WikiLeaks, Wimbledon y la guerra

Por Amy Goodman

El sábado pasado fue un día soleado en Londres y las multitudes se dirigían en masa a Wimbledon y a la Regata anual Henley. Mientras tanto, Julian Assange, el fundador del sitio web Wikileaks.org, se dirigía en tren desde su arresto domiciliario en Norfolk, a tres horas de la capital, hacia el auditorio Troxi de Londres, para reunirse conmigo y con el filósofo esloveno Slavoj Žižek para participar en una conferencia pública acerca de WikiLeaks, el poder de la información y la importancia de la transparencia en el sistema democrático. El evento fue organizado por Frontline Club, una organización fundada por corresponsales de guerra, en parte como homenaje a los muchos compañeros muertos mientras realizaban su trabajo en el frente de batalla. El co-fundador de Frontline Club, Vaughan Smith, miró el inusual cielo despejado con inquietud, y dijo “Los londinenses nunca van a un evento en un lugar cerrado en un día como este”. A pesar de años de experiencia brindando información certera desde Afganistán a Kosovo, en este caso la apreciación de Smith fue equivocada.

Alrededor de 1.800 personas asistieron al evento, prueba del enorme impacto que ha tenido WikiLeaks desde que denunció la tortura y la corrupción utilizadas para derrocar gobiernos.

Assange está en Inglaterra a la espera de una audiencia judicial que se realizará el 12 de julio en la que se tratará su posible extradición a Suecia, ya que es requerido por ese país para ser interrogado con relación a un supuesto caso de abuso sexual. Si bien no se presentaron cargos formales en su contra, se encuentra bajo arresto domiciliario desde hace más de seis meses, lleva un brazalete electrónico y debe presentarse diariamente en la estación de policía de Norfolk.

WikiLeaks fue oficialmente lanzado en 2007 y tiene como objetivo recibir información secreta filtrada por informantes, utilizando la última tecnología para proteger la identidad de las fuentes. La organización ha logrado cada vez mayor reconocimiento mundial con la sucesiva publicación de grandes cantidades de documentos confidenciales del gobierno de Estados Unidos vinculados a las guerras de Irak y Afganistán, y miles de cables de las embajadas de Estados Unidos en todo el mundo.

De los partes confidenciales de ambas guerras, Assange dijo que “proporcionaron una idea de la sordidez de la guerra: desde los niños que son asesinados en los controles al borde de la carretera a las miles de personas que son entregadas a la policía iraquí para ser torturadas, pasando por lo que realmente significa el llamado “Apoyo aéreo cercano” (CAS, por sus siglas en inglés) y cómo se realiza el combate militar moderno, y la vinculación de eso con otra información como ese video que descubrimos de los hombres que se rinden y son igualmente atacados”.

Los cables del Departamento de Estado están siendo publicados poco a poco, generando una fuente permanente de vergüenza para el gobierno de Estados Unidos e inspirando indignación y protestas a nivel mundial, ya que los cables confidenciales revelan las operaciones secretas y cínicas de la diplomacia estadounidense. El “Cablegate”, como ha sido denominada la mayor revelación pública de documentos del Departamento de Estado en la historia de Estados Unidos, fue una de las chispas que encendió la Primavera Árabe. Los tunecinos y yemeníes que vivían bajo regímenes represivos en Túnez y Yemen, por ejemplo, sabían que sus gobiernos eran corruptos y crueles. Pero leer los detalles y ver hasta qué punto el gobierno de Estados Unidos apoya a estos dictadores ayudó a iniciar la revuelta.

De manera similar, los miles de cables vinculados a Haití analizados por el periódico independiente Haiti Liberte y la revista The Nation revelaron la amplia manipulación estadounidense de la política y la economía de ese país. (Esta columna fue mencionada en uno de los cables sobre Haití en el que se hacía referencia a nuestro informe sobre quienes criticaban la actitud del gobierno de Obama de negar tras el terremoto las visas de 70.000 haitianos que ya habían sido aprobadas). Una serie de cables detalla los intentos de Estados Unidos de obstaculizar el envío de petróleo subsidiado desde Venezuela para proteger los intereses comerciales de Chevron y ExxonMobil. Otros cables muestran la presión realizada por Estados Unidos para evitar un aumento del salario mínimo en Haití a pedido de las empresas de indumentaria estadounidenses. Estamos hablando del país más pobre del Hemisferio Occidental.

Como consecuencia del papel desempeñado como redactor en jefe de WikiLeaks, Assange ha recibido reiteradas amenazas y hasta incluso pedidos de que se lo asesinara. El Vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, lo calificó de “terrorista de alta tecnología”, mientras que Newt Gingrich dijo: “Julian Assange está involucrado en el terrorismo. Debería ser tratado como un combatiente enemigo, y WikiLeaks debería ser clausurado en forma definitiva”.

De hecho, los intentos realizados hasta el momento de cerrar WikiLeaks han fracasado. Bank of America habría contratado a varias empresas privadas de inteligencia para coordinar un ataque contra la organización, de la que se dice que tiene una gran cantidad de documentos que revelan actividades potencialmente fraudulentas del banco. WikiLeaks también acaba de demandar a MasterCard y Visa, que dejaron de procesar las donaciones realizadas con tarjetas de crédito a través de su página web.

El proceso de extradición plantea una amenaza aún mayor para Assange: teme que Suecia lo extradite luego a Estados Unidos. Teniendo en cuenta el trato recibido por el soldado Bradley Manning, acusado de filtrar muchos documentos clasificados a WikiLeaks, Assange tiene motivos razonables para temer. Manning estuvo recluido en aislamiento durante casi un año, en condiciones que muchos afirman son similares a la tortura.

En el evento en Londres, el apoyo a WikiLeaks fue impresionante. Pero Julian Assange no podía quedarse a conversar una vez terminada la conferencia. Tenía apenas el tiempo suficiente para regresar a Norfolk y retornar a su arresto domiciliario. Más allá de lo que le suceda a Assange, WikiLeaks ha cambiado al mundo para siempre.♦

About these ads

Los comentarios están cerrados.