OTAN evita quedar en ridículo en Siria

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) descartó hoy una intervención militar aliada en Siria, hecho que fue visto por analistas como un pretexto para evitar el ridículo.  En rueda de prensa en esta capital, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, intentó despejar la posibilidad de alguna acción armada contra el gobierno del Estado árabe, acusado por Occidente de supuestos crímenes contra la humanidad.

No tenemos intención de intervenir en Siria o en otros países de Oriente Próximo, dijo Rasmussen.

Señaló además que una operación aliada en el país árabe es imposible por el momento dado que la OTAN no cuenta con el mandato de las Naciones Unidas (ONU), a diferencia de lo sucedido Libia, donde la organización mantiene una ofensiva militar desde el 31 de marzo.

Damasco ya recibió fuertes sanciones por parte de la Unión Europea, a las cuales se sumaron Estados Unidos y la ONU.

El Gobierno de Bashar Al-Assad busca impulsar reformas democráticas y de corte social para satisfacer las demandas de ciudadanos que se manifestaron de forma pacífica desde el pasado 15 de marzo.

Para el politólogo ruso Alexander Jramchijin, la OTAN tiene más pretextos para intervenir en Siria, que antes en Libia, donde cerró filas arbitrariamente con una de las partes contenciosas. A pesar de eso, la Alianza Atlántica ha planteado más de una vez que está descartada la intromisión en el problema sirio, simplemente, porque el ejército de ese país es demasiado fuerte y está bajo el control total de Assad, sostiene Jramchijin.

En su artículo titulado La impotencia militar de la OTAN, o la victoria que devino derrota, el politólogo refiere que los hechos en Libia mostraron una disciplina tambaleante de la organización, incluso mucho más que en los tiempos de la operación bélica conjunta contra Yugoslavia, en 1999.

Teniendo en cuenta el potencial armamentista de la entidad castrense, en un mes como máximo, podrían haber acabado con las fuerzas del líder libio Muammar el Gadafi. En tanto, la guerra continúa, comentó Jramchijin en entrevista a medios rusos./PL

RM