Unidad en el PRD

Escrito por: Danilo Cruz Pichardo (d_cruzpi@yahoo.es)

Un 70% de la población adulta, conforme a las encuestas de opinión, desaprueba la reelección del doctor Leonel Fernández, el mejor activo con que cuenta el Partido de la Liberación Dominicana, lo que infiere que si el PRD se mantiene unido después de su proceso convencional del 6 de marzo tiene una gran oportunidad de ascender al poder.

Pero no olvidemos la vocación autodestructiva de los perredeístas. En el año 1986 las luchas intestinas impidieron la retención del poder político y la formal división del partido blanco en 1990 provocó su caída a un tercer lugar, única vez desde su fundación.

Le corresponde al ganador de las primarias del 6 de marzo exhibir humildad y hacer un extraordinario esfuerzo por la cohesión de la organización. Y el perdedor que no le “eche jabón al sancocho”, prefiriendo el triunfo del partido contrario, porque es un gran error del cual se arrepentiría, como lo indica la experiencia.

En unas primarias presidenciales las partes envueltas hacen gran inversión de tiempo, trabajo y dinero, pero se acude a ganar o a perder y no siempre hay la preparación sicológica para lo último, por lo que quedan traumas que ameritan trabajar. Y el triunfador tiene que hacer concesiones y mostrar sacrificios.

La Convención del PRD constituye un acontecimiento noticioso extraordinario y cuenta con una comisión organizadora constituida por personas adornadas de prendas morales, lo que hace pensar que los sufragios serían contados tal cual sean emitidos. Les corresponde a los dos sectores envueltos aferrarse a la razón y al juicio sereno para alcanzar el debido éxito.

Si esas primarias resultan exitosas y se logra la anhelada unidad las perspectivas electorales del PRD, con miras a los comicios del año entrante, serían excelentes.>Ω