la pronta primera huelga mundial.

Raúl Bracho

Los indignados de Roma quemaron autos y vidrieras de dos bancos.

Apenas empiezan a llegar las fotos y notas de prensa de todas las latitudes: el movimiento de los indignados ha tomado las calles del mundo. La indignación recoge la rabia de los pobres y excluidos del planeta, la resulta del mundo desigual del capitalismo que se hace pedazos.

Es apenas el retoño de la flor de la nueva era. Espontánea fuerza que irrumpe contra los paradigmas de la vieja forma de lucha política pero con la esencia fundamental de la lucha de clases.

El movimiento de los indignados se agiganta sin plantear ningún puente con la vieja sociedad, simplemente irrumpe en contra de una vida insoportable, de un mundo de consumo inhumano y destructivo de toda posibilidad de sobrevivencia. Los grandes actores de la política quedan de un lado, el pueblo del otro. Como bien reza una pancarta fotografiada en Madrid: Ni de izquierdas ni de derechas: Los de abajo que vamos a por los de arriba. Lo nuevo contra lo viejo, el futuro que entierra el pasado en una marcha que apenas comienza. La conciencia planetaria se comienza a manifestar y no podrá ser otra cosa que el comienzo de la revolución mundial lo que estamos viviendo.

Si un punto de unión se ha mostrado en las consignas y las estrategias de hoy, es la claridad del enemigo que enfrentamos: el capitalismo. Los bancos y las transnacionales son los lugares a donde protestar, el oligopolio político militar del imperio, la OTAN, las medidas económicas en contra de los más humildes, las hipotecas, la mercancía en fin, es la conciencia que se expresa en más de ochenta países este sábado 15 de Octubre. La sinergia mundial desata una fuerza que no podrá ser derrotada acusándola de terrorismo. Terroristas confesos son los explotadores del mundo, aquellos que todo lo ven con valor monetario y que mantienen al planeta sometido a las leyes del mercado. La unión mundial en contra del sistema crece y se multiplica con una fuerza indetenible. ¿Qué viene después?

La primera huelga mundial se respira ya en el frescor de esta mañana de victoria popular. Así como la convocatoria a tomar las plazas de todos los países fue un gran avance en el día de hoy, más temprano que tarde la convocatoria a las huelgas generales y a las tomas de los emporios financieros se convertirán en un temible enfrentamiento ante el cual este imperio tendrá que responder. Se clama justicia ante los amos del poder y del dinero y en pueblo sabrá llevar hasta el final el juicio que hoy comienza y dictará sentencias a los culpables. Es la toma de conciencia de clase planetaria. Hay dos posiciones ante el futuro que hoy nace, la fuerzas de predominio imperial y la fuerza de liberación de la especia humana y planetaria. Así como pueblos que ya hace años comenzamos el camino a la nueva sociedad y enfrentamos día a día el sistema perverso. Los países del sur se han indignado contra sus saqueadores del norte, más temprano que tarde los frutos de sus economías que resisten la debacle del capital, iluminarán a los indignados y se entenderá el camino a la democracia protagónica, a la política en manos de los oprimidos para la construcción de la sociedad socialista, libre e igualitaria que abrirá el camino a la paz y la justicia de los pueblos y que derrocará para siempre el imperio capitalista, el consumismo, el egoísmo y las guerras.

Venceremos y viviremos!!!