Héroe Nacional cubano sintió a Venezuela como madre

Por Diony Sanabia Abadia

La Habana, 27 jul (PL) El Héroe Nacional cubano, José Martí, exaltó hace 130 años su relación afectiva con Venezuela, una unión que ambos pueblos fortalecen hoy basada en los principios de la verdadera integración latinoamericana.

Deme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo, escribió Martí el 27 de julio de 1881 en carta a Fausto Teodoro de Aldrey previo a marcharse de Caracas por orden del presidente de la nación suramericana, Antonio Guzmán Blanco.

Antes, el Maestro afirmó: “De la América soy hijo: a ella me debo. Y de la América, a cuya revelación, sacudimiento y fundación urgente me consagro, esta es la cuna; ni hay para labios dulces, copa amarga; ni el áspid muerde en pechos varoniles; ni de su cuna reniegan hijos fieles”.

Muy hidalgos corazones he sentido latir en esta tierra; vehementemente pago sus cariños; sus goces, me serán recreo; sus esperanzas, plácemes; sus penas, angustia, manifestó al referirse a Venezuela y su gente.

Al final de la misiva, Martí envió con agradecimiento y tristeza su humilde adiós “a este noble país, urna de glorias; a sus hijos, que me han agasajado como a hermano; y a Ud. (Aldrey), lujoso de bondades para conmigo”.

En las cartas del máximo organizador del reinicio de la guerra contra el colonialismo español se reúnen la efusividad, la información y la constante reflexión inspiradora para alcanzar a partir de sus formas y contenidos un alto nivel de persuasión.

La epístola martiana no es, como afirmó el destacado intelectual ya fallecido Cintio Vitier, una colección de expresiones recordables, sino un gesto comunicativo que no debe desligarse de su intencional unidad.

El patriota cubano Enrique José Varona testimonió que a Martí se le oía y veía a través de los amplios trazos de su letra nerviosa, y escribía a sus amigos como les hablaba y el corazón se le derramaba tras las palabras.♦

About these ads

Los comentarios están cerrados.